Edición Impresa

Boeing: un gigante amenazado por la crisis del 737 Max

La situación de Boeing no deja de complicarse desde que se produjeron los accidentes con sus aviones 737 Max 8. La compañía más grande del mundo en la fabricación de aviones perdió unos u$s27.000 millones de su capitalización bursátil en apenas tres días, luego de caer hasta 11% en Wall Street.

Pero ayer recibió un empujón adicional después que las autoridades aéreas de Estados Unidos (único país que hasta ayer no había ordenado cerrar su espacio aéreo a los B737 Max) se sumó al resto del mundo y todos los aparatos existentes deberán quedar en tierra a la espera de una resolución de las razones que provocaron los accidentes.

Ayer también recibió un reclamo que podría extenderse en la medida que los tiempos de inmovilización de las aeronaves se extienda. La low cost noruega Norwegian Air Shuttle, que tuvo que dejar en tierra 18, anunció: “Vamos a enviar la factura total a Boeing; no podemos se penalizados porque un avión totalmente nuevo no puede volar”, afirmó el vocero de la línea aérea Lasse Sandaker-Nielsen.

Boeing afronta desde el lunes una avalancha de inmovilizaciones del 737 Max 8 después de que un avión de ese modelo se estrellara el domingo en Etiopía, matando a las 157 personas que viajaban a bordo. En octubre, hubo otro accidente de un 737 Max 8 en el mar de Indonesia.

Ayer la acción de Boeing en Wall Street llegó a caer hasta 3%, aunque luego del cierre recuperó terreno y quedó casi sin cambios respecto de la cotización del martes (+0,5%).

Los expertos sostienen que si se demuestra que los dos accidentes tienen una causa idéntica, las consecuencias económicas para Boeing pueden ser mínimas, ya que sólo tendría que modificar el sistema de estabilización y actualizar el manual de vuelo de los 737 Max 8.

En ese caso, la factura total sería de menos de 1.000 millones de dólares, puesto que el cambio costaría 2 millones por aparato, calcula Ken Herbert. Boeing tiene previsto facturar unos u$s15.000 millones este año.

Pero si la causa de los dos accidentes fue distinta, el costo sería mucho más alto, ya que eso obligaría a una larga inmovilización del avión, así como a llevar a cabo reparaciones costosas y a pagar importantes indemnizaciones. Esta última posibilidad podría provocar tensiones con las aerolíneas, que se verían obligadas a encontrar aviones de sustitución.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario