Espectáculos

Bella exposición recobra a la húngara-argentina Eppinger

Su muestra "Travesías" coincide, en las salas de OSDE, con "Naturaleza Modificada" de Dora Isdatne.

En una de las salas del Espacio de Arte OSDE, con la curaduría de Cecilia Rabossi, se exhibe “Travesías”, exposición que rinde homenaje a la artista húngara-argentina Margit Eppinger Weisz, que llegó a la Argentina en 1948. Margit estudió en Budapest y su pintura corresponde al realismo de entreguerras, generalmente sombrío. Weisz vivió en París a mediados de la década del 20 y colaboró con ilustraciones en revistas de moda. En 1930 regresó a Budapest, se casó, tuvo dos hijos, Marion y Ervin, y continuó con su carrera artística. Hacia 1939 y a pesar de su ascendencia judía logró, junto a su familia, sobrevivir a los horrores que se desataron por toda Europa.

Lograron escapar a Eslovaquia donde una familia católica y aristócrata los ocultó. A principios de 1945 emprendieron el regreso a Budapest, donde reactivó los lazos con la escena artística y fue en su casa donde se reunía la intelectualidad de la época. Pero la irrupción del comunismo forzó a los Eppinger a emigrar y se radicaron en Buenos Aires, donde poco tiempo después fundaron una empresa textil. La muestra se compone de paisajes, retratos, autorretratos así como testimonios de sus numerosos viajes. La mayoría en una gama sombría que fue virando a colores más vibrantes, suponemos debido a los cambios en su vida personal marcada en su juventud por los estragos que causó la persecución nazi.

A propósito del nazismo, se exhiben los dibujos en carbonilla que Margit, única artista autorizada a asistir al juicio del tribunal del pueblo a los jerarcas nazis condenados a la horca, culpables de la matanza de miles de judíos húngaros. En esta serie la artista con trazos rápidos y espontáneos registró las actitudes y gestos de los condenados. Obras muy conmovedoras que obligan a no olvidar los momentos tan trágicos que marcaron a la humanidad. Esta serie fue donada por la familia Eppinger al Museo y Archivo Judío de Hungría que decidió prestarlos para esta ocasión. Durante varios años abandonó su carrera artística hasta que a mediados de la década del 60 decidió volver a ella, pero sólo realizó una muestra en 1975 en la galería Martina Céspedes. Una muestra reivindicatoria de una mujer artista y de su coraje para enfrentar tantos desplazamientos que no obstante los años transcurridos se repiten trágicamente en la actualidad. Dora Isdatne

En las Salitas de carácter barroco de OSDE destinadas a intervenciones se exhibe “Naturaleza Modificada” de Dora Isdatne (Buenos Aires, 1949). Después de graduarse en las Escuelas de Bellas Artes Belgrano y la Pueyrredón asistió a seminarios en las universidades de la Sorbona y de Vincennes, ambas de París, donde residió alrededor de 7 años. Entre sus exposiciones individuales y colectivas se destacan Bosque Mutante (2016), Savia, exhibida en el Centro Cultural Recoleta (2015-2016), Esculturas en el Jardín Museo Enrique Larreta (2018). Sus cerámicas-esculturas abordan lo orgánico, la naturaleza, y despiertan admiración tanto por su realización como por su contenido. Es una visión personal, una alerta, de lo que le espera a la humanidad cuando se extingan flores, plantas, la savia que nos permite vivir. Sus obras realizadas en cerámica, esmalte, soportes de hierro que se caracterizan por la excelencia en el oficio proponen, en esta ocasión también, formas que podrían encontrarse en un bosque fantástico. Estas formas, su ensamblaje, que responden a lo que la artista denomina geometría orgánica, son inquietantes y se alejan de la “bella naturaleza”, tan degradada por el hombre. Ambas muestras clausuran el 27 de abril. (Suipacha 658. Entrada libre y gratuita).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario