Edición Impresa

Berlín premió un film sobre variada gimnasia sexual

• NI SIQUIERA LOS CREADORES DE "TOUCH ME NOT" SALÍAN DE SU SORPRESA
La película paraguaya, “Las herederas”, hizo un excelente papel con el premio a Ana Brun como Mejor Actriz. El más famoso Wes Anderson recibió el Oso a la dirección por su largometraje de animación “Isle Of Dogs”.

Berlín - El jurado internacional presidido por Tom Tykwer dio a conocer anteanoche, en el Berlinale Palast, los ganadores de los seis osos de plata y uno de oro, elegidos entre los diecinueve films en competencia en esta 68° edición del festival. Los ganadores del Oso de Oro a la mejor película, la búlgara "Touch Me Not" ("No me toques") de Adina Pintilie, subieron al escenario estupefactos, ya que no esperaban un premio para una película que roza el escándalo. Es un largometraje que presume de experimental, a caballo entre la ficción y la no-ficción, sobre gente que se desnuda en cámara para un documental, realizando actos sexuales de todo tipo y color. Basta decir que para esta actividad mostrada en público, los romanos acuñaron el adjetivo 'obsceno', sobre la escena. Con un tenue armazón narrativo la directora rueda un film sobre cuerpos desnudos "Touch Me Not" si no es pornográfica, le pega en el poste.

El premio del jurado siempre interesante porque es el resultado de compromisos entre sus miembros- recayó en "Twarz" ("Mug"), una sátira polaca dirigida por Malgorzata Szumowska, sobre una familia campesina tradicional que simboliza los dilemas políticos y sociales del país, capitalista desde hace veinticinco años. El drama costumbrista paraguayo "Las herederas" se llevó dos premios: a la mejor actriz, Ana Brun, en el papel de una mujer madura y reprimida que se va liberando, y el Alfred Bauer al film que abre nuevas perspectivas.

El realizador norteamericano Wes Anderson fue elegido mejor director por su largometraje de animación "Isle of Dogs", hecho con la laboriosa técnica de "stop motion". Es una fábula para grandes y chicos, sobre perros confabulados para combatir a un alcalde fascistoide que los ha exilado a un basural. Creación original para la pantalla, la película es imposible de realizar sin la visión artística muy marcada de su director. El joven actor francés Anthony Bajon se llevó el Oso de Plata a la interpretación masculina por su retrato en "La Prière" de un toxicómano que logra regenerarse con la ayuda de un programa católico, centrado en la oración y el examen de conciencia.

El policial mexicano "Museo" se llevó el premio al guión. Su director y coguionista, Alonso Ruizpalacios, junto con Manuel Alcalá, re-imaginaron con surrealismo y picardía un robo espectacular al Museo Antropológico de México en 1985. Es una película de género que se aventura a explorar lazos de amistad y familia, con Gael García Bernal en el papel de un estudiante de agronomía que ejecuta un robo casi tan memorable como el de Topkapi. Finalmente, la película rusa "Dovlatov", que recrea una semana en la vida del escritor Sergei Dovlatov en los años setenta en Leningrado, recibió el Oso de Plata a la mejor contribución artística, por su vestuario y diseño de producción.

Otra Berlinale llega a su fin. Resultará interesante ver cuáles de los films premiados logran una carrera internacional. Curiosamente, el domingo próximo una de los cinco películas extranjeras candidatas al Oscar, la húngara "On Body and Soul", sobre la conexión misteriosa entre el cuerpo y el alma, fue el Oso de Oro del año pasado. Veremos en qué anda la búlgara dentro de doce meses.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario