Edición Impresa

Cambio de hábito: bares ya no atraen para ver fútbol codificado

• EN LA WEB SE "ALQUILAN" CUENTAS DE STREAMING PARA PODER SEGUIR LOS ENCUENTROS
Desde el sector aseguran que “no se nota” una mayor afluencia de clientes durante los días de partido.

A fines de octubre del año pasado debutó el pack fútbol. Desde la séptima fecha de la Superliga, todos aquellos que quieran ver los partidos del torneo argentino deben pagar un extra de $300 a su servicio de cable. El regreso del codificado, luego de ocho años de gratuidad, cosechó detractores y tuvo poca adhesión desde un comienzo. Parecía que los bares y los cafés se erigirían, una vez más, como el punto de encuentro de aquellos fanáticos que no podían seguir los partidos desde sus casas. Sin embargo, más allá de algunas excepciones y por diversos motivos, eso no pasó.

"En su momento dije que no iba a repercutir en las ventas. Y no repercutió como en los 90 o en 2000, que todos iban a ver los partidos al bar. Salvo algunos encuentros importantes, como la final de Boca y River, no notamos una gran diferencia de clientes los días del partido. Es el público del bar que, si juega alguien, se queda un rato más. Pero no van específicamente a ver el partido", aseguró a Ámbito Financiero Daniel Prieto, presidente de la Cámara de Bares y Cafés. Los motivos del cambio de paradigma pueden ser varios. Uno de ellos, según Prieto, es la tecnología: "Hay otros medios para ver los partido. Además es de fácil acceso al abono, antes había que comprar un aparato. La verdad es que cambiaron los formatos para acceder al contenido y también los hábitos. Hoy los jóvenes por ahí se juntan en una casa a ver fútbol como se juntan para jugar a la Play".

Efectivamente, la tecnología cambió con respecto a la etapa anterior del fútbol codificado. Si antes de 2009 (año en el que llegó el Fútbol Para Todos) el hincha no veía los partidos en vivo, debía esperar al menos hasta el domingo a las 22 para ver los goles. Hoy, se pueden seguir los encuentros por internet y ver los goles minutos después de que ocurren a través de las redes sociales. Muchos también aprovecharon el pack fútbol para lucrar. Tal es así que es posible encontrar en las plataformas de ventas online a usuarios que ofrecen las claves de sus cuentas del streaming de una de las empresas de cable a cambio de $350 mensuales. Es decir que por un monto levemente superior a lo que cuesta el pack fútbol, el interesado puede adquirir una clave para ingresar desde cualquier dispositivo a "más de 200 canales, incluidos los partidos". "Sólo se necesita tener acceso a internet", dice uno de esos anuncios.

Si bien no hay datos precisos acerca de la cantidad de abonados que existen actualmente al pack fútbol, el porcentaje con respecto a la cantidad de usuarios de cable que hay en total continúa siendo menor que el esperado. En Cablevisión, por caso, unos 600 mil usuarios tienen el servicio sobre 3,5 millones de clientes. El precio no ayuda. En dólares, el pack cuesta hoy u$s14 (podría aumentar un 10% en los próximos meses) y salía unos u$s9,30 en agosto de 2009: había, según informes de la época, 800 mil suscriptos. También puede influir en la poca adhesión el nivel del torneo, que tiene a Boca como claro candidato al título desde hace meses y sin ningún otro equipo grande -más allá de la cercanía de San Lorenzo- con chances serias de destronarlo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario