Edición Impresa

Bolsonaro consuma el giro de Brasil en una visita histórica a Israel

El presidente de ultraderecha se alinea más con Donald Trump en materia internacional. Este es el cuarto país que visita desde su asunción. Por ahora, la Argentina espera.

Brasilia - El presidente brasileño Jair Bolsonaro destacó hoy en Israel la afinidad de “valores” entre ambos países, mientras el premier Benjamín Netanyahu declaró que su visita marca el inicio de una “nueva fase” diplomática.

Bolsonaro aterrizó en el aeropuerto Ben Gurion, de Tel Aviv, en su visita oficial de cuatro días, donde fue recibido por Netanyahu, un gesto protocolar poco habitual destacado por la prensa brasileña enviada.

Bolsonaro expresó una palabras en hebreo: “Ani ohev Israel”, es decir “amo a Israel”.

“Los israelíes y los brasileños comparten valores, tradiciones culturales, aprecio a la libertad y a la democracia. Juntas nuestras naciones pueden alcanzar grandes logros, tenemos que explorar esas potencialidades, es eso lo que pretendemos hacer en esta visita”, dijo Bolsonaro. “Mi hermano Netanyahu y yo queremos aproximar a nuestros pueblos, a nuestros militares, nuestros estudiantes, nuestros científicos, nuestros empresarios”, prosiguió.

Bolsonaro recordó que en 2016 viajó a Israel donde fue bautizado en el río Jordán por un pastor evangélico,.

“Nosotros hacemos historia juntos”, dijo por su parte el anfitrión. “Usted vino acá para traer las relaciones bilaterales a nuevos récords”, añadió.

La visita marca todo un giro de política exterior para Brasil. Por un lado, el alineamiento con Israel marca un nuevo punto de fuerte aproximación a los Estados Unidos de Donald Trump. Además, modifica el tradicional apoyo del país a los reclamos palestinos sobre un Estado propio con Jerusalén oriental como su capital.

Eso ha molestado a los países árabes, muchos hasta ahora grandes importadores de carne de Brasil, por unos 800 millones de dólares anuales. Sectores empresariales han protestado contra ese giro.

En tanto, el anunciado traslado de la embajada de Brasil de Tel Aviv a Jerusalén, al parecer deberá esperar (ver nota aparte).

Este es el cuarto viaje al exterior de Bolsonaro, que en enero estuvo en Davos, Suiza, para participar en el Foro Económico Mundial, el 17 de marzo viajó a Estados Unidos y cuatro días más tarde embarcó hacia Chile. Hasta ahora no viajó a la Argentina, con lo que rompió la tradición de sus antecesores de hacer de ese país su primer destino al exterior para marcar la prioridad de esa relación y del Mercosur.

Agencias ANSA, Reuters y AFP,

y Ámbito Financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario