Información General

Bullrich recibió al médico Villar Cataldo y le ofreció protección

La ministra de Seguridad se reunió con el médico que fue declarado no culpable por matar a un ladrón. La funcionaria justificó su ofrecimiento porque "queremos que cuando en la Argentina haya justicia, nadie quiera hacer venganza".

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich recibió al médico Lino Villar Cataldo, quien fue declarado no culpable del homicidio de un joven que lo asaltó en Loma Hermosa en 2016, y le garantizó protección para él y su familia ante las amenazas que recibió desde que ocurrió el hecho.

La funcionaria se reunió con Villar Cataldo en la sede de la cartera ubicada en el barrio porteño de Recoleta y durante el encuentro también estuvo presente el jefe de Gabinete del ministerio, Gerardo Millman, y el abogado del médico, Diego Szpiegel.

"Como ministra de Seguridad, lo que necesite el doctor para su seguridad, la de su familia y la de sus cuatro hijos, va a tenerlo. Porque queremos que cuando en la Argentina hay justicia, nadie quiera hacer venganza", sostuvo Bullrich.

Mirando a Villar Cataldo, parado a su lado, le dijo: "Usted esperó dos años y medio a esta Justicia y la tuvo, cuente con los recaudos que el Ministerio puede poner para usted y su familia". Sobre lo que le sucedió al médico, la ministra consideró que "tuvo que defenderse de una manera que no es la que uno le gusta, pero que era su vida o la del delincuente".

"Nosotros mantenemos la filosofìa que mantenemos siempre, la sostenemos para Cataldo y para todos los casos en los que creemos que hay legítima defensa o cumplimento del deber", afirmó y dijo que este caso va a sentar jurisprudencia como el del carnicero que mató a un ladrón en Zárate.

Por su parte, el médico le agradeció a la ministra sus palabras y que siempre haya manifestado que "no hay que transformar a la víctima en victimario". "Y efectivamente es un hecho real. Fue un hecho no buscado por mi, fue un hecho desgraciado porque siempre me formé para salvar vidas y en este caso se perdió una vida. No importa que es un delincuente", remarcó.

Villar Cataldo agradeció también la decisión del jurado popular que le quitó la culpabilidad pero sostuvo que "el miedo nunca se pierde". "Yo sigo teniendo temor por mi y por mis hijos, que tienen que salir a trabajar. Entonces al principio hubo mucha amenaza hacia la vida de ellos y hacia mi, que tarde o temprano iban a vengarse", explicó.

Pese a lo sucedido, el médico defendió la utilización de armas y enfatizó: "El uso de armas es una decisión personal, como legítimo usuario no estoy violando ninguna ley". "Simplemente cumplí con todos los requisitos que tiene que tener un ciudadano para tener un arma en la casa, no soy portador, la puedo tener dentro de mi domicilio", indicó.

Villar Cataldo le volvería a dispararle a un delincuente si su vida o la de sus hijos corriera peligro

Villar Cataldo fue declarado no culpable del homicidio del ladrón Ricardo "Nunu" Krabler (24) por un jurado popular, al cabo de un juicio que se había iniciado el lunes último en e Tribunal Oral Criminal 3 de San Martín.

Villar Cataldo señaló en declaraciones radiales que volvería a dispararle a un delincuente si su vida o la de sus hijos corriera peligro. "Tener un arma legal como la que yo tengo no es un delito. Y si ocurriera otro momento en el que peligra mi vida o la de mis hijos, tengo que defender. ¿Por qué un día me voy a defender y otro día voy a abrir los brazos y decir 'máteme'?", expresó.

Terminó un proceso que significa que yo no voy a la cárcel, pero no el proceso interno y el hecho y el recuerdo permanente, y la angustia. No sé si esto me va a llevar a la muerte igual producto de una enfermedad severa", sostuvo a la par que agregó que la vida para él y su familia "ha cambiado absolutamente".

El hecho juzgado ocurrió el 26 de agosto de 2016, cerca de las 20, cuando el médico se retiraba con su Toyota Corolla de su consultorio de la calle Ombú 6865, de Loma Hermosa, y fue abordado por Krabler.

Según dio por probado la fiscalía, el asaltante le dio un culatazo en la cabeza, se subió al vehículo del médico con fines de robo y terminó muerto de cuatro balazos efectuados por el imputado con una pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario