Política

Carrió ya muestra diferencias con Macri: "No voy a ser financiada por empresarios"

Sellado el pacto electoral entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica, ahora se abren paso los primeros cruces entre líderes. "No importa que no aparezca en las encuestas, vamos a mantener la coherencia", desafió Elisa Carrió a sus dos rivales directos por la presidencial, a quines machacó un polémico financiamiento de campañas.

La chaqueña aseguró que seguirá "trabajando" como diputada nacional hasta junio y advirtió que no aceptará fondos privados para enfrentarse ante Ernesto Sanz y Mauricio Macri. "No voy a ser financiada por empresarios, vamos a hacer la campaña electoral con el dinero que nos de el Estado", prometió en diálogo con radio Mitre. "Lo de los afiches y tanto dinero me parece una obscenidad en todos lados y un fuerte antirepublicanismo", sentenció.

El explosivo mensaje de Carrió tiene varios destinatarios. Pero bien podría caberle al jefe del PRO, que este martes por la noche será agasajado en La Rural por más de 2.500 empresarios y financistas, que pagarán $ 50.000 la entrada a la primera cena de recaudación de campaña, lo que da un total de $ 500.000 por mesa. Entre shows musicales y champagne, Macri espera embolsar en varias veledas unos $ 100 millones como mínimo. Recuerdan algunos memoriosos que para el balotaje reeleccionario que lo consagró en 2011 el cubierto en el Hotel Hilton costaba $ 1.500, lo que implica más de 3.300% de inflación en cuatro años.

Sin embargo, otra víctima del afán recaudatorio de Macri tiene, por ahora, los pies afuera del plato de la nueva Alianza UCR-PRO-CC. Es Sergio Massa. El líder del Frente Renovador dice por lo bajo que la falta de dinero fresco para empujar su candidatura se debe a un pedido explícito a empresarios para evitar su alcancía. Cree Massa que esos fondos están migrando al candidato campeón, sea del kirchnerismo o de la oposición, pero que no es él.

Política vs. establishment

En este marco, Carrió remarcó que el acuerdo logrado con radicales y macristas "es obra de la política" y "no del establishment o de determinados sectores" que presionaron para lograrlo. "Ganó la política en el sentido artesanal, pero también en el sentido creativo del término", señaló.

"Esto responde a una estrategia que hemos ido desarrollando durante un año. Si el pueblo la sigue, y podemos continuar en abrir la república, que hoy ya está abierta, creo que hoy se gana en la primera vuelta, en octubre. Esto era lo que pedía le pueblo, por lo menos una gran mayoría de los que nos votan. Lo prometido es deuda, ahora le toca a la sociedad elegir, razonar, pensar quién quiere que conduzca esta primera etapa de transición a un modelo político distinto", evaluó.

Al ser consultada sobre las posibles dificultades que traería un gobierno de tres partidos, lo comparó con la experiencia trasandina. "Una coalición de gobierno muy parecida a lo que sucede en Chile, como la Concertación chilena. Tiene todas las posibilidades de mantenerse porque nadie pierde sus identidades, y no hay sectores en los extremos: está el de centro derecha y centro izquierda, pero todos coaligan en el centro", indicó.

La legisladora ratificó que por ahora los tres van a competir en las primarias "manteniendo nuestras identidades, pero formulando propuestas comunes". En esa línea, ya reveló el primer motivo de discusión entre los tres, además del financiamiento. "Nadie sabe lo que va a pasar en agosto", sostuvo, y reclamó a los "operadores" de los otros dos candidatos a presidente que "dejen de hablar por los medios, de ningunear, sobretodo a la Coalición Cívica, que fue la gestora de este acuerdo".

"Cuando los operadores hablan mucho y están excitados confunden el panorama y los líderes estamos en un nivel distinto", advirtió, y prometió que hablará con Sanz y Macri sobre el rol de los "operadores" en los medios de comunicación. "Que no quieran el protagonismo hoy en los diarios porque eso forma parte de la vieja política".

Asimismo, exhortó a los periodistas que la "vapulearon" cuando pateó el tablero de UNEN a que le pidan perdón. "Lo hice para armar una alianza más amplia, que sirva a la República", enfatizó. "Me castigaron mucho por haber pateado el tablero de UNEN en diciembre, por haberme ido con la carterita cuando Pino (Solanas) cerraba UNEN", recordó.

En la entrevista, Carrió confirmó que la Coalición Cívica organizará su convencional nacional en mayo y allí definirán el próximo paso de la alianza. "no estamos en ninguna negociación (por las listas de candidatos a legisladores y en las provincias). Todavía no vamos a decidir estar en listas unidas y vamos a mantener principios de ejemplaridad en la construcción de las listas, no vamos a entrar en cualquier negociación, no buscamos determinados cargos".

Por último, criticó a uno de los precandidatos a Presidente del kirchnerismo, el "ministro motomandado", como lo bautizó a Florencio Randazzo. "Controla el proceso electoral y el padrón. Esto es un escándalo en cualquier lugar del mundo y ya nos pusimos a trabajar (en una presentación judicial). Una cosa es ganar una elección y otra cosas es perderla por fraude", señaló.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario