Secciones Especiales

Breve guía para recorrer nuestro arte subterráneo

El subte de Buenos Aires fue el primero en Iberoamérica y en todo el Hemisferio Sur. No sólo esto enorgullece sino que también desde el principio se caracterizó por decorar sus estaciones con murales, frisos y esculturas.
Cuando se inauguró, en 1913, iba desde Perú hasta Congreso. A las paredes de las estaciones les colocaron frisos de distintos colores, para facilitar su identificación a los pasajeros que desconocían el español o que eran analfabetos. Eran tiempos en que la Argentina se había convertido en tierra de promisión y estaba entre los seis más importantes por su potencial de desarrollo. Hoy esas estaciones de la línea A son Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires y varias fueron declaradas Monumento Histórico Nacional en 1997 por constituir «verdaderos testimonios del espíritu cosmopolita y abierto de nuestra nacionalidad».
A partir de aquellas iniciales estaciones, incluir obras de arte en ellas se convirtió en una tradición que lamentablemente durante años estuvo congelada. Felizmente, a partir de 1998 Metrovías dio nuevo impulso a los murales artísticos colocando año tras año obras de Molina Campos, Allievi, Compagnucci, Páez Vilaró, Sábat, Benedit, Altuna, Breccia, Robirosa, Noé, Polesello, Marcia Schwartz, Roux, Paksa, Renzi, Mildred Burton, entre otros. Si bien resulta arduo establecer todo lo artístico que ofrecen esas galerías subterráneas, ofrecemos datos de una propuesta de algunos de los atractivos murales que es posible contemplar en diversos recorridos.

Linea A - (Plaza de Mayo-Primera Junta)

La estación Perú ha sido conservada como cuando se inauguró en 1913. La línea tiene un bellísimo tren histórico, placer de los turistas. Salvo una magnífica excepción, las estaciones no cuentan con murales, pero han cobrado valor por sus más de 90 años de historia. En los 80 se devolvió a la estación Perú su aspecto inicial, colocándole las originales tulipas de iluminación, rejas, afiches publicitarios, balanzas y otros objetos de época. Los murales de la línea están en el túnel de combinación con las estaciones Lima y Avenida de Mayo de la línea C. Son tres realizados en 2000 por Hermenegildo Sábat sobre los grandes del tango y uno de Horacio Altuna, instalado en 2002, sobre sus clásicos personajes porteños.

Linea B - (Leandro Alem-Los Incas)

Las estaciones originales de la línea B, inauguradas entre 1930 y 1931, fueron recubiertas con mayólicas y azulejos esmaltados para facilitar su identificación por los inmigrantes. Durante refacciones realizadas en los 90 se recubrieron las paredes con paneles grises a excepción de los carteles con los nombres de las estaciones, que fueron tapados con pintura blanca. A partir de 1991 la mayoría de las estaciones ha recibido murales de reconocidos artistas como los de Breccia y Solano López sobre la historieta «El Eternauta», el de Roberto Fontanarrosa de «Inodoro Pereyra», y el del humorista Crist en la estación Uruguay o el de Mariano Imposti Indart sobre la historieta «Patoruzú» en la estación Florida. En la de Callao hay dos de Daniel Kaplan y uno de Héctor Meana. La de Pueyrredón tiene uno de Juan Doffo. En la estación Carlos Gardel hay cuatro: Andrés Compagnucci, en uno homenajea a Gardel y en otro al Mercado de Abasto, y Carlos Páez Vilaró hace en dos su aporte al mito gardeliano.
En la estación Medrano hay una obra del consagrado maestro Guillermo Roux, y una de Juan Pablo Renzi y Arturo Holzer. En la estación Angel Gallardo se pueden ver obras de Margarita Paksa y Marcia Schwartz. En la Dorrego los cuatro murales pertenecen a Mildred Burton, Scafidi y Cambré. En la Federico Lacroze hay un mural de Gustavo Grünig y otro de Emma Gargiulo. En Tronador hay 18 vitrales con imágenes históricas del barrio de Villa Ortúzar, tal como fuera cantado por Borges en su primer libro de poemas, realizados en el taller de Roberto José Soler. La terminal, Los Incas, está decorada con motivos precolombinos y 16 murales que evocan las culturas indígenas americanas de Damián Dillon y María Eggerslan.

Linea C - (Retiro-Constitucion)

Esta línea, conocida como «la de los españoles», tiene en las estaciones Lavalle, Diagonal Norte, Avenida de Mayo, Moreno, Independencia y San Juan, murales alusivos a los diferentes paisajes de España, por caso, «Santiago, Lugo, Asturias y Santander», en la estación Moreno, «Granada, Córdoba, Ronda, Palos y Huelva, en la estación Independencia, ambos de Martín S. Noel y Manuel Escasany, y «El acueducto romano de Segovia» de Ignacio Zuloaga en la estación Avenida de Mayo. A partir de 1998 colocaron tres de Florencio Molina Campos en la estación Constitución, dos magníficas obras de Fernando Allievi en la terminal de Retiro, una de Luis Fernando Benedit y otra de Luis Felipe Noé, en la Estación General San Martín, entre otros.

Linea D - (Catedral-Congreso de Tucuman)

Se pueden ver, entre otras obras, «Buenos Aires en 1936» de Rodolfo Franco (Catedral), dos paisajes autóctonos de Alfredo Guido (Bulnes) y dos urbanos (9 de Julio), un típico Quinquela Martín (Plaza Italia), Josefina Robirosa (Olleros), Polesello (José Hernández), en Juramento hay dos obras de Soldi y un mural sobre el hundimiento del crucero General Belgrano, torpedeado por el submarino británico Conqueror en la Guerra de Malvinas.

Linea E - (Bolivar-Plaza de los Virreyes)

Vale la pena detenerse a contemplar la extraordinaria obra «Jujuy: los gauchos norteños» de Alejando Sirio (estación Jujuy), «La batalla de Caseros» de Leone Matthis de Villar (Urquiza), «La Conquista del desierto» de Antonio Ortiz Echagüe (Entre Ríos), «Rogad por nosotros» y «Estación Medalla Milagrosa» de Santiago García Sáenz (Estación Medalla Milagrosa), además, en la estación Boedo un mural muestra con criterio moderno la época colonial.

Linea H - (Once-Caseros)

Inaugurada en octubre de 2007, es la primera línea de subtes que se construye en la Ciudad después de 60 años, tiene murales dedicados a artistas del tango en todas sus estaciones. Se planteó que cada una esté dedicada a una figura, como Julio de Caro en la de Caseros, Azucena Maizani en Inclán, Francisco Canaro en Humberto I, Osvaldo Fresedo en Venezuela y Aníbal Troilo en Plaza Miserere, donde los murales pertenecen a Sábat.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario