Edición Impresa

Brasil, preocupado por “crisis de aquí al lado”

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, así como miembros de su Gobierno demostraron estar preocupados frente al “escenario económico” de la Argentina, tras el encuentro con Cristina de Kirchner. Según publicó ayer la revista brasileña Valor Económico en un artículo titulado “Brasil y las crisis de los otros, de aquí al lado”, el columnista Sergio Leo asegura que en el Gobierno de ese país no observan señales de superación de esa situación y “causa escalofríos el deterioro económico” que se observa en la Argentina y en Venezuela.

 
  • La simpatía ideológica pesaba, la proximidad geopolítica también, pero lo que causa escalofríos en la presidenta Dilma Rousseff y sus asesores e inspira los recientes gestos de buena voluntad del Planalto hacia la Argentina y Venezuela es el deterioro económico de los dos países con los cuales Brasil mantiene sus mayores saldos positivos del comercio en América Latina. 

  • Nicolás Maduro necesitará de un clima político menos conturbado para, como ya comenzó a hacer, por lo menos tratar de reducir las disfuncionalidades de la economía venezolana.

  • En la Argentina, la política y la economía no muestran un escenario menos preocupante (que Venezuela), como lo demuestra el brote especulativo por el dólar paralelo, hace dos semanas, enfrentado con intervenciones del Banco Central y de la acción informal del poderoso secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sobre los grandes operadores. 

  • A fines de abril, Dilma y Cristina tuvieron una conversación durísima -según fuentes brasileñas y argentinas- debido a sus desacuerdos en materia de comercio e inversión.

  • Ambas se esforzaron en mostrar sonrisas y cordialidad. La reunión dejó sin resolver cuestiones relevantes para Brasil, como la eliminación de las barreras informales en la aduana; y para la Argentina en obras de infraestructura como un ferrocarril y dos represas hidroeléctricas, para las que necesita créditos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes).

  • Las presidentas decidieron que las autoridades de los dos países se encuentren enseguida para avanzar con los acuerdos. Pero la crisis del dólar paralelo robó la atención en la Argentina y la reunión para tratar los temas que se tocaron en el encuentro no tiene fecha cierta para realizarse.

  • Por mejores que sean los resultados comerciales e inestables estemos en el plano de inversiones con los dos mayores socios de Brasil en el Mercosur, la inestabilidad en la vecindad genera reflejos indeseables aquí y desafía la capacidad del país de intervenir en el escenario internacional.

  • Brasil no puede permanecer como espectador en las crisis vecinas, ni debe actuar impulsivamente, movido por agendas simplistas sugeridas por los gobernantes y la oposición. El diálogo con los mandatarios vecinos es esencial y es fundamental extraer de ellos consecuencias positivas. Hasta ahora, se extrajeron expectativas, insuficientes para alejar el pesimismo.
  • El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

    Dejá tu comentario