Edición Impresa

Cannes 2019, entre lo moderno y los fantasmas

Helmut Berger, quien fue actor fetiche (y amante) de Luchino Visconti en sus últimos films, como "El crepúsculo de los dioses" y "Ludwig", reaparece en "Libertad", mala (pero ensalzada) película del catalán Albert Serra. Lo más destacado fue el film gallego "O que arde", de Oliver Laxe.

La sección “Un certain regard”, cuya apertura con la presentación de “La femme de mon frère” fue lamentable, es la que sigue en importancia a la Selección Oficial en Cannes. Muy a menudo reserva sorpresas aunque este año, cuando ya faltan pocas producciones, no ha dejado resultados muy positivos. Lo mejor de “Una cierta mirada”, como se la suele denominar en Argentina, ha sido “O que arde”, nombre original, que en Francia se conocerá como “Vendra le feu”. Su realizador, Oliver Laxe, señaló que es la primera película hablada en gallego en competencia en la historia de Cannes. Filmada en las cercanías de Lugo, tiene dos personajes centrales, interpretados por no actores. Amador (Amador Arias) regresa a su tierra luego de purgar una pena en prisión, acusado de pirómano. Su madre Benedicta (Benedicta Sánchez, de 83 años) lo recibe en su pequeño campo y le hace la sencilla pregunta de “si tiene hambre”, como si no hubiesen pasado dos años sin verse. A la antigua usanza, madre e hijo no se tutean. Las escenas finales hacen honor al título pues se desata tremendo incendio, muy bien captado por la cámara. Como afirma el realizador, tuvieron que esperar varios días hasta que el fuego se desatara en un bosque de la zona. A no dudarlo, “O que arde” debería ser programada en alguno de los próximos festivales de Argentina.

“Libertad”, realización del español Albert Serra (“La muerte de Luis XIV”), está ambientada en 1774, en un espeso bosque situado entre Berlín y Potsdam. Allí se encuentra un conjunto de nobles (duques y damas), entre los cuales el Duque de Wand (Helmut Berger) en un ambiente orgiástico, que incluye todo tipo de libertinajes. Es difícil justificar la inclusión de una película aberrante y menos aún la defensa que le hace cierta crítica favorable.

“Adam” de la debutante Maryam Touzani, transcurre en Marruecos (Casablanca), presentando el caso de una mujer embarazada que ha sido abandonada por su marido en un país, donde su situación no es muy bien vista socialmente. Ofrecerá trabajar para la dueña de una panadería, una mujer algo mayor (la gran actriz Lubna Azabal), con una nena de once años y será esta ultima la que, poco a poco, ira venciendo la resistencia de la madre.

“La vida invisible de Euridice Gusman”, traducción literal del título en portugués, es la segunda producción en competencia de Brasil (en nota anterior se mencionó a “Bacurau” del director de “Aquarius”, en Selección Oficial). En este caso, el realizador es Karim Ainouz, conocido en Cannes (y Argentina) por ‘Madame Sata”, su primera película. Extenso melodrama de dos horas y media, está ambientado por una buena reconstrucción de Rio de Janeiro, en la década del ’50. Es la historia de dos hermanas, una de las cuales (Guida) emigra a Grecia para casarse con el que resultará ser un truhan para luego regresar a Brasil. Eurídice, aspirante a pianista, no se enterará de la vuelta de su hermana, ya que el padre de ambas le ocultará el regreso. Telenovela, en formato cinematográfico, tiene sus mejores momentos hacia el final cuando una Eurídice ya abuela es interpretada por la gran actriz Fernanda Montenegro. Debe señalarse que en 2019 Brasil ha estado mejor representado que la Argentina, con presencia en las dos principales secciones del Festival.

“Chambre 212”, de Christophe Honoré, es una simpática comedia que fue muy aplaudida durante su presentación oficial. Maria (Chiara Mastroianni), casada desde hace veinte años con Richard, decide abandonarlo por lo que se muda a la habitación 212 de un hotel ubicado, justo frente a su departamento. Pero Richard aparecerá una y otra vez, junto a sus muchos amantes, tanto en su versión actual como cuando recién se habían casado. Benjamin Biolay, que además es músico y ha actuado en films argentinos se destaca en un reparto donde también participa Carole Bouquet. “Un certain regard” ha presentado otras películas de muy variados orígenes tales como Rusia, Ucrania, China y Estados Unidos. La medianía y a veces hasta mediocridad de dichas producciones no justifican su mención.

El jurado de Un Certain Regard, presidido por la actriz y directora Nadine Labaki, cuenta entre sus miembros al argentino Lisandro Alonso. “La libertad”, su primera película, tiene más que un parecido con “O que arde”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario