Política

CGT convocó a un Confedral el 25 de septiembre para lanzar un plan de lucha con paro general

Informe de Sebastián D. Penelli / Fotos: Ignacio Petunchi.-

A la sombra de la ruptura, como adelantó Ámbito Financiero, la CGT anunció que el 25 de septiembre se reunirán en el Salón felipe Vallese de la sede de Azopardo para analizar la posibilidad de lanzar un paro nacional. "Se convocará al Comité Confederado para decidir un plan de lucha que incluya un paro general", definió Juan Carlos Schmid único orador en el acto principal en Plaza de Mayo.

En un discurso de unos 15 minutos, el jefe de Dragado líder sindical recalcó: "No venimos a levantar la bandera de ninguna candidatura no estamos detrás de ninguna conspiración, venimos con una demanda central trabajo digno y salario justo", lanzó el sindicalista ante la multitud. Recalcó que el principal motivo de la marcha es poner en vista la agenda social y reclamó control de precios sobre alimentos y medicamentos. Entre otras demandas, enumeró: la no intervenciones en sindicatos, rechazo a cualquier reforma laboral o jubilatoria, defensa del modelo sindical y decretar la emergencia social alimentaria.



Schmid se solidarizó con el pueblo catalán por los atentados del jueves y rechazó cualquier intervención militar en la región por intención de EEUU sobre Venezuela. Además reclamó "la aparición con vida" de Santiago Maldonado.

La marcha fue convocada por CGT, pero estuvieron las dos CTA, agrupaciones sociales y piqueteras y los partidos de izquierda. Los organizadores estimaron, muy entusiasmados, unos 250.000 concurrenes. Antes del inicio del acto, se produjeron graves incidentes frente al escenario entre dos grupos de Camioneros que dejó dos heridos leves. Según pudo registrar este cronista, gremialistas de la rama de Aguas y Gaseosas se tomaron a golpes de puño con una delegación de Sichoca de Tierra del Fuego en medio de la Plaza de Mayo. En medio del revoleo de botellas y piedras, al menos dos hombres sufrieron profundas heridas en la cabeza.

• Ausentes y presentes

Los que dieron el presente en el escenario fueron Pablo Moyano (camioneros), Omar Plaini (canillitas), Abel Frutos (panaderos), Julio Piumato (judiciales), Víctor Santa María (encargados de edificios), Juan Pablo Brey (aeronavegantes), Sergio Romero (docentes), Carlos Acuña (estacioneros), José Luis Lingieri (obras sanitarias), Carlos Frigerio (cerveceros), Rodolfo Daer (alimentación), Amadeo Genta (municipales porteños), Sandra Maionara (médicos), Hugo Benítez (textiles), Edgardo Muñoz (dragado y balizamiento), Miguel Ángel Rodríguez (panaderos) y otros integrantes del Consejo Directivo de la CGT.

Otros dirigentes sociales que se sumaron fueron Daniel Menéndez (Barrios de Pie), Juan Carlos Alderete (CCC), Gustavo Vera (legislador porteño-La Alameda) y Esteban "Gringo" Castro (CTEP), entre otros.

No estaban en el palco Héctor Daer (Sanidad), Gerardo Martínez (Uocra), Guillermo Pereyra (petroleros), Armando Cavalieri (Comercio), Ramón Ayala (peones rurales), Omar Maturano (La Fraternidad), Roberto Fernández (colectiveros) y los metalúrgicos Antonio Caló y Francisco "Barba" Gutiérrez.

Aunque Caló no subió al escenario, la UOM movilizó facciones de La Matanza, Avellaneda y Morón, entre otras. Por su parte, Cavalieri aclaró que lideró una numerosa columna en las puertas de la Federación, sobre la avenida Julio Roca, y advirtió que "esta marcha es un llamado de alerta del movimiento obrero; una alerta sobre la necesidad de exigir un futuro con estabilidad política pero sin que se desatienda el costado social y las demandas de los trabajadores". Aunque no estuvo en el palco, el mandamás de Faecys ponderó la "unidad en la acción con vistas a conseguir el bienestar de todos los trabajadores".

Los alineados al randazzismo Sergio Sassia (ferroviarios), Omar Viviani (taxistas), Ricardo Pignanelli (mecánicos) y Noberto Di próspero (personal legislativo) ni participaron.



Incorregibles

La concentración comenzó desde temprano generando un gran caos de tránsito. Antes de llegar a la Plaza, los trabajadores despedidos de Pepsico cortaron el cruce de Corrientes y Callao, y luego se dirigieron al Obelisco, donde miles de pasajeros tuvieron dificultades para viajar en Metrobús y taxis. Los subtes funcionan normalmente, aunque los metrodelegados habían anunciado estarán presentes en la marcha. Ayer cerraron con Sbase un acuerdo paritario con 29% de aumento salarial.

En la previa del acto, la Plaza de Mayo fue escenario de cruces entre facciones de camioneros por "ganar un lugar" privilegiado cerca del escenario cegetista. En ese contexto, ámbito.com fue testigo del enfrentamiento entre ambos bandos que dejó dos heridos leves.

Las primeras columnas en llegar fueron las de Camioneros. Los "muchachos" de Hugo y Pablo Moyano son los garantes de la organización y seguridad del evento. "No queremos repetir los incidentes de la marcha del 7 de marzo, cuando atacaron a algunos compañeros", dijo a este medio uno de los encargados de la movilización. Dicen que Sichoca aportó hasta 10.000 hombres de verde para el show. "Reclamamos ante la falta de trabajo, los despidos, el cierre de pequeñas y medianas empresas. Queremos un aumento de emergencia a los jubilados y la eliminación del impuesto a la ganancia que prometieron y no llegó", justificó Pablo Moyano.

Encuesta

¿Cree que la CGT debe convocar a un paro general en septiembre?




La supuesta crisis de conducción que atraviesa la CGT también se vio reflejada en la necesidad de algunos gremialistas de convocar a un paro nacional antes de las elecciones generales del 23 de octubre. Como ocurrió el 7M, hoy algunos exigirán a la CGT que "ponga una fecha", algo que finalmente no ocurrió. "Queremos que el Gobierno escuche nuestros reclamos y armar una mesa de diálogo. La inflación nos dijeron que iba a rondar los 17 o 18 puntos y ya la superaron. No descartamos el paro, esperaremos la palabra del compañero Juan Carlos Schmid hoy a las 16 horas", deslizó Moyano al dejar un manto de dudas.

Testimonios

Para José Luis Lingieri, del gremio de trabajadores de Aysa, tras el acto se abre un tiempo de impasse hasta el Comité Central. "Hay una etapa de maduración, creo que el Gobierno va a hacer una convocatoria para tratar la agenda de temas sociales planteada por la CGT, creo que va a haber una apertura", subrayó el jefe de los exObras Sanitarias.

"Anunciar hoy un paro general no tiene sentido, vamos a esperar. Las reformas laborales o previsionales las tendrán que poner en conocimiento de la CGT y si ahí se vulnera los derechos de los trabajadores, desde ahí se tomará una decisión. No se puede tomar decisiones anticipadas si no sabes cuál es la propuesta", remarcó el gremialista.

Para el líder del sindicato de estatales UPCN, Andrés Rodríguez, del Confederal no se suspende por más que desde el Poder Ejecutivo llamen al diálogo a la central. "Es una asamblea del movimiento obrero y ahí se debatirán los tiempos, las formas y las acciones. Bregamos porque también haya una mesa de diálogo como corresponde para superar los problemas que están aquejando a los trabajadores", detalló Rodríguez en una charla mano a mano con este cronista.

"Es una asamblea del movimiento obrero y ahí se debatirán los tiempos, las formas y las acciones. Bregamos porque también haya una mesa de diálogo como corresponde para superar los problemas que están aquejando a los trabajadores", agregó el secretario general de la Unión del Personal Civil de la Nación.

"El Confederal no se levanta por más que nos convoquen al diálogo, pero la convocatoria tiene que dar una respuesta firme a los planteos de la CGT, en cuanto a la situación tan gravosa que hoy pesa sobre los trabajadores. Sin respuestas, el Confederal puede convocar a una huelga general, pero apelamos a esta oportunidad que tiene el Gobierno de una convocatoria amplia y que sirve para obtener soluciones concretas", exhortó el sindicalista estatal ante el micrófono de ámbito.com. Sobre la posible fecha de un paro ante el fracaso del diálogo, dijo: "No se puede pronosticar algo que todavía no existe".

El legislador porteño alineado al moyanismo Gustavo Vera celebró la convocatoria callejera y el llamado el Confederal. "Está bien el reflejo de la CGT porque puede producirse acá lo mismo que pasó en Brasil, que se votó una flexibilización laboral que llevó los derechos de los trabajadores al siglo XIX. Acá hace rato que se viene hablando de que hay que bajar los costos, reformar el modelo sindical y los convenios colectivos", expresó a este medio.

"Me parece muy bien que la CGT le dé un plazo prudencial para que llame a una sincera mesa de concertación económica y social, donde se salvaguarde las conquistas y derechos de los trabajadores. Dios quiera que llamen al diálogo, entiendan y no se les suba la soberbia a la cabeza. Un país se hace dialogando con todos los sectores vivos de la sociedad civil: empresarios, trabajadores, oposición, oficialismo", agregó el diputado capitalino, que no superó el piso mínimo de votos para superar las PASO. 

El bancario Sergio Palazzo consideró que el llamado a una huelga es inevitable. "El eje central de la marcha es un pedido de cambio en la política económica de Gobierno. Los motivos son la caída del consumo, la pérdida de puestos de trabajo, los tarifazos, el avance sobre los convenios colectivos y la reforma laboral. Son motivos suficientes para esta movilización y si no se revierte, se profundizarán las protestas, no descantando un paro nacional", alertó en diálogo con el programa "Mañana Sylvestre", que se emite por Radio 10. 

En ese marco, el líder de La Bancaria y máximo referente de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT) minimizó las cantadas ausencias de algunos secretarios generales menos combativos y más alienados con el Gobierno. "Aunque los dirigentes digan que no marchan los trabajadores lo harán", destacó Palazzo. "Las resoluciones que hace la CGT son para cumplirlas, sino hagamos un club de amigos y hagamos otra cosa", agregó en referencia al mandato que se le dio a la central para realizar esta convocatoria. El mendocino es candidato a dirigir la nueva CGT con un solo secretario general.



Ámbito Financiero informó la semana pasada que los jefes de la Uocra, Comercio, Sanidad y UOM no venían con buenos ojos esta marcha, teniendo en cuenta que Cambiemos salió airoso de las urnas el domingo de las PASO. El secretario de Prensa de la CGT, Jorge Sola, aclaró que en la última reunión de Consejo Directivo ninguno de los presentes anunció el faltazo. "De los 37 miembros del Consejo Directivo (los triunviros Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, los otros 24 secretarios y 10 vocales) se prevé que algunos no irán y que varios optarán por permanecer junto a sus afiliados en las columnas de concurrentes", reveló el periódico.

Uno de los que ya avisó que no irá es Ramón Ayala, el actual secretario general de la UATRE, del fallecido Gerónimo "Momo" Venegas, un aliado incondicional del macrismo. "No vamos a asistir a la marcha porque no somos representados por ninguno de los convocantes. Es más, al mediodía tenemos una reunión con (Jorge) Triaca. No es la marcha de la CGT porque todos los sectores no estamos representados. En la CGT tiene que haber un cuerpo colegiado con un representante a la cabeza", señaló. El ministro de Trabajo dijo que la marcha "es innecesaria, inoportuna y tiene tufillo político".

Adhesiones

Además de los caciques cegetistas y ceteístas participaron agrupaciones sociales, piqueteras y de izquierda. Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, explicó que "hace muchos años venimos articulando con los reclamos del movimiento obrero organizado" y expresó su coincidencia en los reclamos planteados. "El Gobierno quiere imponer una flexibilización laboral, además queremos que se implemente la ley de Emergencia Social. Los problemas siguen agudizándose y no hay un horizonte claro sobre una posible salida. El Gobierno descalifica los reclamos y niega la realidad", afirmó.



A la movilización adhirió Empresarios Nacionales para el Desarrollo. "Contra la reforma laboral y previsional. Unidad con los trabajadores para cuidar la industria y el comercio nacional cómo generadores de valor para el desarrollo soberano y democrático argentino", expresaron en un comunicado en el que cargaron contra el Gobierno.

Vilma Ripoll, del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), fustigó a los dirigentes gremiales que decidieron no movilizar a sus tropas. "Lamentablemente, otra vez, los 'Gordos' se bajaron de la movilización, es un clásico, terminan haciendo siempre lo mismo. Siempre encuentran una razón para no estar y para no expresarse en el momento que se debe hacer. Siento que hoy va a haber bronca. Los trabajadores de Pepsico harán una acción previa para dejar visibilizada la lamentable situación que viven y a las 13 estaremos todo en el Congreso", enfatizó la candidata a senadora nacional.

Para sumarse a la concentración, el viernes pasado los jefes de las dos CTA Hugo Yasky y Pablo Micheli divulgaron una carta de adhesión con cinco motivos concretos para marchar: defensa de los puestos de trabajo; paritarias libres; rechazo a la reforma previsional; rechazo a la reforma laboral; rechazo a las políticas represivas. Pero al final de la misiva, Yasky, Micheli y Schmid incluyeron otro reclamo: "Exigimos la aparición con vida de Santiago Maldonado".

"Hay sectores de la CGT que sostienen desde hace tiempo que hay que acompañar pasivamente las políticas del Gobierno", explicó Yasky. "No voy a subir al palco, y el argumento de los dirigentes de la CGT que no quieren ir es bastante lamentable, me usan de excusa", añadió.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario