Economía

CEPAL empeora proyecciones de crecimiento para Argentina: caerá 2,8% este año

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe revisó sus cifras para el país y la región con resultados poco alentadores.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) revisó sus proyecciones de crecimiento de la actividad económica para la región en 2018, y sus cifras fueron actualizadas a la baja.

Mientras que el organismo espera para este año una expansión promedio de 1,3% en la región (la estimación anterior era del 1,5%), a nivel local prevé una caída de 2,8% del PBI (mientras que en agosto su proyección era del 0,3%).

En la misma línea, CEPAL señaló que para 2019 el PBI argentino también caerá, pero la cifra será menor: -1,8%.

En agosto, el podio de la estadística a la baja era compartido con Venezuela (-12%, que ahora subió a -15%) y Dominica (-6,4, que bajó a -4,4%). En esta nueva proyección, CEPAL agrega a Nicaragua a la lista de países que presentarán una caída del PBI para este año (la proyección para ese país es de -3,3%).



Pese a la proyección global, la dinámica del crecimiento muestra diferencias entre países y subregiones, según la CEPAL. En este marco, las economías de América del Sur crecerían a una tasa positiva (0,7%) este año, impulsadas por la producción de bienes primarios, en especial petróleo, minerales y alimentos. En tanto, para 2019 se espera un mejor desempeño en esta subregión, que crecería 1,6% en promedio.

"Las proyecciones para 2019 se dan en un contexto de aumento de la incertidumbre y de los riesgos en el mediano plazo", reza el informe del organismo. Al mismo tiempo, advierte que "un riesgo que subsiste para las economías emergentes en general y, dentro de estas, para América Latina y el Caribe en particular, es el de un mayor deterioro del ambiente financiero internacional. Los altos niveles de deuda corporativa y soberana acumulados a lo largo de años de condiciones financieras globales laxas, constituyen un riesgo para algunas economías más expuestas a los cambios en el escenario financiero, como mayores necesidades de financiamiento externo, mayor proporción de la deuda en moneda extranjera, o mayor proporción de deuda de corto plazo".

Otro de los factores que el organismo tuvo en cuenta a la hora del análisis es la escalada en las tensiones comerciales: "Aunque éstas todavía solo se han visto reflejadas en moderadas revisiones a la baja del volumen proyectado de comercio mundial y de la actividad económica global para el año 2019, constituyen un riesgo para la actividad económica regional".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario