Edición Impresa

Blanqueo: Suiza promete que expulsará a argentinos evasores

El UBS AG y el Credit Suisse ya informan a los tenedores de cuentas que deben justificar que el dinero está declarado o que se lo sincerará. Si no, serían multados, obligados a retirar los activos de esos bancos (y del sistema financiero suizo) o se le informará a la Argentina.

Suiza es, hasta hoy, el país que más colaboró con el blanqueo de capitales y más presión ejerce sobre argentinos que poseen bienes en ese país. El que en algún momento fue un paraíso fiscal para los argentinos (y, obviamente, para el resto del mundo), se convirtió en las últimas semanas en el Estado que más acciones directas ejecutó para que los tenedores de divisas en ese mercado de capitales sinceren sus tenencias ante el fisco argentino o se busquen otro destino para sus ahorros. En los hechos, y por presión oficial del Gobierno suizo, los dos bancos privados más importantes de ese pais, el UBS AG y el Credit Suisse, ya les informaron a sus clientes la necesidad de mostrar las declaraciones juradas ante la Administración Federal de Impuestos (AFIP) donde se certifique que el dinero depositado en esas entidades está declarado. Si esto no está disponible, los dos bancos obligan a los contribuyentes a prometer inscribirse en el blanqueo de capitales; presentar en un plazo de tiempo los documentos o, si no se adhiere al sinceramiento, se le dará un período donde se deberá abandonar la entidad y elegir otro mercado financiero. Los bancos van incluso más allá y le presentan a los clientes diferentes opciones de inversión para el blanqueo, contactos con estudios jurídicos y contables argentinos para realizar el trámite, y hasta un paper para preparar la declaración y abrir la cuenta especial. Según aclaran los bancos, es el propio Gobierno suizo el que presiona directamente a las entidades financieras de ese país para que se presione por legalizar las tenencias de argentinos en las cuentas en entidades financieras de ese Estado o que lo abandonen. Finalmente, los clientes para mantener el dinero en los bancos deben firmar una declaración jurada ante las autoridades oficiales, donde se confirma que el dinero es lícito y está blanqueado. Si con el tiempo se descubre que esto no fue así, el cliente recibiría una sanción automática, además de ser informado ante el Gobierno argentino sobre la tenencia. En estos casos, la pérdida de dinero sería de más del 55%.

No es una posición nueva. La misma actitud conjunta entre el Gobierno suizo y sus bancos ya se ejecutó con otros programas de blanqueo como los de Chile y España.

La situación de apoyo de Suiza al sinceramiento argentino fue explicada largamente ayer por el viceministro para Asuntos Financieros Internacionales del Departamento Federal de Finanzas de la Confederación Suiza, Jörg Gasser, tanto en encuentros oficiales como privadas. El enviado del gobierno suizo se reunió ayer en el Palacio de Hacienda con el ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay y el titular de la AFIP, Alberto Abad. Allí firmó el clásico acuerdo de intercambio de información tributaria y un convenio para evitar la doble imposición en los impuestos a la renta y el patrimonio; algo que para Suiza es imprescindible para que se acepte la colaboración en el blanqueo. Luego, por la tarde, Gasser se reunió con los representantes locales de los bancos suizos y ratificó la posición oficial del Gobierno de ese país de apoyar directamente al sinceramiento local y la obligatoriedad de las entidades de ejercer un rol activo sobre las cuentas de argentinos no declaradas. Gasser les explicó que el tratado negociado con el Ejecutivo argentino incluye la posibilidad para que la AFIP acceda a las cuentas de argentinos en ese mercado financiero sin intervención directa de la Justicia; probablemente desde enero de 2018.

Transparencia

Pero además el enviado les aclaró a los bancos que en el caso de encontrar argentinos con dinero sin blanquear o declarar ante el fisco local, el sancionado también podría ser la entidad por no haber colaborado en el llamado, repitiendo la misma acción que ya se realizó con otros planes de sinceramiento con otros países latinoamericanos y europeos. Gasser aclaró tanto en la reunión del Palacio de Hacienda como ante los privados, que la intención de Suiza es ahora convertirse en el lugar más seguro para los ahorros en el mundo, pero también en un mercado que, al menos a la vista, sea transparente y lejano a las sospechas de protector del lavado de dinero o de la evasión impositiva internacional; un sello que Suiza llevaba en su sistema financiero hasta hace no pocos años.

El acuerdo que se firmó ayer en Buenos Aires es además el de mayor alcance, superando, por ahora, a los que se cerraron con Chile, Brasil, España y Uruguay. La Argentina podrá comenzar a pedir información fiscal de manera automática cumpliendo las cláusulas de la Organización para el Comercio y el Desarrollo (OCDE) asumiendo los compromisos del Acuerdo Multilateral entre Autoridades Competentes sobre Intercambio Automático de Información sobre Cuentas Financieras (MCAA, por sus siglas en inglés). Desde la Argentina se podrá acceder a la información de los bienes financieros argentinos en bancos, tanto como depósitos, cuentas a la vista o incluso alquileres de cajas de seguridad así como también a la presencia de bienes inmuebles o registrables no declarados en la Argentina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario