Política

Boleta corta pagó cara polarización nacional

En Misiones, Neuquén y Córdoba, las fuerzas provinciales no lograron revertir el número de las PASO.

El caso de éxito de la boleta corta se dio, al igual que en las PASO, en Santiago del Estero y Río Negro, distritos donde también se renovaron senadores.

El Frente Cívico del gobernador santiagueño Gerardo Zamora repitió la victoria en la provincia, con su esposa y exmandataria Claudia Ledesma Abdala como primera candidata a senadora y Daniel Brué, actual ministro de Obras Públicas como cabeza de la lista para diputados. El Frente Cívico obtuvo un 56%, contra un 21% del Frente de Todos. Juntos por el Cambio finalizó con 18%.

Zamora ya expresó su adhesión a Alberto Fernández en el plano nacional y participó en la campaña en actos que han reunido a los gobernadores opositores a Mauricio Macri. Con lo cual, si se mantiene la buena sintonía entre ambos, la totalidad de los senadores santiagueños serán afines a la potencial gestión del Presidente electo. Además, se renovaron cuatro diputados.

En Río Negro, el mandatario Alberto Weretilneck logró lo que no había podido conseguir en 2017: que su sello Juntos Somos Río Negro (JSRN) llegue al Congreso de la Nación. Para eso, él mismo encabezó la lista de para el Senado (sacó 45%) y su ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo, hizo lo propio para Diputados (obtuvo 31%). JSRN contó un guiño de Juntos por el Cambio, que borró la categoría de senadores de la boleta, hecho que le abrió camino al partido de Weretilneck. Señal de buena sintonía entre el mandatario y Miguel Pichetto; y que valió una ruptura entre el PRO y la UCR en la provincia por esta jugada con firma de la Casa Rosada (la primera candidatura para el Senado estaba reservada para un UCR).

El Frente de Todos impuso dos senadores, Martín Doñate y Silvina García Larraburu, y Weretilneck completará el scrum de representantes rionegrinos en la Cámara alta. Además se renovaron tres escaños en Diputados, con idéntica repartija (2-1 entre el Frente de Todos y JSRN).

En Córdoba, clave para la cosecha de votos macrista y por la postura prescindente del ya reelecto peronista Juan Schiaretti, Juntos por el Cambio reeditó su triunfo parlamentario en las PASO -con el diputado nacional radical Mario Negri a la cabeza- y con el 51,32% se quedó finalmente con 6 de las 9 bancas, en sintonía con la aplastante nueva victoria de Mauricio Macri (61,30%) sobre Alberto Fernández (29,27%). En el duelo legislativo el segundo lugar volvió a ser, lejos, para el Frente de Todos (22,30%), con Eduardo Fernández y la cosecha de los 2 diputados que auguraron las Primarias. Por su parte, el oficialismo local de Hacemos por Córdoba repitió el tercer puesto (16,95%) y se llevó 1 escaño con la lista del legislador provincial Carlos Gutiérrez, por lo que perdió una de las dos bancas que defendía.

“Te felicito por el triunfo obtenido en las urnas y te reitero mi compromiso y el de Córdoba de trabajar juntos en la gran tarea de construir una Argentina entre todos”, le transmitió Schiaretti a Fernández vía Twitter. Desde una provincia de perfil electoral crítico del kirchnerismo, la prescidencia de Schiaretti le valió un foco de tensión con un sector del PJ, que bregó por un aval a Fernández para evitar ser “funcionales” a Macri. En las últimas horas, el senador nacional y presidente del PJ, Carlos Caserio, anunció que dejará el cargo, abriendo una brecha en un PJ que ya sufrió el sismo de la muerte de José Manuel de la Sota.

En Misiones, en tanto, el oficialista Frente Renovador de la Concordia de Hugo Passalaqua no logró torcer las PASO y con su boleta corta quedó tercero (28,55%), con 1 de los 4 escaños de la mano de la lista de Diego Sartori. Pero tanto Passalacqua como el electo Oscar Herrera Ahuad dejaron en claro su aval a Fernández. La victoria volvió a ser para el Frente de Todos (34,90%), que con Cristina Britez se quedó con 2 bancas, pero con Juntos por el Cambio pisándole los talones (33,56%), con Alfredo Schiavoni, que se llevó 1 escaño.

El esquema de lista corta fue catastrófico para el MPN neuquino, que no logró obtener ninguna de las bancas en juego: cero de tres tanto para senadores y cero de dos para diputados. El oficialismo de Neuquén, liderado por el gobernador Omar Gutiérrez, quedó tercero en ambas categorías. Pese a la esperanza de descontarle los tres puntos de distancia de las PASO a Juntos por el Cambio para que Guillermo Pereyra pudiera renovar su banca en la Cámara alta, la diferencia se amplió a diez puntos (32-22). Así, quien sí sostuvo su lugar en el Senado fue Lucía Crexell, exMPN. A Diputados ingresó Francisco Sánchez. El Frente de Todos se impuso en Neuquén en ambas categorías con 35% de los votos. Darío Martínez extenderá su permanencia en la Cámara baja, mientras que Oscar Parrilli y Silvia Sapag desembarcarán en el Senado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario