Edición Impresa

BCRA espera una pax cambiaria, tras la depreciación del peso de 6,11% en dos días

Pese a la turbulencia cambiaria de los últimos días, desde el oficialismo se muestran confiados en que la situación se estabilizará pronto, debido al impacto de una política monetaria más restrictiva por parte del Banco Central y a las divisas provenientes de los desembolsos del Fondo Monetario Internacional y de la liquidación de la cosecha gruesa. Esto implica que la depreciación del peso de los últimos dos días del 6,11% (el dólar cerró ayer en $43,50) sería un fenómeno transitorio, que va en línea con lo ocurrido en la región, ya que en Brasil el real se depreció un 2,7% en el mismo lapso.

Una de las principales premisas de la teoría económica es que la política monetaria opera con rezagos, de modo que las señales que brindó el BCRA en los últimos días pueden no tener un efecto inmediato sobre las variables nominales. “Hay que dar cierto tiempo a la restricción de liquidez para que se vea reflejada la estabilización”, señalaron desde el Gobierno. Además, esperan que para abril ya se estaría viendo reflejada de manera efectiva la una nueva pax cambiaria.

Para contener la suba del dólar, en los últimos dos días, el organismo que conduce Guido Sandleris absorbió un 8% de la base monetaria, equivalente a más de u$s2.000 millones, de acuerdo con cifras oficiales. Y desde el viernes, en tres días hábiles se absorbieron unos $137.000 millones por encima de lo pautado. En este proceso se registró un fuerte avance de la tasa de referencia de la economía, que avanzó al 51,86% en respuesta a la mayor absorción de pesos. Cabe recordar que desde que el Gobierno comenzó con el nuevo esquema de política monetaria, basado en el control de agregados monetarios, la tasa de interés se transformó en una variable endógena de la economía, fijada a partir de la oferta y demanda de dinero.

Por otra parte, desde el Gobierno confían en que los u$s10.430 millones provenientes del acuerdo por u$s 56.300 millones con el FMI e ingresos estimados de u$s 4.000 millones por la cosecha de granos ayuden a cubrir parte de la demanda de divisas. Luego de que el INDEC difundiera el mal dato de inflación de noviembre, y en medio de una mayor incertidumbre a nivel global en torno a las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, los inversores comenzaron a dolarizar sus carteras para cubrirse de algún potencial riesgo, generando así una mayor presión cambiaria. Fuentes del mercado se muestran confiadas, al señalar que el tipo de cambio real todavía está lejos de los máximos alcanzados en septiembre. Pero desde el Banco Central se encuentran en un proceso en el cual buscan generar confianza dentro de los mercados. Para ello, sostienen que seguirán operando con cautela, dado que no hay margen de error para retomar el sendero de desinflación, tras la pausa de enero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora