Espectáculos

Bruna Lombardi: de lo íntimo personal a lo íntimo del poder

De origen brasileño, la serie cuenta la historia de una terapeuta que se une a un investigador y a un periodista para desentrañar un asesinato.

El sexo y la corrupción, los hackers y el poder económico, son los temas de la segunda temporada de “La vida secreta de las parejas”, que estrena HBO el 13 de octubre a las 21. De origen brasileño, la serie creada por Bruna Lombardi y Kim Riccelli, que también dirige junto a Carlos Alberto Riccelli, cuenta la historia de una terapeuta que se une a un investigador y un periodista para desentrañar un asesinato. En los primeros episodios, un grupo de hackers intenta obtener archivos confidenciales sobre la red de corrupción dirigida por un banquero vinculado al vicepresidente. Dialogamos con Lombardi (guionista y protagonista), Riccelli (director) y Roberto Ríos, vicepresidente corporativo para América Latina de HBO.

Periodista: La terapia, la corrupción y el poder son temas que no pueden faltar en las series de hoy. ¿Pensaron el guión en función de esa premisa?

Bruna Lombardi: El gran diferencial de nuestra serie son las capas que despliega cada uno de esos temas, sabemos que son atractivos, pero la clave es la complejidad. Abordamos la terapia y la sexualidad como una forma liberadora del autoconocimiento, y creemos que el camino de ser uno mismo a veces implica lidiar con una sociedad que no siempre está preparada. Pero a la vez hay en la trama una serie de presiones que intenta impedir que se crezca como ser humano. Esa sociedad también tiene sus propios secretos, y a la vez la gente que busca terapia los tiene, como la terapeuta, mi personaje, que esconde un secreto muy íntimo. Y partimos de esa intimidad para poder entrar en la intimidad del poder, que oficia de telón de fondo. Se plantea el clásico “nada es lo que parece”.

P.: ¿Qué novedades trae la segunda temporada?

B.L.: Esos secretos que se mostraban en la primera van a ser cuestionados y vamos a demostrar que somos vigilados todo el tiempo. La vigilancia va a revelar ese poder, al igual que cada personaje, en el momento más oportuno, va a revelar su propia corrupción interna.

Carlos Riccelli: Una de las cosas que aborda esta temporada es que el poder no siempre está donde lo imaginamos; lo analizaremos desde esa intimidad, por ejemplo, a un personaje muy poderoso, como el presidente, en su vida íntima se lo verá subordinado a su esposa.

P.: ¿Hay algo del “empoderamiento” femenino a tono con estos tiempos? Ese parece ser otro de los tópicos que no pueden faltar..

B.L.: No estuvo pensado de esa manera. Lo que me gusta es la complejidad de los personajes; cómo los seres humanos que creemos en algo, que queremos ser alguien, aun así cometemos errores y nos traicionamos como personas. Cuanto más complejos, más interesantes. Me gusta particularmente mostrar todas las facetas y mi personaje, Sofía, me atrae porque es desafiante y está lidiando con problemas internos, grandes y graves. Sin embargo, se esfuerza por mantener la apareciencia y el control para ser buena y eficaz como profesional, debe cuidar a sus pacientes pero en su intimidad tiene debilidades enormes y dilemas, paga por sus errores y las elecciones dudosas que hizo. Ella misma se engañó.

P.: ¿Cómo encaró la dirección de actores?

R.: Me gusta darles espacio para que ellos creen. Los personajes escritos por Bruna ya vienen con varias capas, y esto es lo que me interesa pedirle a un actor cuando lo estoy dirigiendo, quiero que muestre el lado más débil de cada personaje y también el más fuerte, quiero un ser humano. No me gusta que el actor venga con el personaje listo al rodaje, busco la indecisión en cada personaje y que estén presentes en el momento. Cuando dicen su letra que lo hagan pensando en lo que está diciendo el otro. Este es un material fértil para que cualquier actor vuele.

P.: ¿Recurren en HBO a algoritmos similares a los de Netflix para saber con mayor precisión qué contenido atrae al televidente?

Roberto Ríos: Nuestro trabajo es mantener la relación directa con el núcleo creativo y detectar ideas que tengan origen genuino. Somos corredores de maratón no de 100 metros, buscamos personajes complejos para que sea el tiempo lo que ayude a entenderlos mejor. Recordemos “Los Soprano” o “The Wire”, con personajes entrañables. Nos sentamos con los contadores de historias y son caminos de más de dos años, desde la idea hasta que la serie está lista. Como cualquier cosa buena, las series requieren de tiempo, también amor y atención. La clave está en los recursos intelectuales, afectivos, económicos y técnicos, igual que hace 30 años cuando HBO comenzó a producir. Hay un respeto genuino por la historia, por los creadores y por el equipo. Siempre los primeros espectadores somos nosotros, los ejecutivos, y soy aquel que pregunta a los creadores para que mis dudas despejen las posibles dudas del espectador.

P.: ¿Aprovechan la idiosincrasia del país que produce la serie, en este caso Brasil?

R.R.: Lo auténtico es universal, lo genuino atraviesa fronteras, la verdad, el amor, el odio, la justicia, no importa dónde transcurre la historia si es genuina.

P.: ¿No pierden así algo de ese color local que tanto valora Hollywood de las producciones independientes?

R.R.: Si es genuino y universal puede transcurrir en un rincón de Buenos Aires o donde sea; si es aburrido o poco interesante no atraviesa ninguna frontera.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario