Edición Impresa

Cambiemos retuvo capital, pero intendente activa puente al PJ

La pulseada en San Miguel de Tucumán tuvo un fuerte corte de boleta, ya que allí el gobernador se impuso sobre la candidata de la Rosada, Elías de Pérez.

Enviado especial - La victoria de Juan Manzur por un mayor margen al esperado en la previa, dejó también otro ganador, el intendente capitalino Germán Alfaro que logró retener para Cambiemos la jefatura municipal.

Así, hubo un alivio para la Casa Rosada, tras perder otras capitales provinciales, como ayer en Paraná o la más resonante ciudad de Córdoba en mayo (en ambos casos, derrotas en manos del peronismo). Aunque, en este caso, Alfaro no viene de la UCR ni del PRO. Es un ex PJ y fue aliado de Manzur en otros tiempos. El intendente terminó de redondear una victoria por casi diez puntos, al alcanzar 41,9% contra 32,4% que obtuvo Mario Leito, el presidente de Atlético Tucumán que fue por la lista de Manzur. La ventaja confirma la sospecha del fenomenal corte de boleta que le permitirá seguir en el poder. En la capital, en la categoría gobernador Manzur obtuvo 33,5% contra 31,3% de Silvia Elías de Pérez, representante de Cambiemos –que en la provincia se denominó Vamos Tucumán-. Es decir, apeló a diez puntos extra que le llegaron vía corte. Inédito.

Tenía conciencia Alfaro de que él medía más que Elías de Pérez. Y que si la elección era lineal, con votantes priorizando el gobernador al momento de poner el sobre en la urna, su reelección podía comprometerse. Por eso, el sábado en la capital tucumana circulaban papeletas que mixturaban a Alfaro con Manzur, pero también con José Alperovich, quien terminó cuarto en la compulsa por la gobernación. Sin embargo, el corte más espontáneo fue el que lo pegoteó con Bussi.

En Cambiemos quedó un sabor agridulce: por un lado, la foto final muestra a la alianza con la capital en el bolsillo. Por otro, queda claro que el intendente tuvo ese corte de boleta que le restó porotos a Elías de Pérez, que igual finalizó segunda, pese a que el apoyo de Nación a su candidatura fue escaso, creen en torno a la senadora radical.

Además, Alfaro, en ese intento final, dejó abierto un puente hacia el peronismo. Incluso, ayer Manzur pareció recoger el guante y dijo que les “abre los brazos a todos” los que quieran ayudarlo. Alfaro pedirá en las próximas horas una audiencia con el gobernador para tener un primer encuentro tras confirmarse ambos en sus cargos. “Hoy ese puente no está, pero podría construirse”, señalaron funcionarios de Alfaro a este medio. Recordaron que la campaña fue muy “agresiva” contra el intendente. “Aliados pueden llegar a ser, subordinarse a Manzur, no”, agregaron, y elogiaron a Osvaldo Jaldo, reelecto vice. “La victoria del domingo fue de Jaldo: fue quien desplazó a Alperovich y quien tiene el dominio del interior, el que le dio el triunfo a Manzur”, sostuvieron. Intendente y vice mantienen una buena relación, y para cualquier construcción futura Jaldo es clave, ya que queda en punta para suceder a Manzur en 2023.

El mensaje amistoso del gobernador también apuntó a Alperovich. Desde el entorno del senador señalan que el quiebre comenzó hace casi dos años, en una presentación pública de Cristina de Kirchner en la provincia. La expresidenta había llegado a un encuentro organizado por la esposa de Alperovich, Beatriz Rojkés. “Nos sacaron la seguridad, hasta las ambulancias”, dicen cerca de Alperovich. Luego, llegaron las pintadas Manzur-Jaldo, anticipando la fórmula que quebraba el pacto del probable regreso del exgobernador. Así, el mandatario y su antecesor compitieron por frentes separados en esta contienda, donde los números finales dejaron en claro que el PJ se volcó casi por completo a la reelección de Manzur.

Sin embargo, desde despachos provinciales y desde la mesa chica de Alperovich no descartan que para las elecciones legislativas puedan confluir en una lista de unidad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario