Política

Charlas de quincho: Faurie aporta su habilidad diplomática a la campaña

El diplomático tuvo que apelar a su don innato. Debe convencer a lo más selecto del liberalismo criollo para que apoye al actual Gobierno.

Mauricio Macri puso a todo su Gabinete a trabajar en la campaña pre-PASO y el canciller Jorge Faurie tuvo que apelar a toda su habilidad diplomática (probablemente un don innato dado desde la cuna), para una misión difícil. Convencer a lo más selecto del liberalismo criollo para que apoye al actual Gobierno.

Aún con las múltiples críticas que desde este siempre difícil costado de la sociedad argentina, pero con mucha influencia entre empresarios de todo rubro y sector. Sabiéndose experto en lides complicadas, Faurie se reunió con unos 50 referentes del liberalismo, con la explicación de rigor del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea como disparador.

El encuentro había sido convocado por Gerardo Bonviovani, de la Fundación Libertad, quién en su última cumbre anual decidió que sea el peruano Mario Vargas Llosa el que interpelase a Mauricio Macri.

Fue el 29 de abril pasado, día en que el Presidente lanzó la frase que en una eventual próxima gestión haría “lo mismo pero más rápido”. Ahora, en el encuentro organizado en el Circulo Italiano el viernes 2 de agosto, el encargado de hablar fue Faurie, esta vez con Ricardo López Murphy como fiscalizador del Gobierno pero que, en definitiva, renovó sus votos al oficialismo.

La elección de los invitados no fue casual. Faurie es uno de los integrantes del Gabinete del presidente Macri más afín a las ideas de la libertad y López Murphy es un clásico representante del sector y posiblemente la persona que más influencia tiene sobre el grupo de jóvenes de entre 18 y 35 años que defiende las ideas de Alberdi.

En una gran mesa cuadrada en la que la mitad de los participantes tenía menos de 40 años, se habló fundamentalmente de comercio internacional, pero estuvieron también en debate cuestiones de política internacional como la recuperación económica de Irlanda, la crisis de Venezuela, y por supuesto los temas económicos. Mientras que López Murphy fue muy claro en que la Argentina debe ordenar su macroeconomía para poder aspirar a cualquier otras, el canciller se definió ten favor de la necesidad de bajar el gasto público para poder reducir el déficit y que eso lleve a una baja de impuestos que favorezca el despegue de la economía.

Faurie, acompañado entre otros por el presidente del Banco Provincia Juan Curutchet, se llevó del encuentro la promesa de un apoyo de los liberales a la formula oficial. Pero se le aclaró al ministro que, hacia delante, serán inflexibles con las críticas al macrismo si no se avanza en los dos grandes hitos que defiende el sector: baja del gasto público y reducción impostergable de la presión impositiva.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario