Edición Impresa

Boom de senegaleses en la Argentina

• EL PAÍS TIENE LA MAYOR COMUNIDAD DE TODA LATINOAMÉRICA.
• ESTIMAN QUE EL TOTAL ARRIBADO LLEGA A LAS 2.500 PERSONAS.

 Retiro, Once y Constitución se convirtieron en los últimos años en los barrios porteños más cosmopolitas. Allí, entre la comunidad de paraguayos, peruanos y colombianos, sobresalen los senegaleses. Con sus mantas o improvisadas mesas conviven en el comercio callejero. A la hora de pelear precios, los africanos sorprenden con un español duro en donde los gestos sobran y faltan las palabras.

Comenzaron a arribar a la Argentina a fines de los '90. Pero a mediados de la década pasada, cuando se intensificaron los controles para ingresar a Europa, comenzaron a mirar al país como un nuevo horizonte. Justo en coincidencia, el entonces presidente Néstor Kirchner sancionó una ley general de reconocimiento y protección al refugiado. Fue en ese momento cuando comenzó una importante oleada de senegaleses en la Argentina que buscaban una mejor situación económica y escapar de la persecución que sufren a diario en su país. Esa llegada se intensificó aún más en los últimos dos años. "La comunidad actual de senegaleses en el país ronda las 2.500 personas. La mayoría de quienes llegan son hombres jóvenes de entre 18 y 25 años", explicó a este diario Moustafa, presidente de la Asociación de Residentes Senegaleses en el País. Escogen Argentina y Brasil porque ambos países ofrecen leyes migratorias flexibles, legislación específica para los asilados, ciertas posibilidades económicas, ausencia de conflictos bélicos y lejanía con respecto a donde se escapan.

Desde la asociación resaltaron que en la Argentina vive la mayor población de senegaleses de Latinoamérica. Aunque representa sólo un 2% de los migrantes senegaleses en todo el mundo. "La mayoría primero decide irse a otros países de África, es por eso que muchos residen en Mauritania o Costa de Marfil. La segunda población de emigrantes se encuentra en Europa divididos entre España y Francia", agregó Moustafa.

La primera población que había llegado a la Argentina a finales de los 90 recomendó este país lejano para afianzarse y poder desarrollarse a sus pares. Desde ese momento la llegada de senegaleses jamás se detuvo.

La mayoría se desempeña en el comercio, muchos lo hacen en la venta ambulante. Otros trabajan en empresas de seguridad o como mozos. Gran parte de ellos no logra acostumbrarse a la cultura gaucha y al español y vuelven a los pocos años a su tierra. Pero son muchos los que deciden echar raíces en la Argentina y pronto hacen llegar a sus familiares más cercanos. "Yo acá me siento como en mi casa, para mí ya es mi país", concluye Moustafa que llegó hace casi una década cuando tenía 22 años.

Ayer la comunidad se manifestó frente a la Legislatura exigiendo poder desempeñar sus tareas como comerciantes en la vía pública de forma libre.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario