Mundo

Cede Hong Kong y retira el plan de extradición a China

Hong Kong - El Ejecutivo hongkonés accedió ayer a una de las reivindicaciones clave de los manifestantes, con el anuncio de la retirada definitiva del proyecto de ley sobre las extradiciones hacia China, una concesión que no bastaría para aplacar el descontento del movimiento prodemocrático.

Este polémico texto que pretendía autorizar las extradiciones hacia China continental, fue el detonante de la crisis política que sacude la excolonia británica desde hace tres meses, la más grave desde su retrocesión en 1997.

Después de haber suspendido el examen del proyecto de ley, rechazando enterrarlo totalmente, la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, cedió finalmente ayer, en una inusual claudicación por parte de su gobierno leal a Pekín.

“El Gobierno retirará oficialmente el proyecto de ley para apaciguar por completo las preocupaciones de la población”, declaró en un video difundido por sus servicios.

Esta retirada será ratificada en octubre por el Consejo Legislativo (LegCo), el Parlamento local.

No obstante, no es seguro que esta concesión sea suficiente para calmar a los manifestantes, que a lo largo de las semanas ampliaron sus reivindicaciones, para denunciar una erosión de las libertades y la injerencia creciente de China en los asuntos de esta región semiautónoma.

“También pedimos al mundo que esté atento a esta táctica y que no se deje engañar por Hong Kong y el Gobierno chino. En realidad no concedieron nada, y se prepara una represión a gran escala”, declaró Joshua Wong, quien en 2014 fue la cara visible del “Movimiento de los Paraguas”, y que fue detenido brevemente la semana pasada durante una redada contra las grandes figuras de la movilización actual.

Una investigación independiente sobre esta violencia cometida por las fuerzas de seguridad es una de las principales reivindicaciones del movimiento.

Igualmente piden una amnistía para los miles de manifestantes detenidos o la instauración del sufragio universal directo.

Carrie Lam, en un tono más conciliador que en sus declaraciones precedentes, exhortó a renunciar a la violencia y a participar en un “diálogo” con el gobierno.

“Reemplacemos los conflictos por las conversaciones y busquemos soluciones”, dijo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario