Economía

Bonos perdieron hasta 12%; saltó 10% riesgo-país

Las acciones argentinas líderes de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) se desplomaron hasta 13% ayer, mientras que los bonos, con una inusitada volatilidad, se derrumbaron hasta 11,8% como reacción al anuncio de un plan para extender los vencimientos de deuda con privados y con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por unos u$s100.000 millones.

La mayor preocupación de los inversores se reflejó en otra suba espiralizada del riesgo-país, que alcanzó las 2.272 unidades (200 puntos básicos más que el miércoles), mientras que el costo de asegurar la exposición a la deuda del país se disparó a 4.247 puntos básicos en el mercado de swaps de incumplimiento crediticio (CDS) a cinco años, según IHS Markit.

“El mercado no le cree al Gobierno, a juzgar por las paridades en las que se operaron los bonos, nuevamente a la baja, con una enorme volatilidad. La sensación que dio fue que se intenta ´patear la lata, apenas ganar tiempo, y que el mismo problema volverá a corto plazo”, analizó el Director de Fin.Guru, Gustavo Neffa. Para colmo, el reperfilamiento de gran parte de la deuda debe ser tratado por la fuerza opositora “que ha endurecido su postura combativa frente al FMI, nuestro mayor acreedor individual”, agregó.

Con ese complejo clima inversor, y desacoplado del resto de los mercados (Wall Street trepó hasta 1,5%), el índice S&PMerval se hundió un 5,8% a 23.984,83 unidades, su menor nivel desde septiembre de 2017 (medido en pesos).

Sin registrarse ninguna suba, las caídas más relevantes de la jornada las sufrieron los papeles de Transportadora Gas del Norte (-13%); del Grupo Supervielle (-10,4%); del BBVA (-9,4%); y de Mirgor (-9,2%). El balance general de empresas arrojó 26 alzas y 58 bajas, con ocho acciones sin cambios. El volumen negociado alcanzó los $887,8 millones.

En Wall Street, salvo algunas excepciones, los ADR cayeron hasta 7,2% (Supervielle).

A diferencia de los activos bursátiles, el peso cerró con un alza de 0,3% tras un desplome inicial y terminó a $57,90 en el segmento mayorista. El ministro Hernán Lacunza destacó que el plan apunta solo a prolongar los plazos y no implica ninguna pérdida para los inversores. Pero la iniciativa está rodeada de interrogantes, por la experiencia de otras tortuosas renegociaciones de deuda argentina en el pasado reciente.

“Son momentos especiales para mejorar la composición de carteras si existe apetencia por alguna empresa de la Bolsa en particular. De lo contrario, esperar ya que en el último mes las acciones perdieron lo suficiente para que ante una buena noticia se recuperen de inmediato”, indicó el analista Héctor Tavares.

Desde inicios de 2018, cuando tocó su máximo en dólares hasta este jueves, la Bolsa acumula una caída del 78,3% en moneda dura, superando al derrape sufrido entre marzo de 2000, y diciembre de 2001 (-68,7%), según datos del economista Mariano Kestelboim.

“A pesar de los problemas, lógicos en una transición controvertida como la nuestra, el valor de los activos argentinos medidos en dólares se encuentran devaluados y en el tiempo, no hay mucho para perder. Sino todo lo contrario”, agregó Tavares.

En el segmento de renta fija, los principales bonos dolarizados volvieron a ser duramente castigados, aunque con una gran volatilidad en los títulos más cortos. Las caídas más pronunciadas las anotaron el bono a 100 años (-11,8%); el Bonar 2024 (-11,5%); y el Bonar 2020 (-10,8%). Las versiones en dólares de estos bonos terminaron con bajas de -4,5%; -8,5%; y -8,6%, respectivamente.

Fue tan abrupto el cambio de tendencia en las cotizaciones de estos títulos que permitieron a algunos inversores obtener importantes ganancias intradiarias: “Quien compró el AO20D en u$s40 el inicio de la rueda y lo vendió en u$s55 pasado el mediodía se llevó un jugoso 37% en dólares”, comentó un operador. Al final, este bono terminó en u$s42,50.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario