Edición Impresa

Charlas de quincho

Macri acelera campaña y definiciones antes de partir a la India. Otro cumpleaños, de un sindicalista amigo, con apoyo a la reelección. Preocupa la vendimia y no sólo por la fiesta. Quincho empresarial con parrilla correntina.

Mauricio Macri terminó ayer su fin de semana de cumpleaños en Mar del Plata. El festejo central fue como más le gusta: solo rodeado de amigos históricos, su mujer y su hija Antonia. Esta vez fue sin ningún invitado especial para preservar íntegramente la intimidad del grupo. Hubo largos partidos de paddle en el club San Remo Sport, como hace raro no se veía, y descanso antes de una semana que viene movida para el Gobierno. Macri hoy continua en campaña y el sábado parte en gira a la India y Vietnam en vuelo regular de Emirates que lo obliga a hacer escala en Dubai. Vuelo larguísimo que aún sigue criticado dentro de la Casa Militar y en seguridad por la exposición en que pone al Presidente. Hasta ayer esa puja interna estaba cerrada, como se sabe, atendiendo a razones de imagen y ahorro en momentos que arranca la campaña. Macri se va casi una semana, pero hay decisiones a tomar que no quedarán pendientes. Casi al mismo tiempo vuelve Marcos Peña de su descanso para monitorear no sólo lo que sucede con las definiciones que faltan en Cambiemos, sino también en cada peronismo provincial. En su ausencia la mesa de siempre con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal pulirá los datos del comienzo de año. La economía no estará en la agenda de campaña pero será el tema central de análisis en privado sobre las chances electorales. Después de todo en Argentina las definiciones del electorado siempre terminan tomándose por ese lado. Por eso habrá gestos hacia la política de seguridad, protagonismo de ministros “sociales”, pero lo más importante, seguirán siendo las noticias que lleve Nicolás Dujovne al gabinete. Al Gobierno le quedan un par de semanas de malas noticias casi seguras desde INDEC con el índice de inflación de enero, precios mayoristas, supermercados, shopping y el EMAE. Ninguno de ellos puede dar bien, sobre todo después de un enero más recalentado en precios que lo que se esperaba, aun sobre el previsible alimento que le dieron las subas en precios regulados a la inflación. Febrero no está contemplado entonces para buenas noticias y todo el Gobierno espera ahora poder respirar algo en marzo y abril.

Quinchos-Macri-ArielColoEchegorria.jpg
Regreso. Mauricio Macri y Ariel
Regreso. Mauricio Macri y Ariel "Colo" Echegorria, en Mar del Plata. Volvieron los largos partidos de paddle para el Presidente.

Dos sindicalistas amigos aportaron optimismo al macrismo en estos días de cumpleaños presidencial. “El cambio lo sigue representando Macri”, dijo el fin de semana Dante Camaño, el secretario General de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos, hermano de Graciela y cuñado de Luis Barrionuevo en el marco del festejo por su cumpleaños que tuvo lugar en la Sede del Sindicato junto a unas 150 personas. En tiempos donde las asociaciones gremiales empiezan a definir a sus candidatos, Gastronómicos renovó su apoyo a Macri: “Si bien el Gobierno cometió errores, el cambio lo sigue representando Macri”. Al cumpleaños del sindicalista asistieron su hermana Graciela; toda la comisión directiva de UTHGRA capital, delegados del sindicato; el presidente de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad, Fabián Castillo; el subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio de la Ciudad, Ezequiel Jarvis; la síndica General de la Ciudad, Mónica Freda; el presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés, Ariel Amoroso y el coiffeur Fabio Cuggini. Otro sindicalista siguió el mismo camino: Ramón Ayala, secretario general de UATRE y un aliado del Gobierno desde épocas de Gerónimo “Momo” Venegas, avisó que no se baja del apoyo a Cambiemos. Todo previsible.

Un juego curioso se vivió en la ciudad durante el Festival Internacional Buenos Aires que reunió al mejor teatro independiente del mundo. Una de las obras que se expusieron allí fue Carne y Hueso. La puesta se hizo interviniendo las calles del barrio de Chacarita bajo la dirección del dramaturgo Juan Coulasso. Allí se proponía a solo 20 espectadores por función un recorrido una casa en Colegiales con escenas en el baño, la cocina, living, dormitorios, donde la vida y la muerte se fueron relacionando. La puesta no terminaba allí sino que luego continuaba en la calle, donde los protagonistas mágicamente volvían a aparecer saliendo de casas y locales vecinos para unirse a los espectadores que, caminando por las calles, llegaban al Cementerio de la Chacarita donde tenía lugar el acto final. Muy interesado por la fantástica propuesta, uno de los espectadores de la obra fue Enrique Avogadro, secretario de Cultura de la Ciudad, que no solo la vio hasta el final sino que se prestó al juego de caminar hasta dentro del cementerio. El tema es que tras de esa escena final Avogadro decidió seguir caminando por adentro de la Chacarita buscando un panteón de familiares políticos. No se dio cuenta de que la hora pasó y la necrópolis cerró sus puertas. El final vino allí, ya que hubo que conseguir personal de seguridad para que le abriera y pudiera salir a la calle ya en medio de la noche.

Quinchos2.jpg
Quejas. Carlos Iannizzotto encabezó las preocupaciones por los problemas de productores para la vendimia de este año. En marzo habrá eco en la fiesta provincial.
Quejas. Carlos Iannizzotto encabezó las preocupaciones por los problemas de productores para la vendimia de este año. En marzo habrá eco en la fiesta provincial.

Happy hours capitalinos en algunas de las cada vez más atractivas. Terrazas y cúpulas en plena City porteña y asados de dorado y surubí frente al Paraná en tierras correntinas para una cantidad de Quinchos empresarios. Por supuesto que uno de los puntos más abordados fue la reunión de la Mesa Agropecuaria bonaerense, presidida por la propia María Eugenia Vidal en el Museo Ferroviario en Avenida del Libertador. Obvio: pleno total y la sorpresa de que la mandataria se quedara bastante más de los 15-20 minutos habituales en este encuentro. Solo ese hecho habría alcanzado para “ atenuar” alguno de los muchos reclamos de los productores bonaerenses, pero Vidal fue más lejos y hasta aprovechó para tirar unos palitos a algunos intendentes cuando, al referirse al estado de los caminos rurales y las altas tasas viales municipales, dijo: “El sistema fracasó desde el momento que la provincia de Buenos Aires que no tiene competencia en un tema netamente municipal y tuvo que meterse para que la producción pueda salir sin problemas de los campos...”, saliendo así al cruce de una de las principales demandas. También estuvo en “modo campaña” cuando contó informalmente que junto al presidente Mauricio Macri y al ministro Dante Sica, de Producción, ya encaran un plan productivo para los próximos 4 años. “Estamos trabajando en un plan productivo con el Gobierno nacional pensando en los próximos cuatro años. El Banco Provincia no puede ser nuestra única herramienta. Y por supuesto queremos al sector agroindustrial y a los productores en esa mesa”. Por supuesto que en campaña se dicen muchas cosas. Pero igual llamó la atención que no se mencionara a la cartera de Agroindustria en el proyecto. De parabienes, el ministro bonaerense Leonardo Sarkis que no solo logró sortear bastante bien el exigido encuentro, sino que también obtuvo el compromiso público (sobre todo frente al resto del gabinete provincial) de la continuidad de los trabajos en los caminos, las altas tasas de interés que afectan a la producción rural pero, especialmente, el reconocimiento de varios al trascender los avances registrados por la Ucal ( Oficina de Coordinación de Alimentos), una asignatura aún pendiente a nivel de la Nación, y en el DUT (Documento Unico de Tránsito) que simplifica y abarata la gestión de fletes, entre otros temas. En los corrillos se comentaba mucho sobre el futuro de la cosecha gruesa (que para Buenos Aires representa ingresos genuinos millonarios), el futuro en un año fuertemente politizado por las elecciones y, a nivel de chimentos, el problema que parece enfrentar el jefe de gabinete de Agroindustria, el controvertido exruralista Jorge Srodek, por la viralizacion de un imprudente audio contra un intendente de la provincia. Dicen que el escándalo fue tan mayúsculo que directamente tuvo que intervenir La Plata. Hasta el momento, el hombre brilla por su ausencia.

La crisis que afecta al sector vitivinícola amenaza con frustrar la cosecha que recién comenzó en Mendoza y, por supuesto, complicar los actos centrales de la fiesta mendocina que siempre se transforma en centro político, más en este año electoral. “Comenzamos a percibir, con preocupación, que el productor independiente no está encontrando establecimientos donde ubicar su uva. Esta labor es la de mayor peso relativo en los costos del ciclo productivo”, preocupó en estos días Coninagro, que conduce Carlos Iannizzotto. Lo cierto es que para un productor de uva tinta común, levantar la cosecha con asistencia crediticia pasa a representar el 28% de los costos de producción y, para uno de vino blanco, el 31% de los valores de producción. Y se propone un trabajo en conjunto público-privado para ayudar al productor pequeño y mediano. También para apoyar a las pequeñas bodegas. Los problemas allí son bastante conocidos también en otros sectores: el aumento de los costos de insumos valuados en dólares, la suba de las tarifas en los servicios (en especial la tarifa eléctrica), la presión tributaria, la reducción de los reintegros por exportaciones y el aumento de las retenciones, sumado a la caída del precio de la materia prima. Por eso Iannizzotto sostiene que “la percepción que hay en el ambiente productivo es de desaliento ya que varias bodegas no recibirán uva y hay un porcentaje muy alto de productores sin destino. Dicho sector atraviesa desde hace meses un panorama complicado por la constante caída del consumo produciendo así la existencia de un sobrestock vínico que amenaza con disminuir aún más los precios que ya bajaron con respecto a 2018”.

En el litoral, mientras tanto, en un quincho con asado de surubíes, pacúes y dorados (también muy bien “regado”), y con productores correntinos y tucumanos, trascendió la inminente nueva visita de los australianos de OTH con intención de inversiones interesantes para la desnaturalización y posterior aprovechamiento. Químico y alimenticio de subproductos grasos de la industria frigorífica, tanto de vacunos, como pollos y pescado. Para algunos, es digna de mención la insistencia de estos inversores, que es la tercera vez que vienen, ya que en las dos anteriores no pudieron ingresar los equipos para las demostraciones, parece que por la burocracia aduanera, lo que se contrapondría al cada vez mayor interés oficial por la radicación de capitales externos. También, entre café y café, en los corrillos se comentaba mucho el recrudecimiento de los intentos para lograr la aprobación de un trigo transgénico resistente a la sequía. El caso, sin objeciones técnicas, presenta, sin embargo, la limitación comercial de no poder asegurar la separación entre el producto convencional y el nuevo, por lo que los sectores comerciales sostienen que, ante esta falta de garantía (para los compradores externos), se puede poner en riesgo la totalidad de la exportación del estratégico producto) y de los estratégicos dólares para el Gobierno), unos u$s3.200 millones. La totalidad del mercado mundial de trigo es no transgénico a raíz de que hay cláusulas contractuales y legislación específica en varios países compradores que lo establecen taxativamente. Los países compradores del trigo argentino rechazan los transgénicos, aunque algunos de ellos los toleran para otros cultivos de consumo animal, como los de soja, maíz y algodón. Así, mientras los empresarios involucrados arguyen la libertad de comercio y las aprobaciones técnicas para lograr la autorización comercial, del otro lado le piden las garantías de correcta separación de unas y otras semillas mientras citan como antecedente lo que ocurrió el pasado miércoles 6 de febrero, cuando estalló en Francia y Alemania un conflicto con colza producida en la Argentina, por la empresa Dekalb que ahora es propiedad de Bayer (antes lo era de Monsanto), debido a que las autoridades de esos países detectaron vestigios de semillas transgénicas en esos productos de “menos de 0,005 por ciento del volumen y se rechazaron las partidas”, comentaban. Más de cabotaje eran los comentarios sobre los escándalos judiciales en Tucumán cuya autoría le atribuyen al gobernador José Manzur. También, sostenían “Tucumán es la provincia con menos obra pública! El año pasado se cayeron 32 puentes por las lluvias”. Para no ser menos, los correntinos contraatacan con los 2 años que ya lleva él únete “ transitorio” en la Ruta Nacional 12, sobre el río Corrientes.

Vamos a terminar con un chiste vial:

Un hombre va a 180 km por hora en una autopista cuando advierte, detrás de él, un patrullero haciéndole luces. Entonces se detiene y estaciona en la banquina. El policía hace lo mismo y luego va hacia él.

-Señor, ¿ignora usted que la velocidad máxima es de 130 km/h? -le dice-. Permítame su registro.

-No lo tengo, oficial -le responde el hombre-. Me lo retiraron hace un rato cuando me dio positiva la prueba de alcoholemia.

Sorprendido, el policía insiste:

-¿Qué? ¡Déjeme ver su cédula verde!

-Tampoco la tengo, oficial. Ocurre que el auto no es mío, lo robé, pero espere que me pareció verlo en la guantera cuando guardé el revólver.

El policía da un paso atrás, saca su arma y apuntándolo le grita:

-¡No se mueva! ¿Lleva usted un arma en la guantera?

-Sí, oficial, la que usé para matar al dueño del auto antes de meter su cuerpo en el baúl.

-¡Quieto! ¡Manos arriba! ¡No haga ningún movimiento o le disparo! -exclama cada vez más desesperado el policía. Y sin dejar de apuntarlo pide por radio un refuerzo, al que le explica lo ocurrido. A los tres minutos, haciendo ulular su sirena, llega veloz otro patrullero del que se baja un policía robusto. Va directamente al auto, con las esposas preparadas, pero como procedimiento de rutina le pide el registro al conductor.

-Acá tiene, oficial, y también mi cédula verde -responde el hombre, entregándoselos, y volviendo a alzar sus brazos. El policía los examina, y le echa una mirada de reojo a su compañero.

-Dígame, ¿y lleva usted un arma en la guantera?

-¿Qué? ¿Un arma? Pero no, oficial, revísela usted mismo -dice, sin dejar de bajar los brazos. El policía va hacia la guantera por el otro lado, la abre, y sólo ve papeles y una linterna. Vuelve a mirar de manera torva al primer policía.

-Y dígame -continúa, ya avergonzado de seguir interrogándolo-. ¿Hay... hay un cadáver en el baúl?

El hombre reprime una carcajada: -¿Un cadáver? No, no, oficial -y acciona el botón que abre el baúl. Allí sólo está la rueda de auxilio.

-Escúcheme -dice furioso-, ¿qué significa esto? Mi compañero me dijo que usted iba armado y llevaba un muerto.

-Y bueno -dice el conductor-, seguramente también le habrá dicho que iba a 180 km por hora.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario