Edición Impresa

Camporista arrebató capital a Cambiemos (primera victoria)

Tras sorprender a propios y ajenos el sábado con su candidatura a vicepresidente, Cristina de Kirchner celebró ayer el triunfo del camporista Luciano “Copete” Di Nápoli en la ciudad de Santa Rosa, amparado en el armado de unidad del PJ provincial y que le permitió recuperar el control de la capital pampeana tras cuatro años de gestión de Cambiemos.

Fue la primera victoria de un candidato K en una elección general, en el marco de un calendario desdoblado que ventila otras postulaciones de dirigentes de La Cámpora, como la de Anabel Fernández Sagasti en las primarias a gobernador del 9 de junio en Mendoza, y la de Walter Vuoto por la reelección en Ushuaia el 16 de ese mes.

Bajo el Frente Justicialista Pampeano, Di Nápoli venció por amplio margen al intendente radical Leandro Altolaguirre, quien buscaba su reelección. Anoche le dedicó la victoria a Cristina.

“El que pierde acompaña”, arengó por su parte Carlos Verna respecto del intendente electo, quien en las primarias del 17-F se había impuesto ajustadamente -como la espada de Unidad Ciudadana- sobre el postulante a intendente alentado por el gobernador, Jorge Lezcano.

En los hechos, fue un nuevo revés para Cambiemos en las pujas electorales en capitales provinciales.

Todavía está caliente el batacazo del pejotista Martín Llaryora hace una semana en la capital cordobesa sobre una oferta implosionada de Cambiemos entre Luis Juez y Rodrigo de Loredo.

Pero además, la coalición sumó reveses en las PASO de la ciudad de Santa Fe, que gobierna (con José Corral) pero donde el precandidato más votado fue Emilio Jatón (Frente Progresista). Y en las de Paraná -tierra del radical Sergio Varisco, hoy candidato-, donde quien más sufragios cosechó fue Adán Bahl (PJ).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario