Edición Impresa

CABA: lanzan modernización de cobro de Ingresos Brutos

Lentamente se irán sumando el resto de los sectores. El tributo representa el 80% de la recaudación total de la ciudad. La nueva liquidación dependerá del "big data" con que cuenta la AGIP.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires inició ayer un proceso de modernización en el cobro del impuesto más importante (y distorsivo) fuera de los tributos nacionales. Desde el primero de abril, la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), comenzará a implementar un régimen para la presentación de Ingresos Brutos, basado en la creación de la figura de la Declaración Jurada Simplificada que los contribuyentes deberán presentar. La nueva liquidación se deberá calcular a partir de una fórmula previa elaborada por el fisco porteño y que predetermina el monto que mensualmente la empresa debe liquidarle al fisco. Con esto, aseguran en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, el mecanismo de cobro de Ingresos Brutos (que representa el 80% de la recaudación porteña) comenzaría a agilizarse y mejorar la administración. El esquema ya opera en Europa y en Chile y se basa en el cruzamiento de datos en poder de la AGIP, manejada por Andrés Ballotta; una “big data” que incluye las transacciones realizadas de manera electrónica en cada local, la información de las mismas operaciones que están en poder de la AFIP y las declaraciones impositivas de las empresas. La fórmula con la que se predeterminó el monto que deben pagar los contribuyentes, y que estará incluido en la Declaración Jurada Simplificada, fue elaborada entre el ministerio de Economía porteño que maneja Martín Mura, la AGIP, la facultad de Ciencias Económicas de la UBA y la cámara del sector. La fórmula cuenta además con el certificado IRAM y desde su aplicación será pública.

El sistema comenzará a operar con los “supermercados de proximidad”. Esto es, supermercados de entre 100 y 600 metros cuadrados de superficie distribuidos en toda la ciudad y que llegarían a un universo de unos 3.000 locales. Desde abril se irán incluyendo en el sistema unos 300 locales mensuales, distribuidos de manera aleatoria en todo CABA; y quienes vayan sumándose al nuevo sistema podrán liquidar Ingresos Brutos con un plazo de 60 días; 30 más que el régimen actual, con lo que los vencimientos de abril podrán pagarse en julio.

Las principales características del sistema son las siguientes:

El nuevo sistema pasa de un modelo conocido como “auto-declarativo puro” a un modelo “mixto”, en el cual el contribuyente es quien efectúa la declaración jurada, a partir de la información con la que cuenta el fisco para ese periodo fiscal.

En el caso de aquellos que exhiban un buen comportamiento fiscal, habrá una reducción y hasta la eliminación del régimen de retenciones y percepciones (SIRCREB).

El nuevo sistema alcanzará a todo el comercio minorista, con un esquema de incorporaciones progresivas de actividades y franjas.

En el primer turno, se incluirán en el sistema las actividades de Venta al por menor en supermercados y en minimercados, puntualmente aquellos que hayan facturado hasta 35 millones de pesos en el ejercicio anterior y tengan salones de venta de entre 100 y 600 m2. No se incluirán contribuyentes inscriptos en Régimen Simplificado, y en esta primera etapa alcanzará solo a los locales, dejando para el futuro aquellos que están en el Convenio Multilateral. Esto es, que tributan en otras jurisdicciones además de CABA.

Los contribuyentes accederán a los formularios de declaración de manera online, en los cuales tendrán precargada una propuesta de monto de ventas (base imponible) y de monto a pagar, el cual podrán aceptar o modificar.

Las DDJJ también tendrán precargadas las retenciones y percepciones, de acuerdo a las efectivamente ingresadas por los agentes de recaudación. En caso de discordancia entre lo cargado y lo pretendido por el declarante, en el mismo formulario habrá una opción para realizar el reclamo en forma inmediata.

Una vez completada la declaración, los contribuyentes comprendidos en esta modalidad obtendrán mensualmente una “Constancia de Validación Electrónica” (CVE), la cual deberá ser impresa y exhibida en un lugar visible de sus locales comerciales y/o negocios donde realicen su actividad. Cada CVE tendrá validez mensual.

Progresivamente, a medida que se vayan realizando los estudios predictivos para las distintas actividades de venta al por menor, las mismas se irán incorporando al régimen con los parámetros de cada actividad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario