Edición Impresa

Carrió rio última en bicameral que controla fiscales

El diputado Lucas Incicco quedó como presidente y el senador peronista Pedro Guastavino, como vice. Oposición empuja citación del procurador general, Eduardo Casal, tras el D'Alessio-gate.

Después de semanas de operaciones turbias e infantiles entre legisladores de ambas cámaras del Pro, y tras el bloqueo que le hizo el año pasado la oposición a Elisa Carrió -con complicidad de algunos oficialistas-, la comisión bicameral de seguimiento del Ministerio Público pudo votar autoridades y comenzará a trabajar después de una siesta que lleva más de un año. En la presidencia fue designado el diputado macrista Lucas Incicco, mientras que el senador peronista Pedro Guastavino quedó como vice.

La semana pasada, la reunión no pudo ser realizada. Horas antes del encuentro pactado, sorprendió la partida de la bicameral de la diputada del Pro y secretaria parlamentaria de Cambiemos, la monzoísta Silvia Lospennato (Buenos Aires). Sobre la base de ese nombre existía un supuesto acuerdo para que la legisladora fuera votada como presidente de la bicameral, con un senador PJ como vice.

En reemplazo de Lospennato se designó a Graciela Ocaña, a quien quisieron pegotear como interesada en la presidencia de la comisión y como causal de la caída del acuerdo entre macristas y peronistas. Esa operación se cayó minutos después, cuando Ocaña negó contactos formales o informales por el comando de la bicameral.

Lo cierto es que el nombre de Lospennato fue el verdadero motivo de la disputa intra-Cambiemos, e incluso los senadores deslizaron un nombre propio en la presidencia para evitar el arribo de la legisladora. En medio de ese trajín, el peronismo se corrió y pidió evitar tropelías para no consumar un papelón.

Una vez confirmada la partida de Lospennato, y con la palabra que mantuvo Ocaña desde el principio en cuanto a no solicitar ningún cargo, Cambiemos debía elegir a un diputado en la presidencia. Allí apareció el nombre de Incicco por pedido de Carrió, situación que fue avalada por terminales legislativas del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Con el D’Alessio-gate en la bandeja del kirchnerismo, Incicco ausente y Guastavino a cargo de la reunión, el diputado Martín Doñate (Frente para la Victoria) propuso citar al procurador general, Eduardo Casal -sería en junio-, debido a que el funcionario tomó “atribuciones impropias, creando y eliminando cargos y disponiendo traslados”. Además, lo cuestionó por no haber tomado “actuación alguna” respecto de la causa por supuesta asociación ilícita y extorsión que involucra al falso abogado y al fiscal de la causa de los cuadernos-coima, Carlos Stornelli.

Doñate luego apuntó contra Carrió y la diputada nacional de la CC Paula Oliveto. Según dijo el legislador, ambas “se reunían con D’Alessio en el anexo de la Cámara de Diputados para armar causas truchas con el solo objeto de persecución a la oposición”.

El “lilito” Juan Manuel López rechazó esas acusaciones y aclaró que Carrió y Oliveto “lo único que tienen” es un proyecto del kirchnerismo que pide su expulsión de la Cámara baja porque, dijo, “le generan una molestia muy grande al bloque del Frente para la Victoria”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario