Edición Impresa

CABA exime de Sellos a los autos 0 km y Buenos Aires difiere el pago

Tanto la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como la provincia de Buenos Aires decidieron acompañar al Gobierno nacional en el plan que lanzó para impulsar la industria automotriz a través de descuentos, algunos de envergadura, sobre el precio de venta de los automotores y de este modo reactivar el consumo

En esas operaciones, en el marco de impuestos provinciales, se genera por un lado el Impuesto sobre los Ingresos Brutos y por otro, en lo que hace a la instrumentación de la transacción, el Impuesto de Sellos.

La recaudación de Ingresos Brutos podrá verse resentida por una menor base imponible, producto de los descuentos aplicables, desde la óptica del Fisco, y por ende, por igual razón, también resultará menor para el adquirente.

Con relación a Sellos y su efecto directo en el precio final del vehículo, la situación varía según el hecho imponible se produzca en jurisdicción porteña o en jurisdicción bonaerense.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires recientemente acaba de aprobar la Ley 6.169, que exime del Impuesto de Sellos a las operaciones de compraventa de autos 0km que se radiquen en dicha jurisdicción. Es decir, al ser un tratamiento exentivo no se devenga ninguna obligación de pago.

La ley sancionada fue iniciativa del Ejecutivo citadino, que exonera del pago del 3% en concepto de Impuesto de Sellos a todos los vehículos de hasta $750.000 que se adquieran y radiquen en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, con vigencia a partir del 12 de junio y hasta el mes de septiembre, inclusive. Atento el tope dispuesto, la intención parecería beneficiar a los sectores de capacidad contributiva media incentivando la renovación de unidades.

Por supuesto que el “quantum” del mismo dependerá del precio del vehículo elegido, pero tomando como referencia el tope indicado se deduce que el beneficio puede sumar hasta $22.500 (3% s/ $ 750.000).

La provincia de Buenos Aires, si bien también se sumó al alivio diseñado por el Gobierno nacional, no es tan categórica como lo decidido en CABA pues no lo concreta por vía exentiva sino de ampliación del plazo o diferimiento del pago.

En efecto, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) mediante el dictado de la Resolución Normativa 16/19, estableció que se considerará abonado en término el Impuesto de Sellos que corresponda por los contratos de compraventa de vehículos nuevos (automóviles 0 km o sin uso) cuyo valor sea igual o inferior a la suma de $ 750.000, que se formalicen entre los días 18 de junio y 30 de setiembre -ambas fechas inclusive-, permitiendo que el importe resultante del impuesto sea ingresado hasta el 31 de enero de 2020; o sea entre un semestre y un cuatrimestre de plazo para el pago, según el mes en que haya ocurrido la adquisición.

Como puede advertirse hay coincidencia en el lapso y monto para aplicar el beneficio, pero no en el tipo de beneficio acordado.

Para determinar el valor tope deberá considerarse el precio de venta correspondiente al vehículo -excluidos los montos facturados en concepto de gastos, formularios y aranceles- o el valor asignado al mismo a efectos del cálculo del Impuesto a los Automotores correspondiente al año en el cual se produzca la operación, el que fuera mayor.

Paralelamente se suspende la obligación de los encargados de los registros seccionales de la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad Automotor y de Créditos Prendarios, de recaudar el Impuesto de Sellos que corresponda por las operaciones cuyo pago se difiere pero deben dejar constancia de la aplicación de la RN 16/19 en el respectivo instrumento.

En consecuencia, se estipula que el impuesto correspondiente por estas operaciones deberá ser ingresado por los propios contribuyentes, aunque la forma y plazo deben ser reglamentadas por ARBA.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora