Edición Impresa

BCRA se juega a mayo para subir las tasas

En la presentación del IPOM ayer el titular del BCRA no ocultó ni la sorpresa ni la preocupación por los altos índices inflacionarios del primer trimestre. Avisó que hará lo que tenga que hacer si no hay señales de deflación.

Las próximas dos semanas serán cruciales para que el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, decida un incremento de las tasas de interés. Durante ese período va a analizar si lo que la entidad monetaria considera como un proceso de desinflación, se consolida y apunta a que en mayo se produzca una caída fuerte. La idea de equipo del Banco Central es el objetivo del 15% fijado como menta en diciembre del año pasado, y aspira a hacer todos lo posible para lograrlo, aunque todos los indicadores de la economía digan otra cosa.

"A partir de mayo la inflación tiene que caer fuerte. Si vemos que no baja de manera importante, vamos a hacer lo que se tiene hacer: subir la tasa", afirmó Sturzenegger en el marco de una extensa presentación del Informe de Política Monetaria (IPOM)del Primer Trimestre del 2018, el cual logró poner a dormitar en su silla a Ricardo López Murphy, quien había asistido junto con unos 30 consultores y economistas.

El razonamiento del Banco Central es que entre diciembre del año pasado y abril de este año se produjo un doble shock con el incremento de tarifas de servicios públicos. Entienden que el Gobierno anticipó en los primeros meses del año subas que se iban a producir a lo largo del 2018, y que por ello el salto que mostró el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de los primeros meses, es un fenómeno "transitorio". Aseguran que a partir de mayo se va a producir una baja "pronunciada".

Sturzenegger se mostró confiado en que la caía en el ritmo de los precios va a ocurrir a partir del quinto mes, aunque dejó entrever que tiene que ser mucho más fuerte de lo que van mostrando las proyecciones actuales como para no alterar la actual tasa de referencia del 27,25%.

Las estimaciones del Central indican que entre mayo y diciembre de este año los precios regulados, es decir las tarifas, van a crecer el 1,5% promedio mensual, y las compara con el período enero y abril cuando pegaron un salto del 3,4% promedio mensual. Y para resaltar que la escapada de los precios de la primera parte del año es algo inusual. Sturzenegger mostró las estimaciones de los economistas que participan del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM). En diciembre del año pasado estimaban que la inflación desde mayo en adelante iba a ser de 1,27% promedio por mes, mientras que en marzo de este año proyectan 1,25% en el mismo período, superadas las subas de tarifas esperada para el primer trimestre.

El presidente del BCRA, en tanto, mantuvo un contrapunto profesional con los consultores que estaban en el tradicional Salón Bosch. Les reprochó que no le hayan creído que no iba a bajar la tasa de interés mas allá de los 0,75 puntos que determinó luego de la recalibración de metas, cuando todos entendían que el sendero a la baja estaba ordenado desde la Casa Rosada. Y en ese contexto, explicó las razones por las cuales salió a vender dólares de las reservas sin descartar que "podemos volver a hacerlo su fuera necesario". Como los mercados suponían que Sturzenegger iba a seguir bajando la tasa, también proyectaron una suba del tipo de cambio. El funcionario explicó que salió a ofrecer divisas, para desalentar expectativas de mayor devaluación. En tanto, el presidente del BCRA reconoció que "recién en 2020 se va a producir la verdadera independencia" de la entidad monetaria. Ese año se estima que el dinero que le pasa al Tesoro Nacional va a representar 0,3 puntos del PBI, lo que define como nivel de "señoreaje".

Carlos Lamiral

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario