Información General

Brutal paliza a un profesor por aplazar a alumna

Un profesor de la ciudad de Mendoza sufrió un brutal ataque de un hombre que lo esperaba a la salida del colegio armado con un caño de gas.

La víctima se llama Rubén Ferreira, tiene 53 años y dicta clases en un Instituto de Educación Superior Docente. A raíz de la golpiza, sufrió la fractura expuesta del tabique nasal, una herida sobre el ojo izquierdo y diversos traumatismos.

En medio de la golpiza, el atacante le dijo que lo hacía por "haber bochado a mi hija". El profesor no llegó a verle el rostro al agresor, lo que dificultaría hallar al responsable.

El único dato que pudo aportar es que el agresor sería un hombre "de entre 30 a 35 años", lo que orientaría la investigación hacia otras pistas debido a que es muy joven para ser padre de una alumna del instituto, donde concurren estudiantes egresados de colegios secundarios.

El docente, sorprendido cuando se disponía a tomar el colectivo, puntualizó que el agresor sabía dónde golpear ya que primero lo atacó en la cabeza y luego le pegó repetidamente en las piernas.

En primera instancia Ferreyra recibió un impacto en la cara que le provocó una fractura expuesta en el tabique nasal y a continuación los golpes fueron insistentemente dirigidos hacia las piernas.

Tras la brutal golpiza el profesor de Geografía fue asistido por vecinos del lugar que rápidamente lo trasladaron al hospital Perrupato, donde los facultativos atendieron las heridas que incluían rotura de tabique nasal, desprendimiento de parpado del ojo derecho y contusiones en ambas piernas.

Ferreira aseguró respecto a su agresor que "no podría reconocerlo aunque lo tuviera enfrente". Aún dolorido por las heridas recibidas dijo a medios periodísticos que duda que el agresor fuera padre de una alumna.

Aunque mientras lo atacaba repetía que "esto te pasa por haber bochado a mi hija", Ferreyra destacó que el individuo aparentaba tener 35 años por lo que resultaría muy joven para ser padre de alumnas con edades que oscilan entre los 18 y 25 años.

"Después de pegarme en la rodilla derecha siguió pegándome en la cabeza", indicó Ferreyra, para agregar que al ser consultado sobre el motivo de la agresión el desconocido respondió que "esto te pasa por haber bochado a mi hija".

Tras la brutal golpiza el profesor de Geografía fue asistido por vecinos del lugar que rápidamente lo trasladaron al hospital Perrupato, donde los facultativos atendieron las heridas que incluían rotura de tabique nasal, desprendimiento de parpado del ojo derecho y contusiones en ambas piernas.

Mientras tanto, investigadores policiales realizan gestiones para identificar al agresor y aseguraron que están "corroborando una lista de alumnos que el lunes pasado rindieron un examen con el profesor y algunos fueron aplazados".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario