Edición Impresa

BCRA: "No se puede confirmar aún la salida de la recesión"

Distintos indicadores elaborados por el Banco Central muestran en el último Informe de Política Monetaria (IPOM) cierta mejora del nivel de actividad. Aunque pone reparos sobre la tendencia.

Según las proyecciones del Banco Central la economía crecerá 1% trimestral en el primer trimestre del año. Sin embargo advierte que distintos indicadores no permiten confirmar que la economía salió de la recesión. O sea, que lo peor ya pasó. Así surge del último Informe de Política Monetaria (IPOM) en el cual señala que “la última Predicción Contemporánea del PIB (PCP-BCRA) estima una suba de 1% trimestral sin estacionalidad para el primer trimestre de 2019. Mientras que el ILA-BCRA siguió mostrando señales favorables pero aún insuficientes para confirmar la salida de la recesión”. Y agrega que “para 2019, la cosecha agrícola récord y el impulso proveniente de otras actividades productoras de bienes y servicios transables, favorecidas por la depreciación del tipo de cambio real, permiten prever un buen desempeño de la actividad económica”. Esta visión es compartida por los analistas del REM que proyectan una etapa de recuperación y crecimiento durante 2019 y 2020, destaca el BCRA.

A continuación lo más relevante del análisis.

En el cuarto trimestre de 2018 el PBI se contrajo 1,2% trimestral s.e. y 6,2% respecto de igual período del año anterior. Sin embargo, la caída trimestral desestacionalizada fue inferior a la que había sido anticipada por el EMAE (-1,8% s.e.), por la última salida del PCP-BCRA (-1,8% s.e.) y por los analistas del mercado (-1,7% mediana del REM de noviembre de 2018).

Durante 2018 la economía se contrajo en promedio 2,5% anual, dejando un arrastre estadístico para este año de -2,4 puntos porcentuales.

Difusión

A partir de diciembre de 2018 la actividad cobró dinamismo, una vez superado el pico de incertidumbre financiera del tercer trimestre de 2018 y el efecto que el mismo tuvo sobre la economía real. A este impulso se sumaron las mejoras en los ingresos reales de las familias por los bonos extraordinarios otorgados a fin de año y las reaperturas de acuerdos paritarios.

El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró dos subas consecutivas en diciembre y enero de 2019 (de 1% y 0,6% s.e., respectivamente), por lo cual en noviembre podría haber finalizado la fase recesiva iniciada en diciembre de 2017.

La última Predicción Contemporánea del PIB (PCP-BCRA) arroja una suba de 1% trimestral s.e. para el primer trimestre de 2019 en tanto que la mediana del REM correspondiente al mes de marzo señala un aumento de 0,3% trimestral s.e.

La confirmación de que efectivamente diciembre de 2018 fue el inicio de una fase expansiva requiere al menos de dos trimestres de crecimiento del PBI consecutivos.

Para anticipar la existencia de un punto de giro se utilizan otros indicadores como el Índice Líder del BCRA (ILA-BCRA) y el de difusión del crecimiento de un conjunto amplio de series vinculadas a la actividad.

El ILA-BCRA siguió mostrando señales favorables durante el primer trimestre del año, pero aún insuficientes para confirmar una salida de la recesión. En marzo el ILA registró una caída mensual luego de tres subas consecutivas, pero continuaron mejorando los criterios de difusión y de profundidad.

El porcentaje de componentes del ILA con variaciones mensuales positivas —es decir, la difusión del crecimiento entre los componentes del indicador— superó el umbral requerido y se atenuó la profundidad de la caída acumulada en los últimos 6 meses (ver gráficos aparte). Se espera que en los próximos meses continúe mejorando la tendencia del ILA para poder reunir la totalidad de los criterios necesarios y confirmar que la actividad se encuentra en una fase expansiva.

La difusión del crecimiento mensual desestacionalizado de un conjunto de 95 indicadores vinculados a la actividad aporta evidencia en el mismo sentido que el ILA-BCRA. Este indicador amplio anticipó todos los puntos de giro del EMAE desde 2004. En particular, durante los cuatro periodos recesivos anteriores, los valles fueron anticipados entre 3 y 7 meses. En el margen, la difusión amplia fue mejorando a partir del mínimo cercano al 30% en mayo de 2018 y alcanzó el 48,9% en febrero de 2019.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario