Economía

Bulleri: "El sistema de financiamiento de la salud está en crisis"

La firma cooperativa de medicina prepaga tiene fuerte presencia en el interior y ahora proyecta crecer en CABA y el GBA. Su titular dice que la falta de crédito y la devaluación pusieron "en jaque" al sector.

Aca Salud es la cobertura médica integral del grupo cooperativo ACA, formado por la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), el Grupo Asegurador La Segunda, Coovaeco y la Fundación NODOS. Cuenta con más de 140.000 afiliados y está llevando adelante un plan de expansión con el que prevé alcanzar los 300.000 socios en 2023. Con fuerte presencia en el interior del país, ahora está desarrollando el reposicionamiento de su marca y el desembarco en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Periodista: ¿Cómo analiza la actualidad del sistema de medicina prepaga en este contexto económico recesivo?

Guillermo Bulleri (G.B.): Claramente, el sistema de financiamiento de la salud está en crisis. Hay un problema sistémico que no es solamente aplicable a las prepagas, sino que también afecta al sistema de la seguridad social y a la salud pública. El sector tiene de por si una inflación propia muy alta que ahora está enmascarada con la fuerte inflación real general de la economía. Este es un fenómeno global y estructural, propio del envejecimiento de las poblaciones, de la aplicación de nuevas tecnologías, de la excesiva especialización, del uso abusivo de prácticas, entre otros factores. Además, al ser una actividad de alto riesgo, históricamente nunca obtuvo buenas tasas de rentabilidad y hoy esto es clave considerando los escenarios futuros de la mano de los avances tecnológicos. Puntualmente, para el desarrollo de nuestros proyectos nunca nos financiamos con préstamos, siempre fue con fondos propios, utilidades y con capitalización cuando hace falta.

P: ¿Qué golpea más a esta actividad, la falta de financiamiento o los costos dolarizados?

G.B.: Ambas variables están poniendo al sistema de salud en jaque. En cuando al dólar, es cierto que tenemos un porcentaje muy alto de nuestros costos atados a esta moneda, básicamente es todo lo que tiene que ver con prácticas diagnósticas, las inversiones en equipamiento y la medicación de alto costo. En este contexto, tenemos que ser conscientes que el avance de la tecnología no pide permiso y constantemente están llegando novedades que son necesarias aplicar al sector. Todas estas variables conforman un combo muy complejo, que compite con el resto de los costos como son los salarios, los servicios y el resto de los gastos de componentes locales.

P: Ante este escenario que usted describe, ¿cómo se planta Aca Salud y qué proyecta?

G.B.: Nosotros tenemos la particularidad de ser parte del grupo que conforma la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y eso es un gran beneficio; en primer lugar por el respaldo financiero y reputacional que contamos, porque esta compañía participa en alrededor del 17% de la originación de granos argentina, tiene, entre muchas cosas, dos puertos propios y está construyendo un tercero en Timbúes (Santa Fe), exporta sus productos al mundo destacándose la exportación de carne a Japón que fue noticias estos días; posee una planta de producción de bioetanol de última generación, ACA Bio, además de una planta de reciclado de residuos plásticos como contribución al cuidado del medioambiente. Por todo esto es que está entre los grupos de empresas más importantes que operan e invierten en la Argentina. Por otro lado y porque nacimos en el sector cooperativo, está en nuestro ADN una manera honesta de relacionarnos con nuestros asociados, buscamos brindar un buen servicio a toda la comunidad, sin descuidar la parte humana, somos una empresa 100% argentina que tiene más de 40 centros propios de atención directa y más de 300 en total si se cuentan todos los que conforman al grupo cooperativo. En este contexto contamos con alrededor de 140.000 asociados y estamos llevando adelante un fuerte plan de expansión con el que apuntamos a alcanzar los 300.000 asociados en 2023. Tal como viene planteado el escenario, creemos que lo vamos a lograr y quizás incluso superarlo. El objetivo es posicionarnos como una alternativa de elección significativa dentro del sistema de salud, reconocido por la calidad de nuestros servicios y la calidez de nuestra gente.

P: ¿Cómo hacen para plantear una expansión tan grande en este escenario complejo que describe y en el que incluso la medicina prepaga hoy tiene un alto costo para los usuarios?

G.B.: La compañía tiene una virtud que es el buen manejo del costo prestacional y muy buenos productos que cuentan con la cogestión, es decir, el socio participa y direcciona las prestaciones y las atenciones que prefiere utilizar, de esta manera es más eficiente para ambas partes. Por otro lado hay algo que se nota y mucho a la hora de sumar asociados, tenemos muy buenos precios, además de todos los incentivos por nuevo afiliado, en líneas generales nuestro planes de cobertura son entre un 30 y un 40% más económicos que los de las denominadas prepagas “de primera línea”, y por supuesto brindando un servicio similar o mejor que nuestras competidoras. Eso está comprobado en un estudio de mercado que está disponible.

P: ¿Están recibiendo nuevos asociados que vienen justamente de las prepagas de primera línea y que hoy buscan mejores precios por la crisis?

G.B.: Por supuesto, en este contexto económico estamos atrayendo justamente a estos asociados que no quieren resignar calidad pero buscan mejores precios. El mercado de la medicina prepaga tuvo una caída de alrededor del 1,5% en los últimos meses, según un informe de la consultora Claves, y nosotros conseguimos un crecimiento del 6,5%. Esto habla a las claras de lo que está pasando en el sector. Actualmente el mercado alcanza en total a alrededor de 7,5 millones de personas, entre las cuales hay un movimiento mensual, es decir que cambia de compañía, alrededor del 1,5%; así es que en un mercado que no está creciendo nosotros lo estamos haciendo gracias a ese movimiento.

P: Su origen y su fortaleza actualmente está en el interior, ¿cómo proyectan crecer en el mercado de Capital Federal y Gran Buenos Aires?

G.B.: Es algo indispensable dentro de nuestra estrategia de crecimiento. Además de contar con una buena oferta de precios, es indispensable estar donde hay densidad demográfica y eso es Capital Federal y Gran Buenos Aires. Afortunadamente, si bien no teníamos presencia física en el área, si tenemos una muy buena reputación. Contamos con una excelente relación con los prestadores de primera línea y nos reconocen por las derivaciones que hemos realizado durante más de 45 años; también por nuestra trayectoria, en cuanto a la seriedad de los pagos y al cumplimiento de los compromisos asumidos. Esto nos permitió ilusionarnos y empezar a generar un plan de crecimiento que está basado fundamentalmente en asesores comerciales y en el desarrollo de nuevas locaciones, en principio, en algunos lugares del gran Buenos Aires. Además ofrecemos una cartilla de prestadores muy nutrida y fundamentalmente de calidad.

P: ¿Cómo analiza el desembarco de la “telemedicina” a la Argentina, lo ve como un cambio para mejor en el sector?

G.B.: Creo que es una herramienta muy útil aunque aún incipiente en su utilización. Estamos experimentando un cambio muy profundo gracias a la tecnología y no solo va cambiar la manera en que la gente hace su consulta al médico, vendrán muchas innovaciones en breve, como por ejemplo en los métodos de diagnóstico, también de la mano de la portabilidad telefónica y esto va a generar un cambio de paradigma. La tecnología está cambiando a la medicina en general y tal como mencionaba antes, esto representa un desafío en cuanto al financiamiento que habrá que resolver indagando en nuevos modelos.

P: ¿Cuáles son los pro y los contras de estar bajo el paraguas del sistema cooperativo compitiendo con las grandes empresas del sector?

G.B.: En primer lugar nosotros estamos bajo la organización societaria de una cooperativa pero en definitiva operamos como cualquier empresa del rubro, con los mismos estándares de gestión y resultados. A su vez, los valores cooperativos en los que nos apoyamos, que son parte del modelo de empresa, son modernos y de avanzada principalmente en la mirada integradora de las personas. Por otro lado formamos parte de un grupo que nos hace ser muy sólidos en todos nuestros emprendimientos, todo esto se puede mencionar entre los pro. La contra, quizás, está en que en algunos lugares, se asocia a la cooperativa como a un sistema que no funcionó bien en el pasado, sobre todo en las grandes urbes. Obviamente nosotros estamos lejos de eso, porque en el interior del país las cooperativas cumplen un rol clave social que va desde el financiamiento, hasta brindar servicios, justamente ahí está otra de nuestras fortalezas. Abordamos nuestra labor desde un lugar más humano, cerca de la gente y trabajamos para integrar más asociados a nuestro círculo virtuoso.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario