Edición Impresa

BCRA cumplió gracias a la compra de dólares y a jugada con futuros

ASÍ LOGRÓ APROBAR EL PRIMER MES DE LA META MONETARIA PACTADA CON EL FMI - Días atrás el Banco Central informaba el cumplimiento del compromiso monetario de octubre. Factores que jugaron a favor no estarían este mes.

Tras el cierre de octubre el Banco Central pudo mostrar el primer cumplimiento de una de las metas monetarias pactadas con el FMI en el nuevo acuerdo. Así la base monetaria (es el total de dinero en circulación más los encajes bancarios -depósitos de los bancos en el BCRA-) no solo no creció, como lo establece el Memorándum de Entendimiento sino que el mes pasado registró una caída. Ya que como lo anticipó días atrás el BCRA, la base monetaria que debía ser en promedio $1,271 billones en octubre finalmente fue de $1,252 billones (o sea, se sobrecumplió en $19.000 millones).

Esto implicó que el ritmo de crecimiento interanual de la base monetaria pasara de casi el 46% a menos del 41% en octubre. Claro que, lo que explica esto es el derrumbe de la demanda de dinero, porque la suba de encajes es lo que está afectando el comportamiento de la base. Tal es así que la circulación monetaria apenas creció al 7% interanual, pero el circulante, que no se ve afectado por la suba de encajes, es decir el dinero en poder del público creció por debajo del 4% interanual. Son tasas de crecimiento no vistas desde mediados de 2009. Además el agregado monetario M2 privado (dinero en efectivo más depósitos en cuenta corriente y en caja de ahorro del sector privado) acusa el impacto recesivo de la economía al desacelerase de niveles del 19% interanual a poco más del 15% en octubre. También tasas no vistas desde 2009.

Ahora bien, analizando los números del BCRA de octubre se observa que punta a punta, la base monetaria registra una caída de $94.575 millones. Esto se explica, principalmente, por el accionar de las Leliq (Letras de Liquidez Bancaria del BCRA) por las cuales el ente monetario aspiró $148.429 millones. Esto fue el correlato de la expansión monetaria vía el desarme de Lebac que inyectó $156.238 millones.

Pero el BCRA tuvo el "ayudín" de dos factores más. Uno de ellos fueron las compras netas de divisas al Tesoro (por casi u$s1.000 millones) que implicaron una contracción de la base por $37.437 millones. El otro factor fueron las operaciones en el mercado del dólar futuro. La performance del tipo de cambio nominal le generó, esta vez, importantes ganancias al BCRA. Los datos oficiales dan cuenta que bajo el concepto "Otros" el BCRA contrajo la base en $22.916 millones lo que correspondería en gran medida a las ganancias obtenidas por las "apuestas" en el dólar futuro.

El mercado descuenta que ambos factores que en octubre jugaron a favor de la estrategia contractiva del BCRA, ya no estarán presentes por lo menos este mes. Lo cual obligará al BCRA a ser extremadamente más cauto y duro en su accionar para cumplir con las metas estrictas del FMI.

Por lo tanto, el mes pasado casi el 40% de la expansión monetaria vía Lebac fue absorbida por la compra de dólares al Tesoro y por las ganancias del dólar futuro.

Con relación a lo acontecido en octubre, el cuadro monetario se completa con una expansión vía el pago de intereses de $29.714 millones y la contracción de $72.479 millones vía Pases.

El balance en lo que va del año da cuenta que la base monetaria creció $ 153.969 millones. De la expansión por Lebac de $1,1 billón, casi la mitad se absorbió vía la venta neta de divisas y la otra mitad vía la esterilización con Leliq. Las ventas netas de divisas al sector privado dieron lugar a una contracción de $410.753 millones más otros $64.404 millones al Tesoro. Hubo una expansión de $30.500 millones vía Adelantos Transitorios y otra de $65.680 millones por el pago de intereses. Por "Otros conceptos" de inyectaron $16.814 millones mientras que vía las Leliq se aspiraron $576.242 millones más otros $7.623 millones vía Pases. Otras operaciones con el Sector público explican una contracción de $3.533 millones y el resto (-$409 millones) corresponden a Redescuentos y Adelantos.

De esta manera transcurre el año monetario ahora bajo el imperio del Acuerdo II con el FMI. En el mercado esperan que el BCRA siga cumpliendo con el crecimiento cero de la base (más allá de los ajustes estacionales establecidos) lo que anticipa el mantenimiento de una dura política monetaria. Todo ello en pos de desarticular la espiral dólar-precios. O sea, mantener a raya al dólar, sin que se atrase demasiado, y logre desacelerar las expectativas inflacionarias.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario