Edición Impresa

Bolsonaro planea enviar a la cárcel a las mujeres que aborten

Presentará un proyecto de ley que, además, prevé la entrega de un subsidio a las víctimas de violación que no interrumpan su embarazo.

Brasilia - La futura ministra de Derechos Humanos, Mujer y Familia de Brasil, la pastora evangelista Damares Alves, anunció ayer que defenderá la aprobación de un proyecto de ley que califica como un delito grave al aborto y prevé cárcel efectiva a las mujeres que se realicen uno, además de la entrega de un subsidio para las víctimas de violación que opten por no interrumpir el embarazo.

“Vamos a establecer políticas públicas para el bebé en la panza de la madre en este país”, dijo Alves. El Gobierno del ultraconservador asumirá el próximo 1 de enero.

En Brasil la despenalización del aborto está en manos de un caso que está tratando el Supremo Tribunal Federal (STF) pero la ministra busca anticiparse a cualquier fallo de la máxima corte impulsando el Estatuto del Nonato, que ya fue aprobado en comisión en 2010 pero que está sin trámite desde 2013.

El proyecto fue aprobado en dos comisiones, está en la Comisión de la Mujer y resta que pase la de Constitución y Justicia antes de que se trate en el pleno de la Cámara de Diputados.

El Estatuto que quiere resurgir la futura ministra de Bolsonaro estipula aumentar de los actuales uno a cuatro años de prisión (que se cumple con sanciones alternativas) por abortar a una pena de entre cuatro a 10 años de cárcel efectiva por realizar la interrumpción del embarazo.

Otro de los temas polémicos del texto, recordó el diario O Globo, es el llamado subsidio a las víctimas de una violación que quedan embarazadas. La mujer que renuncie al derecho de interrumpir el embarazo, un procedimiento amparado en la ley brasileña, recibirá ayuda económica para mantener a su hijo.

El que debe pagar la mensualidad es el violador, pero si no puede ser identificado, el dinero saldrá de las cuentas públicas.

Bolsonaro fue condenado por la Justicia a pagar 3.500 dólares por ofender a la diputada Maria do Rosario Neves, del PT, a quien le dijo, durante una discusión en el Congreso, que era “tan fea que no merecía ser violada”.

Agencia Télam

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario