Mundo

Bloqueos y llamados a la desobediencia por la perpetuación de Evo

Morales perdió en 2016 un referéndum en el que buscaba aval a una nueva reelección, pero se podrá presentar igual. Se vota en octubre de 2019.

La Paz - Las principales ciudades bolivianas estaban ayer parcialmente bloqueadas en rechazo a la postulación a un cuarto mandato del presidente Evo Morales, en el poder desde 2006, mientras activistas de derechos humanos lanzaban llamados a la desobediencia civil.

Grupos de activistas bloquearon calles y avenidas con banderas bolivianas y pancartas con la leyenda “Bolivia dijo no” -en referencia al referéndum de 2016 en el que se consultó sobre la reelección de Morales-, interrumpiendo el tránsito en ocho de las diez mayores ciudades, pese a lo cual el comercio y la banca continuaban con sus labores habituales.

El presidente indígena perdió en febrero de 2016 un referendo para su reelección, pero logró a fines de 2017 que el Tribunal Constitucional autorizara su candidatura para el período 2020-2025, arguyendo que postularse es su derecho humano.

El Ministerio de Gobierno (interior) calculó que unos 5.000 activistas participan en los bloqueos.

La oposición a Morales subió de tono, luego de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilitara el martes al mandatario para las primarias partidarias de enero, antesala de las elecciones generales de octubre de 2019.

A falta del servicio municipal de transporte en La Paz, que paró por orden del alcalde opositor Luis Revilla, y la circulación irregular de taxis y micros, miles de personas hacían filas en la estación de teleférico de la exclusiva zona sur para transportarse hacia el centro.

Imágenes de televisión mostraron que las protestas fueron más contundentes y masivas en Santa Cruz, en el este del país, cuyo gobernador, Rubén Costas, lidera la oposición a Morales.

Los ministros de Gobierno, Carlos Romero, y de la presidencia, Alfredo Rada, minimizaron los bloqueos e incluso señalaron que en el país funcionaba normalmente.

“Los resultados no son ni mucho menos lo que sus organizadores estaban buscando”, afirmó Rada, mientras que Romero declaró que “la situación del país es de normalidad; en todo caso queremos celebrar la vocación de trabajo de la población”.

Paralelamente, tres prominentes activistas de derechos humanos coincidieron en llamar a la “desobediencia civil”.

“No existe independencia de poderes y el pueblo queda en absoluta indefensión. A partir de ahora emerge el legítimo derecho a la rebelión y a la desobediencia civil”, afirmó el exdefensor del Pueblo, Waldo Albarracín.

Rolando Villena, también exdefensor del Pueblo, afirmó que si Morales “no respeta el voto popular, el pueblo está en el derecho a tener todos los mecanismo que están a su alcance para que, mediante la desobediencia civil, se rebele pacíficamente”.

En la misma dirección apuntó la octogenaria presidenta de la ONG Asamblea Permanente de Derechos Humanos, la exmonja católica española Amparo Carvajal.

Con el fallo, el TSE puso “en duda las bases de la democracia” y estableció “un futuro incierto para los bolivianos”, advirtió el miércoles la Iglesia católica en un comunicado.

Mientras, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005), principal contendor de Morales en las elecciones previstas para octubre de 2019, arengó a desplegar “una batalla democrática que vamos a ganar”.

Jefe de un partido de centro Sol.bo, el alcalde paceño Luis Revilla, que apoya la candidatura de Mesa, dijo que “lo que queda ahora es resistir y volcarnos a las movilizaciones, para evitar que esta decisión se consuma”.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario