Secciones Especiales

Charlas de quincho

Luego del episodio con los veganos, La Rural fue nuevamente centro de un reclamo, esta vez por parte de Greenpeace. Este hecho expuso la fragilidad de la seguridad en el predio ganadero, sino del sistema de protección presidencial, pues si en lugar de "carteles" el dispositivo hubiera contenido algún elemento más violento, el resultado hubiera sido gravísimo.

“Vertiginoso” el ritmo de estos últimos días, antes de las PASO. Obvio que la coincidencia con la muestra de la Rural desplazó hacia allí parte de la política, pero no fue lo único. Cenas, premios, desfiles, agasajos como los de la maquinaria en la noche de CITA; el remate -nocturno- de Brangus; los premios de Aberdeen con una divertida cena en Granaderos, hasta culminar con el presidente Macri en la histórica Tribuna Oficial de la Rural fueron sólo algunos de los hitos que convocaron mucha concurrencia (incluso del exterior) y donde se escuchó de todo, y para todos los gustos, con internas a diestra y siniestra (públicas y privadas). Pero fuera del mundo rural hubo también otras reuniones, como la de ALPI, que realizó la edición 26 del Premio BIENAL, en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso.

Difícilmente Federico Boglione, titular de la cabaña Volcán que ganó el Gran Campeón Aberdeen Angus que abrió el sábado el desfile de campeones frente al mismísimo presidente Mauricio Macri, haya sospechado que su irrupción mediática el fin de semana no se iba a producir por la ganadería, o por la producción agropecuaria e industrial que continúa de su padre, sino por la rapidez de reflejos para descolgar, casi en el aire, los carteles que Greenpeace desplegó ese día justo encima de la cabeza del presidente de la República y del titular de la Rural, Daniel Pelegrina. Es que mientras la gente de seguridad de Patricia Bullrich, junto a los especialistas de la empresa que explota el predio ferial donde se desarrolla la muestra, miraban atónitos lo que sucedía sin atinar a reaccionar, el joven cabañero (de contundente desarrollo físico) saltaba apenas por detrás de los directivos, descolgando los carteles a tal velocidad que ni siquiera llegaron a enterarse de lo que estaba sucediendo. “Pato se comió el amague”, reconocía en un murmullo otro miembro del gabinete allí presente aludiendo a Bullrich. Es que más allá de la veracidad, o no, de lo que decían los carteles (la organización que se los adjudica es muy controvertida al respecto, en todo el mundo), lo que en realidad quedó expuesto es la fragilidad del sistema de protección presidencial, pues si en lugar de “carteles” el dispositivo hubiera contenido algún elemento más violento, el resultado hubiera sido gravísimo (lo que el equipo de seguridad presidencial no hubiera evitado tampoco). Ahora, mientras la titular del área apela a “denunciar” a la organización que se autodenomina “ambientalista”, famosa por sus irrupciones teatrales y por su falta de respeto a la propiedad privada, y sin que se haya escuchado autocrítica oficial por el momento, ya trascendió que los mecanismos habían sido colocados el 26 de julio (una semana antes), y cuando toda la seguridad del predio (y la presidencial) se ponía en “alerta” por los sucesos de los veganos. Otro “susto” lo provocó el mismo Macri cuando, en un inesperado movimiento, saltó de su asiento y se fue rápidamente, ante los custodios que tampoco reaccionaron en este caso. El alerta no pasó de allí porque el Presidente se detuvo y abrazó efusivamente a Luciano Miguens, extitular de la Rural y miembro de la Mesa de Enlace original, que se estaba retirando, y con quien intercambió unas cálidas palabras. Dos a cero pierde la Seguridad. Todo esto mientras el titular de Economía, Nicolás Dujovne, les “explicaba” a algunos cercanos que “lo de la eliminación de las retenciones es para diciembre de 2020”, en un intento de frenar el entusiasmo de algunos productores, ante la renovada promesa presidencial sobre el impuesto más urticante que tiene el campo, y también uno de los peores.

Fuera de la “anécdota” la Sociedad Rural, y en particular el sector agropecuario, le permitieron a Macri obtener lo que en política se llamaría “un logro”, con tribunas colmadas como hace tiempo no se veía para la ocasión, con una adhesión indiscutible a pesar de los problemas vigentes en el campo (que no son pocos) y sin momentos indeseables, justo una semana antes de las críticas elecciones PASO. Ya desde el arribo al predio (que finalmente se hizo por Juncal y Oro), el aplauso más contundente fue cuando el público, obligado con vallas a estar a muchos metros de distancia, descubrió a la gobernadora María Eugenia Vidal, situación que se repitió transformada en ovación, después cuando Macri la nombró en su discurso. Otro dato no menor para el presidente, y considerando el público general que caracteriza a “la Ganadera”, más durante las vacaciones de invierno, fue la “tibieza” general con que recibieron a otros candidatos (ninguno del kirchnerismo) como José Luis Espert, la misma Elisa Carrió, o Roberto Lavagna que, aún acompañado por el gobernador saliente de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y paseando por delante de los stands de las radios, lograba que la gente se acercara, o le pidieran notas. Mucho más éxito cosecharon otros, como Ricardo López Murphy, que no es ahora candidato, pero logra muy buena recepción entre la gente; Federico Pinedo, que termina su mandato pero no renueva; o Alfredo “el mellizo” De Angeli que sí intentará renovar el sillón de senador por Entre Ríos, por otro período de 6 años, y que mantienen alta popularidad entre el público. Respecto a Pinedo, entre la cantidad de rumores de los últimos días, hay uno que indica que de imponerse nuevamente el oficialismo, el todavía senador (de muy buena relación con el candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto) podría convertirse en el nuevo jefe de Gabinete, en la forzada renovación de equipo que debería hacer, en ese caso, Macri, y con una salida “elegante” para el controvertido Marcos Peña, tal vez, con destino diplomático.

Quinchos
Actos. Jorge Faurie en apoyo a liberales de la mano de Ricardo López Murphy.
Actos. Jorge Faurie en apoyo a liberales de la mano de Ricardo López Murphy.

Fue quizás la presencia más esperada, por el oficialismo, en La Rural. Sobre todo luego de que su potranca (de 3 años) “Quarter Dixie Spark” se alzara con la cucarda de Gran Campeona Hembra 2019 de su haras San Rafael. Se trata del diputado José Ignacio De Mendiguren, hoy en las filas del binomio Fernández-Fernández. Se especuló mucho con que quien hoy es nombrado como posible Ministro de Industria de un Gobierno de Alberto Fernández no asistiría a la Exposición Rural para evitar silbatinas y gestos incómodos. Sin embargo, “El Vasco” no dudó en apersonarse en la semana para recibir los premios de su cuarto de milla de manos del Gral. Diego López Blanco, Juliana Wagner (presidenta de la Asociación Paraguaya de Cuarto de Milla), Claudia Maggiorini (la jueza) y el titular de la SRA, Daniel Pelegrina. Es más, en La Rural no creían que iba a ir, por ello quedaron más que sorprendidos cuando pisó la alfombra roja al ingresar con el ejemplar al comedor de la Exposición de Palermo. Al final en lugar de silbidos recibió los saludos de todos (es más, hubo sesión de fotos y selfies ante el rumor del posible ministro) ya que fue el único representante del arco político opositor. Se dio el gusto de desfilar su caballo frente al presidente Macri. Algunos, en las gradas, ironizaban que lo que faltaba era que la potranca se llamara Cristina.

Las mesas del Restaurante Central, por las que pasó buena parte de los dirigentes destacados del país (la mayoría para que los vieran, más que para ver ellos), son un termómetro insustituible, ya que nada escapa a la visión de los comensales. Por ejemplo, el sábado, mientras se discutía el discurso del presidente Macri, e irrumpía en el salón el actual titular de la Rural, Daniel Pelegrina, espontáneamente surgió un aplauso cerrado de parte de los comensales, varios de los cuales se ponían de pie, ante el hombre que había desplegado un delicado equilibrio, tanto ese día con su propio discurso (moderado, y nada altisonante) como en las jornadas previas. De ahí que llamara la atención el autismo de su antecesor, el ahora ministro Luis Miguel Etchevehere, que no pareció enterarse de nada, y siguió comiendo, aunque algunos de su mesa le brindaron reconocimiento a Pelegrina. “Nunca se llevó bien con él, y difícilmente empiece ahora”, explicó un conocedor respecto a la actitud del ministro, que responde también a la interna que hay en la entidad, que debe renovar parte de sus directores en septiembre, y que otra vez no logró llegar a una lista de consen-so a pesar de la oferta oficial para integrar algunos lugares con quienes en su momento fueran seguidores de Etchevehere, lo que además, es la postura que cosecha mayores adhesiones entre los más jóvenes de ambos grupos. La consulta habitual sobre los discursos de La Rural arrojó un contundente triunfo de la frase de cierre de Macri, por sobre todas las otras varias que se escucharon durante el acto. Es cierto que el Presidente ya hacía un rato que había abandonado su discurso escrito, y que había ido levantando el tono de voz y el entusiasmo con el acompañamiento del público, pero fue justamente con su “Argentina no está en el pasado. Argentina está en el futuro. ¡¡Hagásmolo!!...” cuando consiguió la explosión de la tribuna que, en realidad era exactamente lo que quería escuchar, es decir, que no se va a volver al pasado, que fue muy duro y de destrato para con la producción y, por ende, con impacto muy negativo en muchas localidades del interior cuya economía depende del sector agroindustrial que se va atenuando con la reversión de la tendencia negativa en la producción que, aunque aún tenue, este año ya logró un récord con algo menos de 150 millones de toneladas de granos.

También en CITA, donde se premió a las principales innovaciones técnicas en el sector de máquinas y equipos cada vez más impresionantes por tamaño y precisión, se asistió corrillos varios, como el de Juan Curutchet, del Banco Provincia, con el titular de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarkis, por cual de ellos estaba logrando mayor “millaje” en la más que intensa recorrida que están haciendo por la provincia de Buenos Aires, principal bastión electoral a retener por el oficialismo que tiene la creencia de que “si pierde Vidal, pierde Mauricio”, aunque algunos quieran despegar los resultados. También en la Noche Bragus (casi tan clamorosa como la de Angus), mientras se remataba una vaquilla a casi $2 millones, gracias a la intervención de productores paraguayos que se quedaron con buena parte de lo ofertado, algunos hablaban de las buenas perspectivas de la ganadería local, lo que justificaba ampliamente, la cantidad de delegaciones del exterior, tanto de los países limítrofes y sudamericanos, como de los Estados Unidos y varios europeos.

Quinchos
Mark Kent y Teresa González Fernández en el Congreso.
Mark Kent y Teresa González Fernández en el Congreso.

Como siempre hiperactiva, Teresa “la Colo” Gonzalez Fernandez, alternó La Rural con la presidencia de ALPI, la respetada entidad dedicada a la rehabilitación motriz que el viernes realizó su clásica Bienal. Y, como esta vez fue en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso, también contó con la presencia de la vicepresidente Gabriela Michetti, y de Federico Pinedo, además del embajador de Gran Bretaña, Mark Kent , y otros varios representantes diplomáticos. El galardón, que se viene otorgando hace más de 50 años, reconoce a 10 personas con discapacidad, que hayan destacado en la sociedad en distintas disciplinas, como ejemplo de superación y esfuerzo.

Mauricio Macri puso a todo su Gabinete a trabajar en la campaña pre-PASO y el canciller Jorge Faurie tuvo que apelar a toda su habilidad diplomática (probablemente un don innato dado desde la cuna), para una misión difícil. Convencer a lo más selecto del liberalismo criollo para que apoye al actual Gobierno. Aún con las múltiples críticas que desde este siempre difícil costado de la sociedad argentina, pero con mucha influencia entre empresarios de todo rubro y sector. Sabiéndose experto en lides complicadas, Faurie se reunió con unos 50 referentes del liberalismo, con la explicación de rigor del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea como disparador. El encuentro había sido convocado por Gerardo Bonviovani, de la Fundación Libertad, quién en su última cumbre anual decidió que sea el peruano Mario Vargas Llosa el que interpelase a Mauricio Macri. Fue el 29 de abril pasado, día en que el Presidente lanzó la frase que en una eventual próxima gestión haría “lo mismo pero más rápido”. Ahora, en el encuentro organizado en el Circulo Italiano el viernes 2 de agosto, el encargado de hablar fue Faurie, esta vez con Ricardo Lopez Murphy como fiscalizador del Gobierno pero que, en definitiva, renovó sus votos al oficialismo. La elección de los invitados no fue casual. Faurie es uno de los integrantes del Gabinete del presidente Macri más afín a las ideas de la libertad y López Murphy es un clásico representante del sector y posiblemente la persona que más influencia tiene sobre el grupo de jóvenes de entre 18 y 35 años que defiende las ideas de Alberdi. En una gran mesa cuadrada en la que la mitad de los participantes tenía menos de 40 años, se habló fundamentalmente de comercio internacional, pero estuvieron también en debate cuestiones de política internacional como la recuperación económica de Irlanda, la crisis de Venezuela, y por supuesto los temas económicos. Mientras que López Murphy fue muy claro en que la Argentina debe ordenar su macroeconomía para poder aspirar a cualquier otras, el canciller se definió ten favor de la necesidad de bajar el gasto público para poder reducir el déficit y que eso lleve a una baja de impuestos que favorezca el despegue de la economía. Faurie, acompañado entre otros por el presidente del Banco Provincia Juan Curutchet, se llevó del encuentro la promesa de un apoyo de los liberales a la formula oficial. Pero se le aclaró al ministro que, hacia delante, serán inflexibles con las críticas al macrismo si no se avanza en los dos grandes hitos que defiende el sector: baja del gasto público y reducción impostergable de la presión impositiva.

Quinchos
Premio. Cristian Ritondo abraza a Ignacio de Mendiguren, que se llevó premio con su potranca Quarter Dixie Spark.
Premio. Cristian Ritondo abraza a Ignacio de Mendiguren, que se llevó premio con su potranca "Quarter Dixie Spark".

El público del Teatro Colón ovacionó la semana pasada al director de orquesta Zubin Mehta (1936), cuando al frente de la Orquesta Filarmónica de Israel interpretó la Sinfonía N° 6, “Pastoral”, de Beethoven, con una ligereza memorable. Antes de la segunda parte del concierto, la directora del teatro, María Victoria Alcaraz, subió al proscenio junto al maestro. Dijo que el escenario es sólo para los artistas y le entregó una medalla, casi una bandeja por el tamaño desmesurado, a Zubin Mehta para recordar su paso por el Colón, Luego le agradeció a Claudia Stad la donación de la medalla que ella misma diseñó. Durante el entreacto se recordó el gesto generoso de Zubin Mehta cuando en medio del marasmo provocado por la crisis de 2001 llegó a Buenos Aires para tocar frente una multitud en la Avenida 9 de Julio. Sabía el maestro que no hay mejor bálsamo que la música para una sociedad sufrida. Esta vez Mehta trajo una sorpresa: el virtuoso de la flauta Guy Eshed que tocó el Concierto en Re mayor, Op. 283 de Carl Reinecke. Luego de La Valse de Ravel y, a la hora de los bises conquistó al público con el tango “Por una cabeza” de Gardel y Le Pera. Con ese tango “a la europea” se robó la noche. Tronó el “bravo” y el público emocionado aplaudió a rabiar. En las primeras filas estaba la familia Stad completa, con Pablo Bosquis y su hija, Florencia Boskis; más atrás aplaudían Norberto Frigerio, Norma Quarrato, Gerónimo y Andrea Frigerio; Carolina Biquard, Daniel Muchnik, Magdalena Ruiz Guiñazú y Santiago Del Sel; Lupita Noble y Mariano Cornejo. Con la alegría de recuperar a Gardel, gran parte del público corrió para el Edelweiss. Los que encontraron todas las mesas ocupadas, aprovecharon esta excusa perfecta para disfrutar de los manjares italianos de Chiuso. La imperdible burrata y el paté, el risotto de langostinos y los pappardelles con brócoli, todo con delicioso vino tinto y el clásico Tiramisú para terminar la noche. Al día siguiente, para despedir a Zubin Mehta, Claudia Stad amaneció cantando, como una soprano, “por una cabeza, si ella me olvida, que importa perderme, mil veces la vida, para que vivir...” Con inspiración tanguera la contrató a Mora Godoy a bailar en un almuerzo frente a sus amistades más encumbradas. Para comenzar, estaban Eva y Santiago Soldati, María Taquini de Blaquier, Nancy Kovack, Victoria Alcaraz, el rabino Abraham Skorka y la Orquesta Filarmónica de Israel completa. “Cuántos desengaños por una cabeza, yo juré mil veces no vuelvo a insistir…”, repetía, incansable, la anfitriona.

En el hall central de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires,por iniciativa de las artistas plásticas Lidia Papic y María Teresa Bobbio, se inauguró el “1° Salón Latinoamericano de Arte Naif”, el cual se lleva a cabo en homenaje a Alberto Ubertone (personalidad destacada dentro de la mencionada institución). Exhiben sus obras además de artistas nacionales, pintores provenientes de Uruguay, Perú, Brasil, Ecuador y Cuba. Entre los asistentes al vernissage , además de Hugo De Felice -coordinador de Acción Cultural de la BCBA-,Marta Ubertone (hija del homenajeado),las mencionadas organizadoras y el curador Héctor Alarcón, se encontraban Marina Fernández Llorente de White, el anticuario y decorador Daniel Miranda, la directora del Instituto Cultural Vietnamita-Poli Sosa, varios artistas plásticos como Wilson Salas, quien está gestando la construccion del Museo de Arte Naif en Quito-Ecuador , Carolina Cerverizzo (a quien varios felicitaron por la muestra que está exhibiendo en Menéndez Libros), Lucas Beccar Varela, Charly Olguin Trelawny, Marta Elisetch, “Bony” Bullrich y otros amigos que se acercaron a saludar a los artistas entre los que se encontraban Dolores Figueroa Alcorta, Fernando Sánchez Fuentes , Teresa Rojas, Gabriel Mecca, Jorge Fernández (estos últimos llegados hace poco de Europa de donde se escaparon a tiempo del calor), el broker inmobiliario Pedro Ocariz, y la PR Ana Lorenzutti.

Vamos a terminar con un chiste de la línea fuerte, de esos que nos reclaman nuestros lectores.

Un hombre casado va a confesarse y le dice al sacerdote.

- Padre, me encontré con otra mujer y casi tuve una infidelidad.

- ¿Cómo casi? ¿Qué quiere decir casi, hijo?

- Bueno, que fuimos a un hotel, nos quitamos la ropa, nos rozamos un poco pero... pero... al final no llegué a introducírsela.

- ¡Pero qué cosas dices! ¡Eso igual es pecado! Que se la introduzcas o no se la introduzcas es exactamente lo mismo ante los ojos de Dios.

- Me arrepiento, padre...

- Lo que harás ahora es no volver a ver nunca a esa mujer, rezar diez Padrenuestros y a la salida de la iglesia depositar 500 pesos en la alcancía para los pobres.

- De acuerdo, padre.

El hombre se pone de pie, luego se arrodilla en un pasillo para rezar los Padrenuestros y cuando se dirige a la salida extrae un billete de 500 pesos. Sin embargo, titubea antes de depositarlo, se lo vuelve a guardar en el bolsillo y empieza a irse. El cura, que lo había estado espiando, corre entonces hacia él:

-- Te vi, te vi! - le dice, deteniéndolo- ¿Por qué no has depositado la limosna?

- Pero rocé la alcancía, padre, y usted me dijo que si la metía o no la metía era lo mismo ante los ojos de Dios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario