Edición Impresa

BCRA dejó tasa en 60% y alerta por inflación

El COPOM advirtió que la suba del costo de vida se aceleró en agosto y septiembre, producto de los aumentos de precios regulados y de la suba del tipo de cambio. Quiere aplacar al “pass-through”.

Sin sorpresas, el Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central decidió de forma unánime mantener la tasa de referencia, la de las Letras de Liquidez (Leliq) a siete días, en 60% anual. El pasado 30 de agosto, el organismo ya había resuelto mantener la tasa en estos niveles por lo menos hasta diciembre para mantener el sesgo contractivo de la economía y evitar un mayor traslado a precios de la suba del dólar, fenómeno conocido en la jerga económica como "pass-through".

En general, ante una devaluación de la moneda, el traslado al nivel general de precios suele ser de entre un 20% y un 40%. En este marco, el COPOM justificó su decisión al señalar que "la inflación mostró una desaceleración en julio", cuando el tipo de cambio operó con mayor estabilidad, pero "los indicadores de alta frecuencia muestran una nueva aceleración para agosto y septiembre". "El comportamiento de los precios en agosto estaría influido principalmente por los aumentos de precios regulados del mes. La inflación de septiembre, por el traslado a precios de la volatilidad cambiaria experimentada a fines de agosto", explicó. Además, remarcó que "las expectativas del mercado volvieron a elevarse en la última medición, reflejando el impacto de la mencionada volatilidad cambiaria".

Si bien mantener las tasas en niveles elevados ayuda a reducir el nivel de inflación, esto también atenta contra la actividad económica, con un fuerte impacto sobre el crédito, entre otras cuestiones, ya que se encarece el costo de financiamiento. Como consecuencia, el Gobierno ya redujo sus proyecciones de crecimiento y, según se filtró desde el Ministerio de Hacienda, el oficialismo espera una contracción del 2,4% del PBI para este año, con una inflación del 42%, aunque hay escenarios que estiman una caída mayor de la actividad. De todos modos, en el último REM publicado por el BCRA, los analistas esperan una merma del 1,9%. Además, para 2019 se espera un crecimiento del 0%, con una inflación en el orden del 25%.

Por otra parte, el BCRA recordó que "el resultado fiscal de los primeros siete meses del año mostró un déficit primario del 0,9% del PBI, arrojando una merma del 0,7% interanual". Además, el Ministerio de Hacienda anunció metas fiscales más exigentes y estableció para 2019 una meta de equilibrio fiscal primero en comparación con el rojo del 1,3% inicial. Y para 2020 puso un objetivo de superávit primario del 1% del PBI. Respecto de los agregados monetarios, el M2 privado creció 20,3% interanual, por debajo de la inflación de los últimos 12 meses. No obstante, la base monetaria creció un 41,3% interanual, aunque esta suba se vio exacerbada por los cambios en los requisitos mínimos de liquidez. En tanto, la base monetaria amplia, que incluye todos los pasivos en pesos del BCRA, creció un 34,6%, ante el aumento de los depósitos en el sistema financiero (+52%) por la reducción del stock de Lebac.

El COPOM sostuvo que "un sendero decreciente del gasto público real, sumado al compromiso asumido por el BCRA de no financiar más al Tesoro y los esfuerzos que se están llevando a cabo para reducir el exceso de liquidez del sistema colaborarán en la contención inflacionaria". Y avisó que seguirá "monitoreando el comportamiento de la inflación en los próximos meses, decidido a introducir acciones correctivas, en caso de ser necesarias, para cumplir con sus metas".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario