Espectáculos

Brad Pitt en el espacio exterior

En un futuro próximo, la exploración espacial será algo común y corriente, pero no sin ciertos inconvenientes. Por ejemplo, una descarga de rayos cósmicos pondrá en jaque nuestro planeta, y todo indicará que la fuente de semejante amenaza no es otra que una misión al confín de la galaxia dada por perdida décadas atrás. El líder de esa misión, el mayor héroe de la exploración cósmica, fue dado por muerto, pero podría estar vivo y generando esta catástrofe desde Neptuno. Brad Pitt es el astronauta hijo de aquel héroe, y por eso el elegido para tratar de hacer contacto con su padre -algo que le provoca sentimientos encontrados-, confirmar si el explorador aún esta vivo, y cuál es su relación con la temible descarga cósmica.

Lo mejor y más interesante de “Ad Astra” es su concepción pesimista de la exploración y explotación espacial. La dirección de arte, la fotografía y los efectos especiales son antológicos, y les dan realismo a escenas tan asombrosas como una persecución de autos lunares o una furiosa pelea en gravedad cero. En cambio la trama, empecinada en combinar “2001, Odisea del espacio” con “Apocalypse Now” -o sea, “El corazón de las tinieblas”, de Joseph Conrad- no siempre resulta tan convincente como las imágenes. La película funciona bien hasta el dilatado encuentro entre Pitt y su padre, Tommy Lee Jones. De todos modos, de principio a fin los aspectos visuales son extraordinarios, igual que el diseño de sonido y la banda sonora de Max Ritcher.

“Ad Astra: hacia las estrellas” (“Ad Astra”, EE.UU., 2019). Dir.: J. Gray. Int.: B. Pitt, T. L. Jones, D. Sutherland.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario