Edición Impresa

Buenos Aires, próxima sede mundial contra el bitcoin

A pedido de Francia y Alemania, en la cumbre del lunes y martes se pedirá que los máximos responsables de las finanzas mundiales cuestionen el uso de este instrumento y alerten sobre las consecuencias negativas sobre la estabilidad monetaria y los delitos virtuales.

Buenos Aires puede convertirse en la sede de la embestida oficial más importante de la historia contra las criptomonedas en general y el bitcoin en general. Será en la cumbre de ministros de Finanzas y titulares del Banco Central del G-20 del 19 y 20 de marzo; en la que Argentina será anfitriona por primera vez en su historia. En este marco, con 50 delegaciones diferentes de todo el globo, los países más desarrollados intentarán que la cumbre que organiza Mauricio Macri, y que tendrá a Nicolás Dujovne y a Federico Sturzenegger de anfitriones, publique un documento condenatorio contra los nuevos instrumentos financieros. Y que además, de ser posible, se ratifique que las únicas monedas e inversiones confiables son las tradicionales y las avaladas por los bancos centrales.

El petitorio formal para que se avance en este documento fue ya pedido formalmente a la Argentina por dos países europeos: Francia y Alemania. Tanto el ministro de Hacienda como el presidente del Banco Central locales, ya saben que sus colegas Bruno Le Maire y Olaf Shöltz y Fancois Villeroy de Galhau y Jens Weidmann, impulsarán un documento crítico contra las bitcoins y todas las monedas virtuales. Ambos tendrán el aval del titular del Banco Europeo Mario Draghi y el guiño de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde; quienes firmarían el documento final condenatorio a las operaciones sin control oficial de las criptomonedas. La posición es compartida por Japón (especialmente por el presidente del Banco Central japonés Haruhiko Kuroda) se espera convencer a uno de los hombres fuertes del evento, el secretario del Tesoro norteamericano Steven Mnuchin.

El argumento de los cuestionamientos ya había sido expuesto por Francia y Alemania como una potencial, y cada vez más palpable, amenaza a la estabilidad monetaria mundial, tanto en el caso del bitcoin como el resto de las monedas virtuales comercializadas sin resguardo financiero real. El mes pasado, Galhau y Weidmann firmaron un documento donde se exponía que "creemos que puede haber nuevas oportunidades que surjan de los tokens y las tecnologías detrás de ellos" pero que "sin embargo, los tokens podrían representar riesgos sustanciales para los inversores y pueden ser vulnerables a los delitos financieros sin medidas apropiadas". Indicaron también que "a largo plazo, también pueden surgir riesgos potenciales en el campo de la estabilidad financiera". Lo que buscarán estos países es que Dujovne y Sturzenegger comanden el debate sobre la criptomonedas y que al finalizar las jornadas del lunes y martes, haya un primer e inédito documento condenatorio y crítico de estos nuevos instrumentos. Como será un escrito fundacional en contra del bitcoin y similares, se lo podrían incluso bautizar como el "Documento de Buenos Aires sobre monedas virtuales.

En total estarán en el país 50 delegaciones participando del primer megaencuentro vinculado a la cumbre del G-20. Serán 29 ministros de Finanzas, 20 presidentes de bancos centrales y 10 titulares de organizaciones internacionales. El G-20 aglutina 75% del PBI mundial y 80% del comercio internacional.

Además de las criptomonedas, se tratarán las nuevas trabas al comercio internacional, especialmente las barreras aplicadas por Donald Trump contra el acero y el aluminio (ver pag.5). Además, se debatirán diferentes capítulos semidiplomáticos como el futuro del trabajo, infraestructura, regulación financiera, arquitectura financiera internacional, y tributación internacional. Después de la reunión, difundirán un comunicado con las principales conclusiones, que serán el sustento de las recomendaciones que luego llegarán a la Cumbre de Líderes de noviembre; la que también organizará Argentina.

El G-20 es el principal foro de coordinación económica internacional; reúne a las 20 principales economías del mundo, tanto desarrolladas como emergentes, con el objetivo de promover la cooperación económica global.

En la previa, habrá dos jornadas de debates de los "deputy" de los ministros, los próximos 17 y 18 de marzo, donde por la Argentina participarán Laura Jaitman (deputy de Finanzas), y el Vicepresidente del Banco Central, Demian Reidel. De allí surgirá el borrador de discusión que tratarán los ministros y banqueros centrales, en los dos días subsiguientes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora