Mundo

Causa contra Cardoso, entre las pruebas y la conveniencia política

El chat revelado por The Intercept es de abril de 2017, cuando el Partido de los Trabajadores comenzaba a acusarlo de beneficiar a políticos del PSDB.

Un tramo de la conversación en el chat de la aplicación Telegram entre el exjuez Sergio Moro y el jefe de los procuradores de la operación Lava Jato(“lavadero de autos”), Deltan Dallagnol, muestra al primero preocupado por una investigación por presunta corrupción abierta contra el expresidente Fernando Henrique Cardoso (conocido como FHC), ya que no convenía “ofender a alguien cuyo apoyo es importante” (ver ilustración).

El chat, difundido por el sitio web The Intercept Brasil en base a una filtración masiva de los teléfonos de los fiscales, parece mostrar a Moro motivado más por las conveniencias políticas que por la búsqueda de la Justicia.

El diálogo en cuestión se produjo el 13 de abril de 2017, dijo The Intercept, un día después de que el influyente Jornal Nacional de la cadena Globo revelara en un informe las sospechas de financiación ilegal de campañas, algo conocido en Brasil como “caja dos”, atribuidas al exmandatario socialdemócrata.

“Ese día, Moro llamó a Deltan Dallagnol en un chat privado de Telegram para hablar sobre el asunto. El juez de los procesos de la operación Lava Jato en Curitiba quería saber si las sospechas contra el expresidente eran ‘serias’”, dijo The Intercept.

“El procurador respondió que creía que la fuerza de tareas (de la Lava Jato), por intermedio de su brazo en Brasilia, no había considerado adrede la (posible) prescripción del caso de FHC y lo envió de todos modos al Ministerio Público Federal de San Pablo, según él, ‘tal vez para pasar un mensaje de imparcialidad”, añadió el medio.

Pero Moro le insistió a Dallagnol sobre la cuestión de la prescripción de la causa referida a hechos ocurridos en 1996 y le manifestó la inconveniencia de “ofender” a alguien cuyo “apoyo político” a la operación anticorrupción era valioso.

De acuerdo con el artículo, “en la época, la Lava Jato venía sufriendo una serie de ataques, sobre todo de miembros del Partido de los Trabajadores y otros grupos de izquierda, que la acusaban de ser selectiva y de salvar a políticos del PSDB”, el partido de Cardoso.

Ámbito Financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario