Mundo

Boris Johnson aguarda su confirmación como premier y ya enfrenta disidencias

El Partido Conservador concluirá hoy la votación de su líder y próximo gobernante del país. Pero pesos pesado tories como el ministro de Finanzas, Philip Hammond, prometen renunciar y resistir una salida de la Unión Europea (brexit) no pactada.

Londres - El exalcalde de Londres y excanciller británico Boris Johnson se prepara para ser designado mañana como nuevo primer ministro del Reino Unido, pero su esperado ascenso al poder se vio ensombrecido ayer por un conato fuerte de rebelión dentro de su Partido Conservador, cuando el actual ministro de Finanzas, Philip Hammond, contrario a un brexit sin acuerdo, como propone aquel, anticipó su renuncia.

“Si suponemos que Boris Johnson se convierte en el próximo primer ministro, entiendo que las condiciones para estar en su Gobierno incluirán la aceptación de una salida sin acuerdo (de la Unión Europea) el 31 de octubre y eso es algo a lo cual nunca podré adherirme”, declaró Hammond, un peso pesado del partido tory, en un programa de la BBC.

“Estoy seguro de que no voy a ser destituido porque voy a renunciar antes”, dijo Hammond.

“Es muy importante que el primer ministro pueda tener un ministro de Finanzas con una línea muy cercana a la suya, por lo tanto tengo la intención de presentarle mi renuncia a Theresa May antes que vaya al palacio a presentarle su propia renuncia el miércoles” a la reina Isabel II, explicó Hammond.

El nombre del primer ministro que reemplazará a Theresa May, designado por los 160.000 miembros del Partido Conservador, se conocerá mañana. Boris Johnson, uno de los máximos impulsores de la salida del país de la UE, es el gran favorito frente al ministro de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt.

Los 160.000 miembros del Partido Conservador deberán decidir mañana entre ambos. Los votos se cerrarán hoy antes del anuncio de los resultados mañana por la mañana.

El vencedor será designado jefe del Partido Conservador y se presentará el miércoles ante Isabel II, que le confiará la responsabilidad de formar Gobierno.

El nuevo premier asumirá sus funciones el miércoles.

Johnson, de 55 años y artífice de la victoria del brexit en el referéndum del 23 de junio de 2016, no excluye salir de la Unión Europea sin ningún acuerdo el 31 de octubre, la fecha acordada con Bruselas.

La primera fecha de salida del Reino Unido de la UE era el 29 de marzo, pero es plazo no se cumplió.

Aunque se consideraba poco probable que Hammond permaneciera en el cargo en caso de victoria de Johnson, sus declaraciones demuestran la oposición a la que se enfrenta este último desde el día uno, pero también el temor que puede inspirar un “no acuerdo”.

Abandonar bruscamente el bloque europeo constituiría una “humillación”, estimó el ministro de Justicia, David Gauke, que anunció igualmente en el Sunday Times que dimitirá si gana Johnson.

El futuro primer ministro tendrá la ardua tarea de triunfar ahí donde May fracasó: aplicar el brexit en un país que sigue profundamente dividido sobre la cuestión tres años después del referéndum.

Como muestra, las decenas de miles de personas que salieron el sábado a las calles de Londres para decir “sí a Europa”, y “no a Boris”.

“Dice tonterías, promete tonterías y hace lo que quiere”, dijo en referencia a Boris Johnson un manifestante, Michael Fowler.

El futuro jefe del Gobierno deberá además encargarse de las tensiones en el Golfo, y de la captura por parte de Irán del Stena Impero, un petrolero de bandera británica.

Personaje excéntrico y polémico, Johnson suscita una profunda animadversión entre los opositores al brexit, muchos de los cuales consideran que su apoyo a abandonar la UE en 2016 no fue más que un instrumento de sus ambiciones personales.

Agencias AFP, Reuters y ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario