Edición Impresa

Cambian incentivos para bienes de capital

A fin de mes vencerá el denominado bono fiscal - El programa vigente de crédito del 11,2% procurará en 2019 favorecer inversiones en innovación tecnológica de empresas locales.

El actual mecanismo de incentivos fiscales que tiene el Estado para preservar al sector de empresas fabricantes de bienes de capital comenzó a transitar sus últimos días. El tradicional programa conocido como Bono Fiscal de 14% (que en realidad ahora es de 11,2%) vence el próximo 31 y en el Ministerio de la Producción analizan su reemplazo por otro incentivo fiscal, pero que apunte más a fomentar las inversiones en el campo de la tecnología y la innovación.

Entre los funcionarios que trabajan con el ministro Dante Sica consideran que es el momento de darle una nueva impronta al bono fiscal, atentos a que ya lleva 17 años de vigencia y en la práctica no ha conseguido que las empresas nacionales tengan un nivel de competitividad que les permita hacer frente a la importación, sobre todo desde Brasil.

El incentivo fue creado en 2001, por el entonces presidente Fernando de la Rúa, a través del decreto 379. La idea era otorgarle a las firmas fabricantes de maquinarias un crédito fiscal aplicable para cancelar impuestos. En aquellos años en los que la convertibilidad tambaleaba, el gobierno trató de darle mayor competitividad a las industrias locales eliminando el arancel de importación para algunos bienes de capital, alterando así las normas de la Unión Aduanera del Mercosur, que obliga a los socios del bloque a mantener una tarifa para los productos extrazona. La crisis pasó, pero el régimen quedó, en razón de la competencia brasileña.

En Producción consideran ahora que el principal socio del Mercosur no es el origen principal de los bienes de capital que se usan en Argentina, y que incluso, gran parte de ello no se fabrica en el país.

En la Secretaría de Industria ya se analiza un nuevo mecanismo para que las empresas de bienes de capital puedan mantener un incentivo fiscal, pero que les permita con el tiempo ganar mayor competitividad externa. El sistema que reemplazará al actual contempla que quienes hagan uso del mismo, presenten un plan de inversiones en innovación tecnológica. Se piensa en algo gradual. Un programa que con el tiempo lleve a que la empresa vaya tomando una proporción del bono mas alta para destinarlo a tecnología.

Existe un listado de maquinarias y bienes entre los cuales los fabricantes locales pueden optar para pedir el bono, que van desde aparatos eléctricos, pasando por instrumentos de óptica, audio y diferente material de transporte.

Para acceder al beneficio, luego de completar una serie de requisitos, tiene que presentar todas las facturas emitidas durante el año en el mercado interno, y sobre ese monto total se fija una devolución de impuestos, que actualmente se ubica en el 11,2%. En rigor, para estas empresas el bono fiscal se constituyó en una fuente de financiamiento importante desde el fisco, sobre todo en momentos como el actual en el que el crédito bancario está prácticamente anulado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario