Economía

Carrino: "El cepo es malísimo para la inversión y conlleva expectativa de devaluación e inflación"

El economista y titular de Iván Carrino y Asociados dialogó con Ámbito y dio cuenta de las consecuencias del cepo hard. Asimismo, cuestionó la decisión del BCRA de acelerar el desarme de Leliq en el contexto actual porque generaría mayor presión sobre el dólar y una mayor brecha.

La caída de reservas previo a la elección del 27 de octubre, producto de la salida de depósitos en dólares de los ahorristas y de las ventas que llevó a cabo el Banco Central para contener la presión sobre la divisa, fue el detonante que llevó a la autoridad monetaria a endurecer drásticamente el cepo –pasó de “light” a “hard”- con el único objetivo de “preservar las reservas”, según las palabras del titular del ente monetario Guido Sandleris. En ese contexto, el economista Iván Carrino cuestionó la medida al considerarla exagerada y perjudicial para la macroeconomía.

“Tomar una medida como este cepo no es gratis. Yo creo que lo que debería haber hecho el Banco Central es haber dejado pasar unos días de la elección y ver cómo el mercado reaccionaba. Las elecciones dieron una sorpresa. Dada la expectativa y dada la realidad, en la que (Mauricio) Macri logró un mejor resultado electoral, era esperable que la presión sobre el mercado de cambios fuera menor”, analizó el titular de Ivan Carrino y Asociados en diálogo con Ámbito.

En ese sentido, remarcó que el cepo “hard” implica una mayor brecha cambiaria y destacó que “eso en el mediano plazo es malísimo para la inversión extranjera, malísimo para la exportación”. “Además conlleva una mayor expectativa de devaluación futura y cierta inflación reprimida”, agregó.

Cabe recordar que a través de la comunicación "A" 6815, publicada el lunes en el Boletín Oficial, el BCRA limitó las operaciones de personas físicas en el mercado cambiario a la compra de u$s200 por mes (hasta entonces podían atesorar hasta u$s10.000 por mes).

Para Carrino, el lunes el mercado oficial estuvo más controlado y con el dólar blue en baja, algo que se traduce en una caída de la demanda de dólares. Esto se lo atribuye a que los agentes económicos prevén una situación financiera más calma de acá en adelante.

“El mercado se había anticipado a una situación de hegemonía kirchnerista y consideraba un escenario donde la supremacía de Cristina (de Kirchner) era total y la economía la manejaba (Axel) Kicillof”, analizó el economista.

Y destacó: “Al poco margen económico que tiene el Frente de Todos para hacer un populismo total, ahora se le suma poco margen político. Porque en definitiva vas a tener una oposición en el Congreso pero además con una legitimidad popular que le da este 40% de votos a (Mauricio) Macri. El mercado podría haber leído esto como que ahora hay más equilibrio y no hay margen del nuevo gobierno para tomar medidas muy radicales sino que va a haber un equilibrio y límites para el poder, algo que es muy importante”.

En ese marco, Carrino sostuvo que el Gobierno debió haber esperado para endurecer el cepo más adelante al tiempo que cuestionó otra de las medidas del Central: bajar la tasa de interés de las Leliq en un contexto de restricción cambiaria.

Sucede que la autoridad monetaria dispuso que a partir del mes próximo las entidades financieras no podrán integrar con Leliq y/o Nobac la exigencia de efectivo mínimo proveniente de los depósitos a la vista. Con esta decisión los bancos dejarán de percibir ingresos por los encajes, por lo que se prevé que eso empuje las tasas hacia abajo.

Carrino consideró que tender a una mayor baja de la tasa de interés en medio de un cepo es peligroso porque el banco comercial, al no poder integrar encajes con Leliq, va a dejar de demandarlas y el BCRA va a tener que cancelarlas emitiendo pesos.

“Me parece bastante riesgoso y me parece que ya está funcionando la nueva gestión en el Banco Central. Creo que Sandleris lo que está haciendo es tomando estas medidas en total acuerdo con la nueva gestión. El kirchnerismo viene pidiendo cepo y tasas más bajas hace rato”, afirmó.

Y concluyó: “Decir que hay espacio para bajar tasas porque hay cepo es totalmente incorrecto “porque tener menor tasa genera más pesos en la calle, algo que se traduce en mayor demanda de dólares y una consecuente brecha cambiaria”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario