Política

Bullrich volvió a defender la fusión de grados y cursos

El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, defendió la medida por la que se fusionaron 221 cursos, e insistió en que esto no implica el cierre de cursos ni el traslado a otras escuelas. "Se fusionaron los grados y cursos que tenían menos de 15 alumnos cada uno, así como se incorporaron maestras auxiliares a aquellos otros que tenían cuarenta o más", dijo al explicar la medida que data del 29 de febrero último.

En una conferencia de prensa que siguió a la habitual reunión de gabinete en el Palacio comunal, el ministro argumentó sobre las razones de esta medida que, según dijo, "tiende a mejorar la calidad educativa en las escuelas públicas de la ciudad".

"Pedagógicamente no es recomendable tener cursos con menos de 15 alumnos, ni tampoco con más de 40, con la fusión en el primer caso y la incorporación de la maestra auxiliar en el segundo, se logra mejorar la calidad educativa", dijo.

Si bien Bullrich aclaró que recién el 30 de marzo tendrán la cifra definitiva de cantidad de alumnos y de cursos, señaló que "lo que se busca con la medida es trasladar recursos a escuelas de la zona sur, que son las que tienen mayor demanda de matrículas y, por lo tanto cursos muy numerosos, de más de 40 alumnos".

El ministro dijo también que en el caso de las fusiones "nunca se llega a más de 30 alumnos por clase" y que "está excluído de la medida primer grado" y "las escuelas de zona sur".

Recordó que en sus dos años de gestión al frente de la cartera educativa porteña "se crearon 4.000 cargos docentes" y adelantó que este año deberán tomar estudiantes que cursen el último año de la carrera docente porque "no habrá graduados" como consecuencia de la modificación de la ley de educación que llevó de 2 años y medio a cuatro la duración de la carrera de maestro.

"Este año seguiremos tomando docentes en su último año de carrera por la gran demanda de docentes, sobre todo en escuelas de la zona sur de la ciudad", consignó Bullrich. El funcionario porteño dijo también que está "en permanente diálogo con los gremios docentes" y entendió que "se oponen a la medida porque tienen necesidad de confrontar porque son oposición".

Por su parte, la titular de CTERA, Stella Maldonado, consideró que el cierre de cursos en las escuelas porteñas dispuesto por el gobierno de la Ciudad "es un ajuste en educación y un ataque directo a la escuela pública". Frente a la carpa que montaron el lunes los docentes al lado del Cabildo, Maldonado sostuvo que esta medida "afecta intereses concretos de familias y estudiantes ya se que se están fusionando cursos que van quedar con una cantidad importante de alumnos".

"Se están cerrando cursos de último año de escuela secundaria y con especialización, esto no se ha visto nunca, ni en los peores momentos de ajuste de los 90 se ha llegado a cerrar cursos de último año de escuela secundaria como pretende hacer el gobierno de la Ciudad", agregó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario