Mundo

Bolsonaro pidió a las empresas que no anuncien en el mayor diario de Brasil

En respuesta a una investigación del periódico sobre el supuesto financiamiento ilegal de la campaña que llevó al presidente a ganar las elecciones en 2018.

Brasilia - En una nueva radicalización de su discurso, el presidente brasileño Jair Bolsonaro calificó de “canalla” al diario Folha de San Pablo y pidió que sea boicoteado por publicar un reportaje sobre el presunto financiamiento ilegal de su campaña electoral de 2018.

“Folha de San Pablo pasó todos los límites transformándose en un panfleto ordinario a favor de la causa de los canallas”, afirmó el mandatario. “Con sus mentiras habituales, descendió al nivel de las alcantarillas”, aseveró en la noche del domingo a través de las redes sociales.

El enojo fue motivado por un reportaje sobre el presunto financiamiento ilegal de la campaña de Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL). El dinero habría sido recaudado de forma ilegal en el estado de Minas Gerais por el diputado Alvaro Antonio, del PSL, que es el actual ministro de Turismo.

La trama de supuesta corrupción electoral comenzó a destaparse meses atrás y la semana pasada la Policía Federal imputó a Alvaro Antonio por asociación ilícita y desvío de dinero.

Luego de la descalificación de Bolsonaro el secretario de Comunicación de la Presidencia, Fabio Wajngarten, recomendó a los empresarios que dejen de anunciar en Folha de San Pablo, aunque no citó al diario.

La Asociación Nacional de Diarios y la Asociación de Editores de Revistas consideraron “preocupante” que el responsable de comunicación del gobierno tenga una visión “distorsionada” sobre los medios y la publicidad.

Sus ataques a la prensa continuaron al salir del Palacio de la Alvorada, donde saludó a un grupo de seguidores. “Lamento que la prensa brasileña actúe de esa manera. Todo el tiempo mintiendo, distorsionando, difamando. ¿Quieres derribarme? Tengo cuero duro, va a ser difícil. Sigue mintiendo”, dijo.

De acuerdo con Folha, por recomendación de sus asesores el presidente ya no responde las preguntas de los periodistas a la entrada del Palacio de la Alvorada, donde solía dar declaraciones diarias. El cambio se produjo a fines del mes pasado, después de que el presidente de ultraderecha se molestara por la cobertura de la prensa a su primer discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. En esa oportunidad, afirmó que “es una falacia decir que el Amazonas es parte del patrimonio mundial y es un error decir, como afirman los científicos, que nuestra selva tropical es el pulmón del mundo”. Además, atacó a Cuba y Venezuela, en un discurso que fue criticado por todo el espectro político, incluso aliados.

A estos ataques contra medios que lo critican o investigan, se suman otros mensajes que ha brindado en sus cuentas de redes sociales. Mientras estuvo internado por un cirugía a principios de septiembre, Bolsonaro escribió en redes sociales: “Nuestra enemiga: parte de la gran prensa, ella no nos dejará en paz, si creemos en ella será el fin de todos”, posteó el mandatario en su perfil de Twitter. Y agregó: “mientras nos peleamos entre nosotros el enemigo se fortalece, no podemos agradar a todo el mundo”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario