Economía

Central baja la tasa de Leliq menos de lo que quería (por transición)

Los primeros cortocircuitos dentro de la transición entre los equipos macristas y albertistas frenaron el ímpetu de la entidad monetaria.

En medio del proceso de transición política ayer el Comité de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central (BCRA) decidió modificar el límite inferior de la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq) al 63% anual (antes 68%), estableció la meta de crecimiento de la base monetaria para noviembre del 2,5% y cambió la normativa de encajes.

“Ante un aumento importante en la demanda de dólares en los días previos a las elecciones presidenciales, el directorio del BCRA profundizó los controles cambiarios, reduciendo a 200 dólares mensuales el monto máximo que los individuos pueden comprar para atesoramiento sin autorización previa. Esta medida apunta a preservar las reservas y permitir al nuevo gobierno contar con más grados de libertad para el diseño y la implementación de sus políticas económicas”, señala el comunicado oficial. A la vez reconoce que “un control cambiario más estricto tiende a incrementar la demanda de activos en pesos. Sin embargo, en el actual contexto de alta incertidumbre, se vuelve especialmente relevante garantizar un rendimiento positivo en términos reales para los ahorristas”.

A continuación lo más relevante del comunicado.

Con el fin de garantizar tasas pasivas reales positivas, el COPOM fijó para noviembre el límite inferior de la tasa de interés de las Leliq en 63%. Esto implica una reducción de 5 puntos porcentuales con respecto al valor de octubre, consistente con las proyecciones de mercado de desaceleración en la tasa de inflación.

Adicionalmente, con el objetivo de aumentar el atractivo de los depósitos a plazo con respecto a los depósitos a la vista, el Directorio del BCRA dispuso que a partir de noviembre la opción de integrar parte de los encajes con Leliq sólo esté disponible para los depósitos a plazo. Este cambio eleva automáticamente la demanda de base monetaria en aproximadamente 154.000 millones de pesos, efecto que debe contemplarse en la formulación de la meta de base monetaria de noviembre para no generar una contracción excesiva.

De esta manera, y en línea con las proyecciones de demanda de dinero del BCRA, el COPOM establece para noviembre un crecimiento de la meta de base monetaria del 2,5% con respecto a la meta de octubre, ajustada por el mencionado cambio en el esquema de encajes. Vale recordar que ya se había aumentado en 2,5% la meta de base de setiembre y octubre, de modo que se acumula ya un 7,7% desde setiembre.

A la fecha, la meta de base monetaria promedio de octubre se estima en 1.391.000 millones de pesos y se eleva a 1.545.000 de millones pesos con la corrección por el efecto del nuevo esquema de encajes. De esta forma, la meta de base monetaria resultante para noviembre se estima en 1.584.000 millones de pesos, neta de las operaciones cambiarias del mes.

El COPOM considera que las decisiones adoptadas permitirán retomar el proceso de desinflación interrumpido en los meses de agosto y septiembre.

Las resoluciones mencionadas en este comunicado fueron adoptadas con la aprobación unánime de las personas que conforman el COPOM integrado por el presidente, Guido Sandleris, el vicepresidente, Gustavo Cañonero, la vicepresidenta segunda, Verónica Rappoport, Enrique Szewach, director designado por el Directorio de este Banco Central, y Mauro Alessandro, subgerente general de Investigaciones Económicas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario