Edición Impresa

Brasil, en la mirada del mundo

Terminó el año 2010 y comienza 2011, para Brasil, la economía latinoamericana más grande, no es un año más, es el del cambio de mandato.

Se fue Lula da Silva, y vino la nueva presidenta Dilma Rousseff , la primera mujer electa en la historia de Brasil, del mismo partido del gran Luiz Inácio Lula da Silva.

Lula deja el poder, según algunas encuestas con el 83% de popularidad, algo excepcionalmente alto, teniendo en cuenta que el presidente americano más popular de la posguerra fue Bill Clinton con un 67% de imagen positiva y seguido muy de cerca por Ronald Reagan.

La elección de una mujer como presidente es un fenómeno típico de mercados alcistas, o positivos, como expresáramos en nuestro libro «El

poder de los mercados». Adicionalmente como contábamos en el mismo libro, los mercados fuertemente alcistas premian con gran aceptación a los mandatarios que se van, fue el caso de Clinton, una gran suba histórica del Dow desde 1992 hasta el año 2000, como fuera la de Ronald Reagan entre 1980 y 1988, y el gran Lula da Silva, en donde su índice Bovespa subió a tasas de tres dígitos promedio en sus 8 años de mandato no ha sido la excepción, fue una de las subas bursátiles más importantes de la historia entre 2002 y 2007, que fuera su primer techo en dólares su crecimiento ha sido exponencial.

Curiosamente el año 2010 que el gran Lula da Silva prometió como el más espectacular de Brasil, si bien puede haber sido en la economía, en el prestigio mundial en la Bolsa, el Bovespa fue una gran decepción, fue una de las pocas Bolsas latinoamericanas que terminó prácticamente neutra, mientras la Argentina creció en dólares un 45%. La Bolsa es anticipación, todo lo bueno de reconocimiento de Brasil en 2010 la Bolsa ya lo había anticipado en 6 años dorados de suba meteórica de precios.

Si fuera por la imagen presidencial, y por los valores conseguidos, quizás uno podría aplicar opinión en contrario, y decir bueno ahora es el turno de bajar en la Bolsa de Valores brasileña, sin embargo, al ser Brasil un país productor de commodities, café, petróleo, soja y teniendo en cuenta las perspectivas optimistas que tenemos para alimentos básicamente para 2011 y los años que vienen es que Brasil seguramente puede aún subir más su Bolsa en el mandato que inicia la nueva presidenta.

Sin embargo, estamos convencidos que países como la Argentina subirán más para achicar el gran atraso que existe en términos bursátiles con el gran mercado brasileño, 2010 mostró dicho camino y creemos que ello se va a acentuar.

Más aún, el índice Merval en dólares al momento de escribir esta nota está librando su batalla con los máximos históricos en dólares de 18 años atrás, un cierre diario, semanal y mensual esperamos que ocurra en este 2011 para continuar liderando los mercados alcistas de Latinoamérica.

Pero vayamos al análisis de la Bolsa de Brasil que nos entrega en forma especial nuestro analista de Ruarte´s Reports en ese país, Gustavo Carrizo.

Balance y perspectivas para la Bolsa de Brasil

Nos encontramos en los últimos días de este 2010 y el índice referencial de la Bolsa de Valores de San Pablo (Bovespa) en 2010 ha tenido una variación negativa de 1%, tomando en cuenta el cierre del año 2009.

Comparada con otras Bolsas de la región, como por ejemplo el IPC de México, que se valorizó aproximadamente un 18,55 por ciento o la Argentina, que a través del Merval tuvo un aumento de alrededor del 49,80 por ciento, el índice Bovespa ha tenido un pobre y muy volátil desempeño encaminándose a cerrar su peor año en relación con los demás mercados emergentes con oscilaciones anuales que se extendieron en el amplio rango de cotización conformado por los 57.633 puntos de mínimos y por

los 73.000 puntos de máximos coincidentes con los techos de 2008.

Este comportamiento de la Bolsa brasileña puede ser atribuido en gran parte a los resultados negativos que han tenido las acciones de la empresa Petróleo Brasileiro SA (Petrobras), la cual posee una elevada participación en la conformación del Índice Bovespa y a las acciones del sector siderúrgico, como es el caso de Gerdau, Siderúrgica Nacional y Usiminas que en conjunto también tienen una alta representatividad en el índice brasileño. Todas ellas se han desempeñado de manera fuertemente negativa durante este 2010.

Sin embargo, para el caso de inversores que han apostado a otros sectores de la economía como ser el financiero, consumo cíclico, consumo no cíclico, algunas firmas dentro del sector de la construcción y/o en la empresa Vale SA han logrado elevados rendimientos en lo que va de 2010. Por ejemplo, la empresa del sector de la minería -Vale SA- subió aproximadamente un 20% en lo que va del año, el sector bancario tuvo subas de entre un 4% a un 18% y hay empresas de consumo no cíclico que se han incrementado hasta en un 35% aproximadamente.

Si miramos las expectativas con respecto a la economía brasileña para 2011, podemos destacar algunos factores favorables que influirán en las empresas cotizantes en la Bolsa de Valores de San Pablo, como puede ser un esperado buen desempeño para compañías ligadas al sector de commodities, un mercado interno que continúe con su elevado nivel de consumo, permanencia en el ingreso de capitales extranjeros al país caso de mantenerse la tasa de interés internacional en niveles bajos y una abundante liquidez en el mundo.

Bajo este escenario esperado en la economía y de selectividad en la Bolsa durante 2010, las perspectivas para 2011 están inclinadas hacia un reacomodamiento de carteras a favor de empresas que presentan aún buenos fundamentos, como por ejemplo Petrobras, y hacia sectores -siderúrgico- que se encuentran retrasados en relación con otros.

Es por ello que las expectativas se encuentran focalizadas a la espera de una mejora en la performance del índice brasileño durante 2011 que permita superar los techos ubicados en los 73.000-74.000 puntos conseguidos en 2 oportunidades -2008 y 2010- aunque manteniendo la volatilidad y selectividad dentro de las acciones que conforman el mismo.

Pasando directamente al análisis técnico del índice Bovespa podemos apreciar que se encuentra dentro de un ciclo alcista iniciado a finales de octubre de 2008 y si bien se halla en elevado grado de desarrollo aún le estaría faltando un avance adicional hacia objetivos de 78.500-80.000 puntos para 2011, valores que esperamos sean conseguidos luego de una elevada volatilidad en las cotizaciones a través de una figura técnica denominada de triángulo diagonal. Bajo este escenario los soportes de mediano plazo que sustentan este tramo alcista faltante se concentran en la zona de 64.000-63.800 puntos. En esos valores deberán colocarse el stop loss de protección para posturas compradas con perspectivas de mediano plazo. Es por ello que recortes intermedios serán tomados como oportunidad de compra en la Bolsa de Brasil, buscando acciones más retrasadas y con fundamentos sólidos para posicionarse a favor de esta tendencia positiva en desarrollo. Valores de ideales de compra podemos situarlos en los 67.000 puntos y luego en la zona de 65.000-64.500 donde se tendría un riesgo técnicamente bien acotado y un potencial importante de ganancia que puede llegar al 20% para este 2011.

En conclusión; si bien estaremos esperando continúe la volatilidad y selectividad en la Bolsa de Brasil, permanece el consenso de un reacomodamiento de carteras a favor de las acciones que han tenido un comportamiento inferior durante 2010 y que aún presentan números y ratios sólidos en sus balances. Serán estas acciones las que impulsen al índice hacia una mejor performance durante el próximo año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario