Economía

Cepo hard frenó caída de plazos fijos

En octubre, este tipo de depósitos cayó el 3,5%, pero desde las elecciones ha comenzado a repuntar. Impacta menor demanda de divisas en el MULC.

El endurecimiento del cepo cambiario no sólo logró contener (artificialmente) la demanda de dólares en el segmento oficial, sino que también logró frenar la caída de los depósitos a plazo fijo del sector privado que anotaron una baja del 3,5% en octubre. El stock promedio de estos instrumentos terminó el mes en $1,146 billones, en medio de mayores presiones cambiarias, dado que los distintos agentes buscaron dolarizar sus carteras, en un contexto de mayor incertidumbre en el plano local. Pero, tras la imposición del cepo hard, el stock registró un aumento del 3,1%, terminando el mes en $1,13 billones.

Lo que ocurrió desde las PASO, y se extendió durante octubre, fue uno de los fenómenos habituales que se da en la Argentina en períodos electorales (o de mayor incertidumbre). Los agentes salen a comprar dólares en medio de un mayor nerviosismo, ya que en el país la moneda ha demostrado en numerosas oportunidades (más de las que nos gustaría admitir a los argentinos) funcionar como reserva de valor.

Sebastián Einstoss, de la consultora Seido, sostuvo que “todos estos movimientos se ponen en un contexto; la caída de los depósitos a plazo fijo se frenó como respuesta al cepo hard, que se traduce en el corto plazo en una recuperación de la demanda de dinero, que aumentó ligeramente”. Consideró “que los agentes compraron dólares en exceso previo a las elecciones de octubre y algunos vieron la necesidad de aumentar la liquidez en pesos”. Einstoss destacó, además, que el endurecimiento del cupo para la compra de dólares “aumenta el atractivo en la tasa de interés, a través de una mayor estabilidad del tipo de cambio, que en la última semana estuvo más tranquilo”. Desde la semana pasada, los bancos oficiales comenzaron a salir a comprar divisas para sostener el valor de la moneda estadounidense.

Todo este fenómeno se dio a pesar de la caída de las tasas de interés en pesos, que disminuyeron desde el 58% a principios de mes hasta el 49,4% el 31 de octubre. Para los próximos meses, el BCRA ya dio señales de que continuará con el sendero bajista de la tasa de interés. Hoy en día, la misma se encuentra en un 3,8% mensual, frente a una inflación esperada cercana al 4% para noviembre, de acuerdo con los datos del REM. Esto implica que la misma ya ha comenzado a ubicarse en niveles negativos en términos reales, lo que podría desincentivar este tipo de inversiones en los próximos meses y aumentar la brecha cambiaria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario