Política

Beneficios, promociones y saldos del 2001 que aun quedan

El proyecto, aunque no será tratado ahora, avanza en modificaciones en tributos a la importación para actividades como el leasing de aeronaves o el desarrollo del transporte. Recuerdos de la crisis.

El proyecto de Presupuesto Nacional 2020 seguramente no verá la luz hasta que asuma el próximo gobierno. El oficialismo propuso debatirlo despues de las elecciones de octubre, el peronismo tras el recambio en los recintos en diciembre. De todas formas hay algunos puntos que, más allá que se terminen aprobando o no, resultan clave dentro del proyecto. Veamos.

Una de las características de la redacción es que se introduce entre varios artículos la ratificación de una amplia desgravación de impuestos aduaneros, IVA posibilidad de general crédito fiscal para actividad de investigación, y empresas que inviertan en investigación. “Las empresas podrán obtener un certificado de crédito fiscal de hasta el 30 % de los gastos elegibles realizados en investigación, desarrollo e innovación tecnológica, para el pago de impuestos nacionales”, dice el texto específicamente en ese punto.

También se renueva a la AFIP la faculta de llamar a planes de pago para deudas y multas de todo tipo, No se trata en este caso de una moratoria sino de refinanciamiento de deuda.

Se propone una amplia eximición del impuestos a las importaciones para desarrollo ferroviario, actividades espaciales y nucleares. También por las obras que se realicen en las generadoras: Central Termoeléctrica Manuel Belgrano, Central Termoeléctrica Timbúes, Central Vuelta de Obligado y Central Termoeléctrica Guillermo Brown.

Se incorpora como nuevo inciso dentro de las exenciones en la ley del IVA: “i) Las locaciones y el leasing de aeronaves concebidas para el transporte de pasajeros y/o cargas destinadas a esas actividades, aeronaves utilizadas en la defensa y seguridad, como así también de embarcaciones y artefactos navales, en este último caso cuando el locatario o tomador sea el Estado nacional u organismos centralizados o descentralizados de su dependencia”.

Como en todos los presupuestos de años anteriores se vuelven a incluir dos artículos que, de alguna forma, relatan el drama argentino de la deuda. Mientras el país inicia un nuevo proceso de reestructuración de obligaciones, aunque sea bajo el nombre de “reperfilamiento”, aún se incluyen en la Ley de Presupuesto disposiciones para continuar la negociación y salida de los saldos restantes del default que se declaró tras la crisis del 2001. Se trata, es cierto, de montos ínfimos que nunca terminaron de cerrarse con casos residuales de holdouts, pero su mera inclusión los artículos 41 y 42 es toda una metáfora de un país que jamas cierra sus heridas.

“Mantiénese el diferimiento de los pagos de los servicios de la deuda pública del Gobierno Nacional dispuesto en el artículo 37 de la Ley N° 27.431 hasta la finalización del proceso de reestructuración de la totalidad de la deuda pública contraída originalmente con anterioridad al 31 de diciembre de 2001, o en virtud de normás dictadas antes de esa fecha”, puede leerse aun en uno de esos artículos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario