Economía

BCRA: suba de tasas "responde a la dinámica pre-electoral"

El aumento del retorno de las Leliq se dio en un contexto de mayor incertidumbre, para compensar la demanda de dólares antes de las PASO.

El incremento en la tasa de las Leliq de los últimos días de julio (cerró en el 60,4%), y que se extendió durante la primera semana de agosto (ya acumula 13 subas consecutivas), responde a “la dinámica propia de los períodos pre-electorales”. Así lo indicó ayer el Banco Central, al publicar el Informe Monetario Mensual de julio, en el cual se refirió a la incertidumbre que gira en torno de las PASO, considerada por los analistas como la primera gran encuesta a nivel nacional, que definirá el rumbo de la plaza local, de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

Lo que está ocurriendo es que se vislumbra un mayor nerviosismo debido a que en octubre, noviembre a más tardar, en caso de haber segunda vuelta, se definirá el rumbo político y económico de la Argentina para los próximos cuatro años. En este escenario, los analistas plantean un resultado binario: o gana la fórmula Macri-Pichetto, la favorita de los mercados, o Fernández-Fernández. Pero esta incertidumbre lleva a que los inversores opten por refugiarse en activos que consideran más seguros, que en el caso de Argentina es el dólar. La mayor demanda genera presiones sobre el tipo de cambio, aumentando así el precio de la moneda estadounidense. Para contrarrestar esta suba, el BCRA convalidó diversos incrementos en la tasa de Leliq (ayer cerró en 62,93%) e intervino en el segmento de futuros, entre otras cuestiones. La idea de fondo es evitar un salto cambiario, para impedir una nueva aceleración de la inflación, como la registrada en los primeros meses de 2019.

p5-leliq.jpg

En el mes, las tasas de interés pagadas por los depósitos a plazo siguieron una trayectoria similar a la de las Leliq. Durante las primeras semanas de julio, éstas mantuvieron una tendencia descendente, pero luego comenzaron a subir. La entidad que dirige Guido Sandleris sostuvo que “sus valores continuaron ubicándolas en niveles positivos en términos reales”. La tasa de las operaciones de 30 días promedio el mes en 47,5% TNA que, considerando las expectativas de inflación para el período, implicó una tasa efectiva mensual real de 1,5%, equivalente a una tasa efectiva anual de 19,7%.

En este contexto, el saldo nominal y ajustado por estacionalidad de los préstamos en pesos al sector primario creció 0,7%, impulsado por los otorgados mediante adelantos en cuenta y las financiaciones con tarjetas de crédito. En cambio, los depósitos en pesos al sector privado aumentaron 2,9% en términos nominales con respecto a junio, con un alza del 1,9% de los depósitos a la vista y de 3,9% en las colocaciones a plazo ($46.800 millones). En términos reales, y ajustados por estacionalidad, nuevamente se observó un aumento de los plazos fijos (1,6%).

Por otra parte, en julio se produjo un aumento estacional de la demanda transaccional de dinero por el sueldo anual complementario y las vacaciones de invierno, que este año fueron potenciados por el fin de semana largo del 9 de julio. “Para atenuar su impacto sobre el resto de las variables del mercado monetario se dispuso que la integración de los requisitos de encajes en pesos se realice considerando julio y agosto de manera conjunta”, indicó el BCRA. En tanto, el saldo promedio mensual de la base monetaria se ubicó en $1,3815 billones, 3% por encima del registrado en julio, por encima de la meta bimestral de $1,343 billones, lo que obliga a reducirlo en agosto.

A su vez, el saldo de reservas internacionales terminó el mes en u$s67.889 millones, lo que significó un avance de u$s3.621 millones respecto del mes previo. Dicho aumento estuvo explicado por el desembolso del quinto tramo del programa stand by acordado con el FMI, el cual fue parcialmente compensado por el pago neto de deuda en moneda extranjera del Tesoro Nacional.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario