Política

Candidatos economistas no pudieron contra polarización

Roberto Lavagna (3°) captó apenas un 6,15% de los votos, mientras que José Luis Espert (6°) obtuvo un 1,7%. Ambos lograron un menor porcentaje que en las PASO y entre los dos no acumulan un 10%.

En la carrera por la presidencia, los candidatos especializados en economía, uno de los temas calientes del momento, fueron víctimas de la polarización entre las fórmulas Macri-Pichetto y Fernández-Fernández. Ni el voto de “confianza” ni las promesas de futuro ayudaron a repuntar a los economistas Roberto Lavagna (Consenso Federal) o José Luis Espert (Frente Despertar), ya que ambos terminaron quedando en segundo plano, con un 6,17% y un 1,47% de los votos, respectivamente.

En el reparto de la torta, ambos candidatos obtuvieron un menor porcentaje que en agosto, fenómeno que se encuentra explicado principalmente por un escenario binario: Macri o Fernández, interpretado por algunos como un regreso al poder de la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner. En las PASO, Es decir, algunos ciudadanos que en principio votaron por otro candidato, en esta oportunidad optaron por alguno de los principales candidatos. Otro fenómeno a tener en cuenta es que en primera vuelta suele haber una mayor cantidad de votantes que en las PASO, ya que muchos optan por no utilizar su opción de voto en esta primera instancia.

En agosto, Lavagna obtuvo un 8,23% de los votos (2.007.035 en total), mientras que Espert sacó apenas un 2,19% (533.100 votos), muy por debajo de Fernández y Macri, que entre ambos sumaron el 79,75% de los mismos. Esto pone en evidencia que, si bien la marcha de las principales variables de la economía es una de las principales preocupaciones de los votantes, éstos no consideran que tener un economista al frente del país sea la solución, al menos por el momento.

Con los resultados actuales, los candidatos quedaron en tercer y sexto puesto. De esta manera, Espert quedó por debajo del candidato por la izquierda, Nicolás Del Caño (4°), el cual sacó poco más del 2% de los votos, y Gómez Centurión (5°), quien hizo una inesperada buena elección, obteniendo un 1,71% de los votos. Si bien este último tiene una postura similar a la de Espert en lo que respecta a lo económico, el candidato del Frente de NOS mantuvo una postura más conservadora y contó con el guiño del clero, a través de su lema en contra de la legalización/despenalización del aborto. En criollo, Iglesia mata Libertad.

El exministro de Economía votó ayer por la mañana en una escuela del barrio porteño de Saavedra. Allí, celebró que el pueblo “tiene la oportunidad de expresarse” y afirmó: “Argentina tiene todo lo que hace falta para ser una sociedad próspera, es cuestión de que hagamos las cosas bien entre todos, que todos pongamos el hombro. Los jóvenes tienen un gran papel a cumplir”. En su segundo (¿y último?) intento por ascender a la presidencia, Lavagna, agregó: “Personalmente, pienso que funcionan mejor los gobiernos donde no hay mayorías”, pero enfatizó: “Uno no puede decir que no es bueno lo que el pueblo decidió”.

Por su parte, tras votar en el predio de La Rural por la mañana, el candidato por Frente Despertar, consideró que “la gente ha comprado la grieta”, al remarcar que “las encuestas indican que la grieta se lleva el 85% de los votos” y que “al resto le queda una cantidad muy chiquita para disputar”. A pesar de ello, manifestó: “Estoy muy, muy feliz, muy contento de haber llegado hasta acá, fue mucho esfuerzo, hicimos un buen papel en los debates”. Señaló que el balance para ellos fue “muy favorable” anticipó: “Vamos a continuar”. Para cerrar, Espert analizó que se están viviendo “días tensos” y que esto “no va a disminuir mágicamente por una elección”.

Horas más tarde, el economista denunció una “sospechosa” falta de boletas en algunas escuelas de Tucumán y consideró fundamental reformar el sistema electoral, que precisa estructura con una gran cantidad de fiscales a la que sólo pueden acceder los grandes partidos. Para un economista que a lo largo de su carrera ha abogado por la libertad de mercado, este pedido suena, por lo menos, un tanto incoherente, ya que, desde un punto de vista más económico, se podría interpretar a este planteo como un problema de oferta y demanda. Liberal en lo económico, intervencionista en lo electoral.

En ambos casos, a pesar de no estar peleando por la presidencia, los candidatos apostaron por fortalecer (o al menos mantener) el capital político captado durante las PASO y ganar fuerza en el Congreso. En el caso del debutante Espert, la intención original fue presentar las ideas liberales para comenzar a armar un frente de mayor peso de cara a las elecciones de 2023. Por su parte, desde el equipo de Lavagna intentaron capitalizar principalmente el voto anti-K o anti-M.

A pesar de ello, debido a la polarización actual, entre ambos candidatos sumaron menos del 10% de los votos, a diferencia de las PASO. Desde el frente de Lavagna celebraron consolidarse como tercera posición, a pesar de haber terminado a unos 25 puntos del segundo.

De ahora en adelante, será fundamental el armado de alianzas en el Congreso para lograr consolidarse en las cámaras de legisladores en 2021.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario