Secciones Especiales

Charlas de quincho

Festejo imprescindible en Embajada de Brasil para entender qué sucede en el Gobierno de Bolsonaro. Campo en guerra, aún pide aclaraciones.

Celebración imprescindible en la residencia del embajador de Brasil por aniversario de la independencia de ese país para ponerse al día con los últimos datos del Gobierno de Jair Bolsonaro y la relación con la Argentina en crisis. Mientras el sector financiero trata de tranquilizarse un poco y el ambiente político sigue convulsionado, los distintos sectores intentan adaptarse a las nuevas reglas de juego (aún no del todo definidas) como para poder seguir con sus actividades. Por supuesto que el tema se complica adicionalmente cuando los rubros requieren de un mediano- largo plazo (por ejemplo, el agro), o también cuando requieren de inversiones como en el caso de la energía. Este fue el contexto de la mayoría de las charlas de los últimos días que incluyeron las de un congreso internacional del azúcar con participantes de más de 50 países; la presencia nuevamente del presidente Mauricio Macri en un encuentro del campo ( el Jonagro de CRA en el CCK), varias comidas locales y hasta alguna cena en el Viejo Continente, donde se coincidió con la visita del candidato Alberto Fernández a Madrid. Veamos.

El Palacio Pereda, residencia del embajador de Brasil, Sergio Danese, logró reunir este año, a pesar de la crisis en Brasil y Argentina, una concurrencia más que divertida, quizás bajo los efectos que provocó una banda argentino-brasileña que tocó Bossa Nova para alegrar el ambiente. Las clásicas caipirinhas y los camarao empanados corrieron por los salones que no tuvieron, como otros años, tanta presencia de políticos y empresarios. Por el Gobierno se los vio a Federico Pinedo, Fulvio Pompeo, Jaime Durán Barba (si es que aún se lo considera integrante del oficialismo) y algún que otro invitado con aspiraciones políticas para el año que viene. Entre los economistas estuvieron Daniel Marx (sin aspiraciones según él mismo comenta) y Martín Redrado, que sí tiene siempre aspiraciones por la cosa pública. La comidilla principal entre los salones fue cuál va a ser la relación de Jair Bolsonaro con el resto del mundo dado que no sólo el presidente brasileño sino también su ministro estrella, Paulo Guedes, siguen produciendo declaraciones que impactan, como el ataque continuado a la pobre primera dama de Francia, Brigitte Macron. El jueves pasado Guedes le había dado la razón a Bolsonaro ratificando que la mujer del presidente frances era fea, una barbaridad diplomática con la que Guedes quiso acercarse más a su presidente, pero con lo que sólo embarró más la cancha. Mientras tanto, entre brasileños y argentinos interiorizados en la relación bilateral se comentaba la existencia del nuevo sitio de internet para reírse de las “piadas” y las metidas de pata que comete Bolsonaro, Así como en Chile están las “piñeradas”, metidas de pata de Sebastián Piñera, en Brasil surgió el cagometro.com.br, sitio donde se registran las metidas de pata del gobierno de Bolsonaro hasta la fecha. Tal es la grieta entre Bolsonaro y las élites basileñas y el periodismo, que el presidente había llamado y convocado para que el sábado todos vistieran de verde-amarelo para el desfile militar que organizo en la Plaza de los Ministerios. Todos los que le llevan la contra en Brasil decidieron entonces vestirse de luto porque la “presidencia Bolsonaro está enluteciendo al país”, alegaron.

Quinchos
Registro. Brasil inauguró el cagómetro, sitio para registrar día a día las macanas que comete Jair Bolsonaro. Sebastián Piñera sufrió un mecanismo similar.
Registro. Brasil inauguró el "cagómetro", sitio para registrar día a día las macanas que comete Jair Bolsonaro. Sebastián Piñera sufrió un mecanismo similar.

En la Embajada de Brasil también se argumentó bastante sobre la verdadera definición geopolítica que tiene Brasil en este momento. No solo quiere salir hacia adelante (así se le escuchó decir al canciller Ernesto Araujo en el Council de las Americas que se celebró en Brasilia esta semana), sino que también se arroga la concreción del acuerdo Mercosur UE. Los brasileños dicen que ellos lo concretaron a diferencia del gobierno de Mauricio Macri que reclama esa paternidad. En Brasilia se sostiene que la relación que ellos pueden tener con China es de cliente a cliente, pero la que buscan tener con EE.UU. es de “parceiros”, es decir de socios, todo muy alejado aún de las ideas que circulan en Buenos Aires ante el supuesto cambio de sentido en el gobierno. Por eso no llamó la atención que entre los embajadores invitados a la celebración estuviera el estadounidense Edward Prado. Por otro lado, no se lo vio a Eduardo Duahalde y se lo extrañó al fallecido Fernando de la Rúa, ambos figuras importantes y habitués de esta celebración brasileña. Mirtha Legrand tampoco fue de la partida esta vez, aunque si pasaron por los salones. Jorge Castro, Gustavo Segré, Marcelo Elizondo. Faltó esta vez Dante Sica, habitué de esa embajada hasta que asumió en el ministerio, pero no Mario Montotto, infaltable en todos los ágapes de Brasil y muy cercano a toda la cúpula militar de ese país, como el general Augusto Heleno, El tema de la quema de la Amazonia se tocó también en el ágape y sobre eso aparecieron diferencias importantes. Todos los alineados con Bolsonaro insisten en que las denuncias fueron una exageración de la prensa internacional. Alegan que la Amazonia es a Brasil lo que las Malvinas son a la argetina, un intangible de la identidad nacional y por lo tanto imposible no protegerla. Así, el gobierno de Bolsonaro se encarga de recalcar que el tema ha sido llevado al paroxismo por las ONG con intereses en Brasil y la prensa.

Fue en Madrid y debido a las declaraciones en Buenos Aires de Juan Grabois respecto a una eventual Reforma Agraria, que el embajador argentino, Ramón Puerta recibió cantidad de “incómodas” consultas de los españoles, más aún porque él es un fuerte productor yerbatero misionero que podría ser alcanzado por la propuesta de Grabois. Peor todavía fue el impacto en Tucumán donde estaban congregados más de 2.000 asistentes de todo el mundo (varios fuertes inversores), alrededor del tema del azúcar y las energías de combustibles vegetales. Los más furiosos con las declaraciones del dirigente social eran los propios locales. “Sería bueno que el gobernador ( Juan) Manzur, que es un muy fuerte productor en La Rioja le salga al cruce, o explique cómo compartiría el sus fincas a partir de esta propuestas, y ni hablar del vicegobernador, Osvaldo Jaldo con sus propiedades en Trancas, o el anterior, José Alperovich con sus extensos campos en Santiago del Estero!!, se enojaban en los corrillos en los que los extranjeros, varios de ellos inversores internacionales, intentaban entender el aparente resurgimiento de una propuesta comprobadamente fracasada, hace décadas, en todos los lugares donde se la intentó aplicar. En Buenos Aires fue Axel Kicillof quien salió a desmentir a Grabois y aclarar que no quiere una reforma agraria. Por eso, algunos observadores locales más calmos, y conocedores de los personajes, consideraban que la casi” bravata” de Grabois no estaba dirigida ni a los gobernadores, ni a los sindicalistas, ni a la candidata a vicepresidente ni, mucho menos, a los propios productores agropecuarios, sino que el destino era llamar la atención del mismísimo Alberto Fernández (el principal afectado por las declaraciones) quien, hasta ahora, no estaría incorporando al rico dirigente social en su proyecto presidencial.

Que otro tema que quedó totalmente en evidencia en Tucumán fue la ampliación de la “ grieta” entre los combustibles fósiles, no renovables, identificados con Vaca Muerta, y los “ bio” logrados a partir de maíz o de caña de azúcar. “ Ya hay más de 60 países que están cortando los combustibles tradicionales con bio, y 40 más están comenzando ahora”, explicaba Hugo Rossi, actual titular del grupo Seaboard (ex ingenio Tabacal) de capitales estadounidenses desde 1995. Pero, mientras a nivel mundial hay avances que llegan a la provisión “a la carta” en EEUU, donde los clientes se “sirven” directamente el porcentaje del tipo de combustible que quieren según el precio del momento, o en el vecino Brasil, donde el porcentaje de “corte” de los bio con las naftas alcanza el 27%, en el mercado local se los mantiene artificialmente comprimidos. De hecho, el corte no dejan que supere el 12%, y el precio del metro cúbico cayó alrededor de u$s500 (más del 50%) en algo menos de 2 años, mientras que se sigue importando combustible a precios 30% superiores a los que fija ( el Gobierno) internamente, lo que está determinando el quebranto de varios grupos, locales y extranjeros. Por supuesto que la tendencia, a contramano de la internacional ( Shell ya se compró 27 ingenios en Brasil para producir biocombustibles), y hasta de los dichos oficiales (el secretario de energía, Lopetegui, aseguró días atrás que “ la política del Gobierno es para favorecer... (?) inversiones”) desconcierta a los hombres de negocios del rubro que siguen esperando correcciones en las políticas públicas locales.

Naturalmente no son los únicos frentes de conflictos ni grietas que se evidenciaron a partir de la conmoción del 11 de agosto. Por caso, la negativa de “la Bancaria”, a ampliar 2 horas el horario de atención al público los primeros días, como si hicieron los bancos privados, sigue agregando tensión en las relaciones con los sindicatos. De igual forma la “cartelizacion” que le atribuyen a los frigoríficos exportadores que resisten mejorar los precios a los productores, de las vacas que están exportando a China con precios impensados, puede derivar en situaciones indeseadas por el malestar creciente. Más aún cuando los industriales argumentan que no mejoran los precios ganaderos, para que no aumente la carne en los mostradores locales, lo que es insostenible. También distintos sectores empresarios comienzan a trasmitir su malestar, desde los exportadores que consideran casi una “ expropiacion” la imposición de pesificar sus ingresos en dólares cuando requieren de estas divisas para calzarse y como seguros, hasta los que están siendo directa ( e indirectamente) presionados para hacer liquidaciones de supuestos montos que están en el exterior y que no son tales. “La Plata fue entrando porque la necesitamos para comprar mercadería, pagar sueldos y afrontar los gastos de la actividad. Cómo máximo puede haber u$s1.500-u$s2.000 millones en el exterior”, reconocía (en off) un exportador granarío, en coincidencia con sus pares de otros rubros. Pero no son los únicos inquietos, también están los que no tienen “ precio” porque utilizan insumos importados y, en el mejor de los casos, apenas pueden conseguir los productos con “precio a fijar” ( cuando el dólar se estabilice), y hasta distintas áreas de gobierno donde la eventualidad de cambios para fin de año ya estaría disparando movimientos adelantados. Ese sería el caso de la Cancillería, que estaría registrando algunos “ embates” K, antes que las propias autoridades políticas los estén definiendo y/o autorizando.

Dentro de la 15a edición de BA Photo, Ana Zorraquín exhibió sus refinadas fotografías en el espacio de la Galeria de Arte “Imaginario” ( dirigida por la marchand Laura Garimberti). Formada en el Instituto Raota, en esta oportunidad Zorraquin utiliza la técnica denominada cianotipo y al conjunto de sus obras las denominó “Flashback”, ya que trabaja con el tiempo y la memoria. Pese al frío reinante, el pre- opening estuvo muy concurrido y entre los amigos y conocidos que se acercaron a saludar a Ana Zorraquin, estuvo el ministro de Cultura de la Ciudad -Enrique Avogadro-, los empresarios Eduardo Grüneisen y Martín Cabrales, el Dr. Rubén Dapena (economista), el intelectual Iván Petrella ( muy requerido por sus grandes conocimientos de filosofia y sociología),Cecilia Luchía-Puig, los artistas plásticos Bony Bullrich, Karina el Azem, y la también fotógrafa Naná Gallardo (con quien varios recordaron que ese día justamente era el aniversario del gran Rogelio Polesello) y la decoradora Roxana Punta Alvarez. Quien se escapó un rato del espacio donde exhibía sus fotos para saludar a Ana Zorraquin, fue “Jandri” Blaquier, quien así le retribuyó la visita que ella le hizo el mes pasado a su otra muestra. Los que también felicitaron a Ana por sus imágenes fueron Sylvia Olguín -presidenta de la ONG Fundais-, Alejandro Ollivier (recién llegado de Paris, donde reside), Peter Ocariz y Marcela Ashley (siempre presentes en todas las manifestaciones artísticas que hay en la ciudad) el diseñador Eduardo Ferahian y la PR. Ana Lorenzutti.

Vamos a terminar con un chiste de una categoría clásica, importado de Estados Unidos.

Un viejo cowboy, borracho y ciego, entra por error a un bar exclusivamente femenino. Se acomoda en la barra y pide un bourbon on the rocks. La bartender, a quien le da lástima echarlo, le trae lo que le pide, y entonces él le dice:

- ¿Conoce el último chiste de rubias?

En el bar se hace de golpe un silencio total. Entonces la mujer que está sentada a su lado, con una voz cavernosa y de pocos amigos, le explica:

- Mire, cowboy, antes de que usted cuente ese chiste creo que es justo que sepa, ya que es ciego, cinco cosas. Primero, que la bartender es rubia y tiene un bate de béisbol. Segundo: la patovica de la puerta es rubia y usa una cachiporra. Tercero: Yo soy una rubia de 1,80 m., peso 80 kilos, y llevo un cinturón negro de karate. La amiga que me acompaña también es rubia e instructora de lucha libre, y la mujer que está sentada del otro lado de usted es rubia, musculosa, y personal trainer. Ahora, piénselo seriamente, cowboy, ¿todavía tiene ganas de contar ese chiste de rubias?

- No, mejor no -responde el ciego-. Si voy a tener que explicarlo cinco veces se me van las ganas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario